El testimonio de María Isabel Nieto para vencer al coronavirus

El testimonio de María Isabel Nieto para vencer al coronavirus

Este es el diario de la exsecretaria privada de Santos que hace público a manera de ejemplo. 

María Isabel Nieto

María Isabel Nieto junto a su esposo Jorge.

Foto:

Cortesía

Por: Política
27 de marzo 2020 , 04:35 p.m.

A María Isabel Nieto, exalta consejera presidencial y exsecretaria privada del expresidente Juan Manuel Santos, le dio coronavirus y lo superó.

No solo a ella. También a su esposo. Esta abogada de la Universidad de los Andes con estudios de Ciencia Política en París, cuenta que se asustó mucho.

Casada, con 2 hijos y una amplia experiencia en el ámbito de la política desde sus años de joven galanista y cuadro destacada de la trayectoria política de Germán Vargas Lleras, abre su corazón para contar su experiencia.

Quien fuera viceministra del Interior en el segundo periodo del expresidente Álvaro Uribe, concejal de Bogotá; directora de la Fundación Luis Carlos Sarmiento Angulo y asesora de la Primera Dama Ana Milena Muñoz de Gaviria, decidió escribir un blog y hacerlo público como ejemplo de que este desafío al cual se enfrenta la humanidad entera es posible vencer.

Aquí está íntegro su valiente testimonio:

"De María Isabel Nieto en Nueva York:

¡Afuera Bicho!

Nunca pensé en hacer un blog. La verdad creo que a nadie mas allá de mi familia (y eso…) le deben interesar mis vivencias. Solo postear en las redes sociales de cuando en vez me hace sentir un poco avergonzada. Siento que es mi ego el que se impone y me lleva a revelar allá afuera, un momento, una experiencia que poco o nada le importa a la humanidad y que carece de todo valor. No es mi intención juzgar; al revés, envidio a quienes tienen mensajes trascendentales, a quienes invitan a la reflexión o a quienes con su humor ayudan a aliviar el peso de la cotidianidad con una sonrisa.

Después de esta íntima revelación siento que por primera vez en muchos días tengo algo qué decir. Tengo el Coronavirus COVID19 en mi cuerpo. Habita en mí sin permiso, no sé a ciencia cierta hace cuánto tiempo. No soy parte del 80% de síntomas leves. Ni por fortuna de los pacientes críticos. Quiero describir la enfermedad y convalecencia tal como la hemos vivido mi marido y yo que también está infectado. Pienso hacerlo en detalle para el que le sirva. Espero que al final sea un testimonio de esperanza para los que lo tengan y para que se reafirmen en que son capaces de combatir este enemigo nuevo pero no invencible. Pido disculpas por hacerlos tan escueto. Lo único que les digo es : Quédense en sus casas si pueden. Al grano entonces:

¿Que dónde nos contaminamos?

No es fácil saberlo, creemos que pudo ser el fin de semana del 7 de marzo. Estuvimos el sábado en el Museo Metropolitano de Arte. Mucha gente. Todavía no estaba claro el tema, no habían dado orden de quedarse en casa. Estuvimos el lunes en la noche en una fiesta y según supimos luego había alguien con el virus. Al menos 20 personas de las que fueron a la fiesta salieron positivo.

Los primerísimos síntomas

Esa mañana del lunes 9 de marzo caminaba como todos los días hacia mi oficina y no me sentía yo misma. Los 12 minutos de marcha entre la puerta de mi edificio y la entrada de mi oficina me pesaron más que nunca. Estaba como si tuviera unas pesas en mis tobillos. Y sin embargo esa noche terminé yendo a esa fiesta. No me trasnoché y solo me tomé un trago, así que no me dio guayabo. Al día siguiente fui a trabajar pero me sentí un poco cansada. Me recosté después de almuerzo encima de mi escritorio, cosa que nunca hago y al final del día sentí algo de malestar. El miércoles 11 de marzo me levanté con esfuerzo y me fui a trabajar. En la tarde me vine para mi casa porque me sentía aún más cansada y con un poco de dolor de cabeza. Voy a asumir el miércoles como mi Día 1. El jueves ya tenia mas síntomas.

Día 2 - Jueves 12 de marzo

Pasé una noche regular. Me empezó a doler la cabeza y el cuerpo. Se me tapó la nariz. Jorge también se sentía un poco mal. Me quedé en la casa trabajando, pero tenia malestar como de una pequeña gripa. No quise salir porque el día estaba frío como en 3 grados. Jorge empezó con un poco de tos seca.

Día 3 - Viernes 13 de marzo

Noche regular, empiezo a sudar. El dolor de cabeza se empeora y también el del cuerpo. El dolor del cuerpo es como si uno tuviera ácido láctico en las coyunturas. También duelen los músculos. Duelen las piernas y la espalda. Jorge pasó la noche sudando y la tos sigue. No tenemos termómetro. Jorge se siente mal. Le duelen las costillas a los lados, como debajo de los brazos. Tengo flemas pero no tos. Pensamos que es una gripa.

Día 4 - Sábado 14 de marzo.


No pegué el ojo. Tuve pesadillas. La sensación en el tórax es como si la piel la tuviera tan sensible como cuando uno se quema con el sol. El dolor en el cuerpo es muy fuerte. Tenemos punzadas en diferentes partes del cuerpo. Las mías son más que todo en el pecho. Como si me clavaran un puñal. Me toco y hago presión en algunas partes y me duele como si me hubiera pegado un golpe. La cabeza palpita con más fuerza. Sudo pero no me siento tan caliente. Tengo tos seca. Siento como si estuviera en la cúspide de la gripa.

Día 5 - Domingo 15 de marzo

Noche de pesadilla sudando. Los dolores de cabeza no ceden y tampoco los del cuerpo. Jorge me asusta porque tiene esas punzadas muy fuertes que casi lo doblegan. Decidimos irnos para uno de los servicios de urgencias que hay en muchos barrios de esta ciudad. Descartado el virus de la influenza y tampoco tenemos neumonía. Me tomaron unos rayos X en los pulmones. Sale todo normal. Me tranquiliza. Seguimos con la tos seca pero muy espaciada. No descartan el virus y nos hacen la prueba. Doy gracias a Dios por poder ir a un médico. Salimos y conseguimos un termómetro.

Día 6 - Lunes 16 de marzo

A pesar de la noche de perros amanecí muy animada. Así estaría de animada que me puse a lavar la cocina y el baño, a pesar de los dolores del cuerpo. Nuevo síntoma: no tengo olfato ni gusto. Ah! el apetito es poco y mucha la sed. El dolor de cabeza está ahí y se hace fuerte por ratos. Las sienes se ponen calientes, especialmente del lado derecho. El dolor del cuerpo permanente. En las noches se siente como si tuviera el nervio ciático oprimido, en ambos lados. Me siento cansada y desanimada.

Día 7 - Martes 17 de marzo

Amanecemos empapados en sudor. Me despierto 2 y 3 veces a cambiarme de camisa. A las 2:30 a. m., o a las 3:00 me levanto y no puedo dormir más. Camino y eso me alivia los dolores del cuerpo y el de cabeza. A las 5:00 o 6:00 me vuelvo a dormir. No me puedo levantar de la cama. Tengo rebote.

Día 8 - Miércoles 18 de marzo

Mismos síntomas del día anterior y mismo desvelo (no puedo dormir). Solo las punzadas han disminuido. No me levanto de la cama.

Día 9 - Jueves 19 de marzo

Desvelo. Sigo sin olfato ni gusto. Tengo muchísima sed. Hoy por primera vez siento que los dolores del cuerpo empiezan a ceder. Ya casi no tengo punzadas. Sigo con la nariz tapada, con tos muy espaciada y con dolor de cabeza. En la tarde me siento mucho mejor. Llevamos una semana en cama.

Día 10 - Viernes 20 de marzo

Desvelo. Estoy mucho mejor que ayer. Sigo con dolor de cabeza pero lo bueno es que los dolores del cuerpo han cedido increíblemente, especialmente los de las piernas. Ya no tengo ni una sola punzada. Jorge no quiere levantarse de la cama. Suda muchísimo. Tiene mucho dolor de cabeza. Ha bajado varios kilos. No come. Está desanimado. Me preocupa.

Día 11 - Sábado 21 de marzo

Desvelo. Sudor. Jorge sigue igual. Yo estoy mejorando bastante. Los dolores de cabeza han bajado en un 50%. Sigo con la tos seca y la nariz tapada, pero se me destapa por ratos. Estoy muy bien de ánimo. Tengo un poco de fatiga. Sigo sin olfato ni gusto.

Día 12 - Domingo 22 de marzo

Amanecí mejor que ayer. Se me fueron del todo los dolores del cuerpo y de cabeza. La tos baja, la nariz más destapada. Recobro un poco el olfato y el gusto. Como un 20%. El ánimo mucho mejor. Nuevo síntoma: me siento un poco ahogada. A Jorge ahora le ha dado más tos y mocos y un poco de dolor de garganta. Pero estamos muy bien de ánimo. Nos dan los resultados: tenemos coronavirus.

Día 13 - Lunes 23 de marzo

Estamos mucho mejor que ayer. El ahogamiento continúa pero no es todo el día. No varía si estoy acostada o sentada. Lo describo: es más como una fatiga. Como cuando uno corre rápido y le toca parar a recobrar el aliento. No es como si no podamos respirar bien. He recuperado un poco más el gusto que el olfato. Como en un 40%. Pero estamos un poco cansados.

Día 14 - Martes 24 de marzo

Por primera vez dormí toda la noche. No tengo dolor de cabeza. No me duele el cuerpo. No tengo punzadas. Estoy un poco fatigada. Se me destapó totalmente la nariz. Gusto y olfato mejor. A Jorge se le fue el olfato y el gusto pero mucho menos que a mí pero siente que todo le huele y le sabe como a miel caliente. Recobrando el apetito. Sigo con mucha sed. Nos sentimos mucho más fuertes.


Día 15 - Miércoles 25 de marzo


Amanecimos mucho mejor. Jorge es otra persona. Nos sentimos muy bien y fortalecidos. No estamos al 100% pero hemos venido mejorando y nos sentimos casi del todo bien.

RECOMENDACIONES


1. ¿Qué nos mandaron los médicos?

- Acetaminophen (Dolex o Tylenol) y Tomar muchos líquidos. Y por supuesto : NO SALIR MÁS DE LA CASA Y NO JUNTARSE CON NADIE. Lavarse las manos y comer sano.

2. ¿Qué sentimos que nos ayudó?

- Varias cosas: nosotros no somos de tomar muchas pepas, así que el acetaminofén lo tomamos poquito, solo cuando la cabeza ya no la aguantábamos más.

- Reumadhaul - Es un remedio natural que se consigue en las farmacias naturistas en Colombia. Nos sirvió muchísimo para los dolores del cuerpo. Es hojita de Ortiga. Sentimos los dos que nos ayudó a soportar los dolores musculares.

- Abrilar jarabe para la tos (de tienda naturista también) es de hiedra. Hedera Helix

- TÉ PARA LA GRIPA EL MÁS MARAVILLOSO: Tomamos eso desde hace una semana y sentimos que nos mejoró muchísimo (pueden buscarlo en youtube como “Té milagroso para aliviar la tos, gripa”:

En una olla mediana echar 3 dedos de agua con:

4 dientes de ajos (pelados y chuzados con un tenedor para que suelten el jugo)

Media cebolla roja entera del lado donde tiene los pelos

4 rodajas de Jengibre fresco y si no tienen una cucharada de jengibre en polvo

2 astillas de canela o canela en polvo

Yo le echo una cucharada de curcuma

Poner a fuego medio tapado hasta que hierva. Luego echarle una taza de agua fría y taparlo y ponerlo otra vez a que hierva. Luego destaparlo y echarle otra taza de agua fría y una tercera vez a hervir. Luego de que hierva apagarlo. Servir en una taza el agua que soltó con un chorro de limón y una cucharada de miel y tomárselo bien caliente. El resto del té en la olla pasarlo a un termo o una jarrita y tomar al menos 4 o 5 de esos tés al día.

- Agua : Tomar al menos 4 litros de agua al día.

- Batidos de verduras y frutas - Apio, espinaca, zanahoria, pepino, broccoli, lo que tengan en la licuadora con agua. Nos tomamos todo. No lo licuamos. Jugos de frutas también. A todo lo que nos tomamos le echamos limón.

- Huevos y granos : Jorge es vegetariano y nos cogió esto con pocas proteínas animales así que comemos proteína vegetal como lentejas y garbanzos. Y comemos dos huevos diarios cada uno.

- Mucho reposo : el cuerpo tiene que dedicar sus energías a combatir el coronavirus, así que si se sienten enfermos hay que quedarse acostado o sentado, pero no estar haciendo cosas por toda la casa. Tampoco comer cosas pesadas. Hay que liberar el hígado de tanto trabajo. Tenemos que ayudarle al cuerpo a combatir la enfermedad y eso solo se logra dándole alimento y evitando que trabaje en cosas que no son esenciales.

- Vaporizaciones con agua caliente. Poner una olla a hervir, ponerla en un lugar con cuidado que no se vaya a voltear y nos podamos quemar. Taparse la cabeza con una toalla y aspirar ese vapor profundamente para abrir las vías respiratorias (al menos 2 o 3 veces al día).

- Tomar mucha vitamina C. En capsulas y tomar jugo de naranja, comer toronja y cítricos.

Salud mental

Tal vez lo más importante para el final. Hay que mantenerse con la moral lo más arriba que se pueda. Solo sabemos lo que nos cuentan las noticias o en las redes sobre el Coronavirus. Lo único que debemos hacer si no estamos contagiados es fortalecer nuestro sistema inmunológico y prepararnos. Si tenemos los síntomas, tranquilizarnos y cuidarnos. Nosotros dejamos de ver tantas cosas que ponen en las redes y tampoco en la TV. Eso lo pone a uno más nervioso.

Nosotros somos personas muy creyentes y Dios ha estado siempre con nosotros. Hemos aprendido de esta experiencia y todavía son muchas las enseñanzas que nos quedan. Durante estos tiempos rezamos y también meditamos (limpieza de chakras) y tratamos de reírnos (la risa fortalece el sistema inmunológico). También nos dolemos profundamente de lo que esta pasando en el mundo, en nuestro adorado país Colombia y rogamos por todos, especialmente por aquellos en situación de vulnerabilidad que están sufriendo.

Espero este relato contribuya en algo a conocer un poco más como son los síntomas y que sea un aliciente para muchos.

Nos vemos pronto! Un abrazo,

María Isabel"

POLÍTICA

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.