Secciones
Síguenos en:
La difícil situación de las trabajadoras sexuales en la pandemia
trabajadoras

Las trabajadoras sexuales se quejan de la falta de ayuda durante la pandemia

Foto:

Sintrasexco

La difícil situación de las trabajadoras sexuales en la pandemia

FOTO:

Sintrasexco

Dicen que no han recibido ayudas ni tienen protocolos para trabajar.

Si hay un sector de la población que ha resultado afectado por la pandemia son las trabajadoras sexuales. Para la gran mayoría de ellas, la cercanía física y la calle y eran algo absolutamente necesario para conseguir a sus clientes y ejercer su labor.

Pero debido a la pandemia, al aislamiento preventivo y al temor por el virus, su situación se complicó totalmente.

En la calle se les restringió su labor. Los bares y negocios en los que ellas trabajaban cerraron sus puertas y pocos se atrevían a buscarlas. Los clientes desaparecieron por el miedo y con ellos los ingresos que ellas recibían.

Le puede interesar: El duro pulso que se vive en el Congreso para regular las drogas

Ante esto, a ellas no les quedó otro remedio que buscarle una salida a la crisis.

“Hay que entender que muchas de las compañeras son madres solteras, que viven en arriendo, que pagan servicios, colegios y que tienen que sostenerse”, dijo Fidelia Suárez, presidenta del Sindicato de Trabajadoras Sexuales, Sintrasexco.

Y enseguida viene su queja con aire de preocupación: “No hay protocolos desde el Gobierno hacia nuestra población, somos el único sector para el que no existen protocolos”.

Y precisamente fue por esta razón que estas mujeres tuvieron que tomar una decisión de seguir trabajando bajo su riesgo y tomando algunas medidas.

Algunas de ellas acuden al celular como su principal medio para contactar a los clientes. Otras al trabajo a través de las webcam, pero también están las que están promocionando sus servicios a través de páginas web. Lo anterior teniendo en cuenta los crecientes peligros que existen en estos medios, que se pueden convertir en ventanas para la explotación sexual de las mujeres.

“La mayoría de las compañeras tienen clientes antiguos y clientes fijos y se contactan vía celular. Y eso es lo que ha ayudado para que ellas puedan solventar un poco esta crisis que estamos pasando, ya que cada día estamos más en endeudadas y prácticamente ayudas del Gobierno no hemos recibido”, dijo Suárez.

Como algunos de los clientes viven solos, se hacen los contactos telefónicos y se concertan las citas. Con ellos, según Fidelia, se hacen los domicilios.

Con otros se acuerdan citas en residencias u hoteles que a puerta cerrada les permiten que lleven los clientes.

Las webcam

Tulia lleva un buen tiempo trabajando en la webcam. De acuerdo con ella, en Bogotá son muchos los sitios en los que se presta este tipo de servicio pese a los inminentes peligros que representa.

Explicó que ese trabajo se realiza fundamentalmente en apartamentos en los cuales las habitaciones son adecuadas con un computador con la respectiva cámara. Los clientes en su mayoría son extranjeros.

Le puede interesar: 'Ningún país está exento del riesgo de un rebrote': Duque

“Tenemos unos horarios de trabajo establecidos y se trabaja todos los días. Los dueños del negocio se quedan con cerca del 30 por ciento de lo que ganamos”, dijo Tulia, quien destacó que la ventaja de esto es que no hay contacto físico, lo que reduce el contagio del coronavirus. Sin emabargo, esto no significa que el gremio no esté expuesto a la explotación.

La otra alternativa a la que le están apostando las trabajadoras sexuales es la de las páginas web.

“Este es otro proceso en el que las compañeras generalmente no muestran la cara, pero muestran ciertas partes del cuerpo y allí ellas explican cuáles son los servicios que prestan”, explicó Fidelia.

Dijo que a través de este medio los clientes solicitan los servicios y se acuerda si ellas van hasta las casas de ellos “o si el cliente va hasta el sitio donde esté la compañera”. Otro riesgo para su integridad.

Fidelia destacó que de todas maneras hay mujeres que están trabajando en bares u otros establecimientos, a puerta cerrada.

Las compañeras que están prestando el trabajo sexual de manera física, la verdad nos preocupan cada día, porque están expuestas al contagio

Pero también hay muchas trabajadoras sexuales que de todas maneras han tenido que salir a las calles a trabajar, con todo el riesgo que eso también implica. Es más, la presidenta del Sindicato se quejó del trato que en algunos lugares del país les está dando la Policía, especialmente en Faca.

Las compañeras que están prestando el trabajo sexual de manera física, la verdad nos preocupan cada día, porque están expuestas al contagio. Ellas usan tapabocas, se lavan las manos, se desinfectan, se bañan en el cuerpo después de prestar un servicio, pero no hay un protocolo que permite establecer si el cliente que viene puede ser asintomático”, dijo la líder de las trabajadoras sexuales.

Le puede interesar: Así está la imagen de Duque y de Claudia López

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.