La situación del agro, más allá de la pandemia / Opinión

La situación del agro, más allá de la pandemia / Opinión

Rodolfo Zea, ministro de Agricultura, habla de los campesinos colombianos en este año atípico.

Hombres y mujeres que viven de sembrar papa en Nariño piden ayudas.

Hombres y mujeres que viven de sembrar papa en Nariño piden ayudas.

Foto:

Archivo particular

Por: Rodolfo Zea Navarro*
25 de noviembre 2020 , 11:49 p. m.

En tiempos de crisis es habitual que salgan a flote los diferentes problemas que por años han acompañado al sector agropecuario. Y no es para menos, nos enfrentamos a una pandemia sin precedentes, que ha llevado a valorar mucho más lo nuestro y a defender la labor diaria de nuestros campesinos, que convierten el campo en el principal proveedor de alimentos de las ciudades.

Pero eso no significa que todo lo que se haya dicho hasta el momento sobre los retos que vive el agro sea cierto. Y es bueno hablar con cifras: me refiero particularmente a la situación actual del sector papero, que no solo enfrenta una reducción de la demanda como consecuencia del covid-19, que llevó a una disminución del ingreso de los colombianos y al cierre de restaurantes, hoteles, colegios y comercio en general.

También tiene el enorme reto de combatir la desinformación. Como ministro, creo pertinente aclarar la falsa creencia que existe sobre las importaciones de este producto en particular, como si se tratara del fin de la producción agrícola nacional, cuando para este año han representado el 2 por ciento de la producción anual estimada.

(Lea también: ¿Sabe a dónde van las toneladas de papa que se importan cada año?)

Para empezar, Colombia produce 2’700.000 toneladas al año. Este año se han importado 28.000 toneladas de papa congelada, que al convertirla a papas frescas son unas 56.000 toneladas. Las importaciones de papa históricamente no superan el 5 por ciento, y este año, entre enero y septiembre, han decrecido un 16 por ciento con respecto al año pasado.

En concordancia con Fedepapa, que en diferentes escenarios ha manifestado que el principal problema es la competencia desleal de las importaciones, como gobierno y en cabeza del Ministerio de Agricultura, acompañamos la solicitud presentada por este gremio de renovar y aumentar los derechos antidumping, impuestos en el 2018 a las importaciones de papa precocida congelada proveniente del exterior y que vencía el pasado 9 de noviembre para proteger la producción nacional.

El Ministerio de Industria y Comercio inició las investigaciones para continuar con los derechos compensatorios sobre las importaciones de papa procesada y mantiene los actuales derechos compensatorios mientras esta investigación termina, lo que significa que los sobrearanceles continúan mientras dure la investigación. De nada nos sirve seguir culpando a las importaciones de problemas de sobreoferta y disminución de precios por caída en la demanda, cuando históricamente este producto ha tenido periódicamente dificultades en su comercialización. Por eso convocamos el Consejo Nacional de la Papa para tomar medidas de fondo en temas como producción, rotación de cultivos, manejo de agua, centros de almacenamiento y transformación; todo esto, unido a una estrategia de agricultura por contrato.

Lo anterior solo se logra si tenemos un cambio de mentalidad en el que productores primarios, vendedores, agroindustria, comerciantes y compradores estén dispuestos a firmar contratos estables de compromisos de compraventa y precios o metodologías de precios claras. Esta estrategia de agricultura por contrato lleva unos apalancadores, como son líneas de crédito con tasa subsidiada, hoy DTF -1 por ciento, es decir, el 1 por ciento anual, la profundización del seguro agropecuario y la asistencia técnica y capacitación a través del programa de extensión agropecuario.

(Además: Avanza proyecto de alivios financieros para productores del campo)

En nuestro programa de agricultura por contrato, la meta de este año es llegar a 130.000 productores vinculados, a la fecha llevamos más de 110.000, que han tenido ventas aproximadas por 1 billón de pesos y 734 aliados comerciales.

Durante la pandemia, nuestros esfuerzos también han estado encaminados a vender productos agropecuarios por medio de canales de comercialización virtuales, lo que se denominó ‘El campo a un clic’, que cuenta con más de 30 plataformas para transacciones comerciales y que desde junio hasta la fecha reúne a 10.147 pequeños productores inscritos. Sin embargo, esta iniciativa, que es muy atractiva para los jóvenes rurales, necesita complementos importantes tales como conectividad en la ruralidad, capacitación en temas tecnológicos, inducción en logística del transporte y alistamiento de productos que permitan quitar a los intermediarios y tener compradores satisfechos.

Tener afectaciones no controlables como el virus de covid-19, periodos de lluvias fuertes o de sequías, huracanes y, en general, incidencias por cambio climático son situaciones difíciles de prever y que desajustan cualquier modelo, no solo en el sector agropecuario, piscícola y pesquero, sino en todos los sectores.

Momentos como los que se están viviendo actualmente hacen necesario tomar medidas como la presentación de la ley de alivios financieros que en este momento estamos tramitando en el Congreso, con mensaje de urgencia.

Colombia produce 2’700.000 toneladas al año. Este año se han importado 28.000 toneladas de papa congelada, que al convertirla a papas frescas son unas 56.000 toneladas

Continuaremos dando pasos importantes que nos lleven a reconocer el valor social y económico que representa el sector agropecuario. Solo por mencionar algunos ejemplos, entre enero y septiembre de 2020, las exportaciones agropecuarias y agroindustriales de Colombia mostraron un desempeño para resaltar, al totalizar 5.713 millones de dólares; cifra que representó un crecimiento de 3,6 por ciento respecto al mismo periodo del año pasado.

En términos de empleo fuimos la única actividad económica que en el último mes aportó 88.000 ocupados, y participamos con cerca del 16 por ciento del empleo. En cuanto al PIB, este es uno de los sectores que se mantienen en números positivos, con un crecimiento acumulado de enero a septiembre del 2020 del 2,8 por ciento.

(Le recomendamos: 'Crisis de la papa no se soluciona con salir a la carretera')

El sector agropecuario, piscícola y pesquero tiene muchos retos: impulsar a las mujeres y jóvenes rurales, vender para cosechar y no cosechar para vender, tener costos de insumos estables, producción con valor agregado y mejoras de la infraestructura pública rural. Para eso seguimos avanzando con una política transversal que les dé prioridad a los proyectos presentados por las mujeres y jóvenes rurales, al igual que el acceso al crédito. De la misma forma, continuaremos con el impulso del programa de agricultura por contrato, la extensión agropecuaria para 300.000 productores, focalización del crédito agropecuario subsidiado en los productores primarios, fortalecimiento de la libertad vigilada de precios de insumos, proyectos socioproductivos de transformación, con enfoque comercial e infraestructura en manejo de aguas y el programa de vías terciarias rurales.

RODOLFO ZEA NAVARRO

*Ministro de Agricultura

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.