Los ruidos de paz entre los ecos que dejan las masacres

Los ruidos de paz entre los ecos que dejan las masacres

A Toribío llegó el comisionado de Paz para iniciar el Plan de Acción Social para el Cauca.

Comisionado

Alcalde de Toribío Alcibiades Escue, Comisionado para la paz Miguel Ceballos y el senador Feliciano Valencia.

Foto:

Ricardo Ajiaco/ EL TIEMPO

Por: Ricardo Ajiaco 
18 de noviembre 2019 , 05:25 p.m.

“Yo creo que nada podrá devolvernos a nuestra hermana, pero espero que se hagan los proyectos que mi hermana quería, que no haya masacres, no queremos sangre ni muerte.”

Esas son las palabras de Catherine Bautista, que con lágrimas en sus ojos y la voz quebrada, recordaba a su hermana, la gobernadora indígena, Cristina Bautista, a quien le arrebataron la vida el 29 de octubre en la vereda La Luz, donde también murieron cinco integrantes de la guardia indígena en manos de presuntos miembros de las disidencias de las Farc.

Bautista al igual que los habitantes del corregimiento de Tacueyó, aún llevan en sus hombros el peso de la perdida de los hermanos indígenas que por el acto atroz, hoy ya no siguen su lucha. Ella es un ejemplo de tantos, en los que el conflicto se encarga de cobrar una vida y, también, marcar las vidas de los familiares.

hermanas de la gobernadora asesinada

Catherine Bautista y Deyanira Bautista hermanas de la gobernadora indígena asesinada.

Foto:

Ricardo Ajiaco / EL TIEMPO

Así mismo Alberto Campo, hermano de Asdrúbal Cayapu, otro de los indígenas asesinados ese 29 de octubre, dejó claro que seguirá halando de la cuerda de la que su hermano tiraba hasta el último día de su vida. "El dolor es grande, por lo de mi hermano, pero somos guardia indígena y se debe seguir luchando”, asegura. 

Él, al igual que su hermano, seguirá el camino de lucha. Esto lo dice citando algunos versos del himno de la guardia indígena: “Defender nuestros derechos, así nos toque morir”.

La tragedia ocurrió el 29 de octubre. No hubo testigos, todo ocurrió en una carretera destapada en medio del polvo que deja el paso de los carros. Allí hombres armados acabaron con cinco vidas en el Cauca, la región donde han muerto más indígenas en lo que va el año de manera violenta, siendo la comunidad Nasa la etnia más golpeada.

(Le puede interesar: Gobierno denunciará internacionalmente reclutamiento de menores)


Pese al ambiente de zozobra en se vive en el  municipio, este sábado llegaron decenas de habitantes a la cancha de la Institución Educativa Indígena Quintin Lame, en Toribío, para apostarle a la paz y al cambio. Y también lo hizo el Gobierno Nacional. 

El alto comisionado para la paz, Miguel Ceballos, junto con autoridades nativas del resguardo de Tacueyó y el senador Feliciano Valencia cumplieron la cita que el presidente Iván Duque encomendó para esta zona con el Plan de Acción Social para el Cauca.

Reivindicar que el Cauca es mucho más que violencia

La oficina del alto Comisionado para la Paz llegó para implementar el Plan de Acción Social, pues desde el Gobierno consideran que no solo se debe mejorar la presencia de la Fuerza Pública en la región, también deben haber políticas públicas que mejoren la calidad de vida de los caucanos: “Estamos acá para acompañarlos en estos momentos duros, gracias por recibirnos, venimos a trabajar a su lado, y atender sus necesidades”, dijo Ceballos pisando suelo toribiano.

La comitiva arribó al municipio con la idea de fortalecer los proyectos productivos en la región y para hacerle frente a la violencia que asedia a las comunidades. Los proyectos van desde la producción y distribución de botellas de agua, producción de aguacate, café y hasta una innovadora iniciativa como la Caucannabis, que pretende abrir la puerta a la industrialización del cannabis e impulsar la venta de este producto para fines medicinales.

Comisionado habla con la comunidad

El alto Comisionado para la Paz Miguel Ceballos, habla con la comunidad.

Foto:

Ricardo Ajiaco / EL TIEMPO

“La paz no es solo firmar acuerdos, es implementarlos y estar presente en las comunidades. Queremos reivindicar que el Cauca es mucho más que violencia. Hemos encontrado que el Cauca produce uno de los mejores cafés de Colombia y no se reconoce como departamento cafetero”, indicó el Comisionado frente a las decenas de indígenas, campesinos, victimas y autoridades.

En el evento el padre de la comunidad tomó la palabra para recordar que se deben dar paso al futuro y no olvidar lo sucedido. "Hace unas dos semanas, en este mismo polideportivo teníamos los 5 cuerpos, pudimos sentir el dolor, la muerte aparte de tocar a familias, tocó todo un territorio."

El sacerdote concluyó haciendo un llamado de esperanza: “Hace tiempo se posicionó la muerte, pero hoy, la vida se encuentra con nosotros.” 


RICARDO AJIACO / Redacción Política

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.