Las 'imprudencias' en redes sociales que han sacado a funcionarios

Las 'imprudencias' en redes sociales que han sacado a funcionarios

Con la salida de alto consejero vuelve debate sobre el uso que deben dar los políticos a las redes.

Víctor Muñoz

Víctor Muñoz, consejero para la transformación digital, presentó renuncia debido a la imprudencia cometida en un chat.

Foto:

Nelson Cárdenas / El Tiempo

Por: Mateo García
15 de septiembre 2019 , 08:49 a.m.

“Soy un promotor de la tecnología y cometí una imprudencia. Nunca olvides que el mundo digital y real son uno solo. Lección aprendida”.

Con este trino, el consejero presidencial para la Transformación Digital, Víctor Muñoz, reconoció que un chat en un grupo de WhatsApp le costó su puesto en la Presidencia de la República, esta semana.

(Le puede interesar: 'Imprudencia' en chat sacó al alto consejero de Duque del Palacio)

Este es el desenlace de una historia que empezó hace diez días. El 5 de septiembre, Muñoz fue invitado a una reunión de varios influenciadores en la cual se analizaron pautas para ser más efectivos. “Ante una audiencia de tuiteros, influencers y personas interesadas en redes sociales, hablé de la importancia de cada una de ellas, del segmento al que se llega y cómo cada una tiene un público objetivo diferente”, escribió Muñoz.

Posteriormente al evento entre algunas personas crearon un grupo en la red social WhatsApp en el cual él también quedó incluido. Entre los mensajes creados se escribieron afirmaciones que no eran propias de su cargo. Alguien tomó una imagen y se la mostró en la noche del lunes al presidente Duque.

Aunque en la noche de este sábado se desconocía el contenido del mensaje, trascendió que este fue leído por el presidente Iván Duque y, posteriormente, desde la Casa de Nariño se oficializó la renuncia del consejero por “razones personales”.Muñoz sonaba como secretario general de la Presidencia y era uno de los hombres más cercanos al jefe de Estado.

No es la primera vez que el uso de las redes sociales juega en contra de funcionarios públicos y líderes políticos, quienes encontraron en estas plataformas de comunicación aliados para llegar a sus seguidores, pero también una herramienta que les puede costar su puesto y afectar tanto su carrera como su vida personal.

Según Juan Carlos Gómez Giraldo, profesor de Comunicación Política de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Sabana, los espacios públicos para la discusión política han evolucionado con los años. Por ejemplo, en la antigua Grecia se discutía en el ágora y con el paso de los años se llegó a la plaza pública y a los medios de comunicación. Sin embargo, con la llegada de las nuevas tecnologías el debate se trasladó a esos escenarios.

“En el espacio público, el político tiene que administrar muy bien su visibilidad. Muchas veces el político desaparece del espacio público y no existe. Para poder existir tiene que estar con ese espacio público, pero el estar allí implica una adecuada o excelente administración de esa visibilidad”, dijo el experto.

Para él, en efecto pueden verse casos en los cuales las redes sociales se han convertido en un arma de doble filo: “Eso que salen a decir, o ese disparate, o esa omisión se vuelve una especie de boomerang que afecta su reputación y su imagen”.

Muñoz no es el único funcionario que se ha metido en problemas en los últimos años por culpa de las redes sociales. Otro caso reciente, también en la Casa de Nariño, fue el de Ignacio Greiffenstein, quien era director del Servicio de Televisión de la Presidencia. Él arremetió contra las mujeres seguidoras del senador y excandidato presidencial Gustavo Petro. “¿Por qué habrá en Twitter tantas fanáticas petristas con pinta de putas?”, trinó Greiffenstein en una noche de febrero.

(Lea también: Renunció director de TV de Presidencia que insultó a mujeres petristas)

Aunque borró dicha publicación y horas después se disculpó, argumentando que “fue apresurado e inconsciente”, este trino le costó el puesto.

De hecho, la vicepresidenta Marta Lucía Ramírez aseguró que en el Gobierno no pueden estar personas que hagan ese tipo de comentarios sin consecuencias.

Otro funcionario, el periodista Carlos Alberto García, trinó, en diciembre del año pasado, mensajes insultantes hacia los periodistas Julián Martínez y Daniel Coronell desde la cuenta oficial de Twitter de la Superintendencia de Notariado y Registro. Luego se disculpó y renunció.

La nueva plaza pública

Pero, esta situación no se suscribe solo a esta administración. Se trata de un fenómeno actual que no solo tiene protagonistas nacionales, sino que evidencia un escenario más amplio de lo que implica la relación entre redes y ejercicio del poder.

De hecho, las discusiones políticas están cada vez más alejadas de la plaza pública y se escenifican en el ciberespacio. Prueba de esto es lo que se vive en la campaña para las elecciones del 27 de octubre. Si bien los políticos salen a las ciudades y veredas a hacer campaña, es evidente que las redes sociales son claves en esta contienda.

Es el caso de algunas zonas del país en las que por seguridad de los candidatos no pueden recorrer la región, como el caso de Arauca, se hace campaña por Facebook y Twitter.

El lío está cuando esta ‘nueva plaza pública’ se convierte en escenario de insultos entre políticos y sus seguidores. Y no solo son agresiones verbales, también injurias y calumnias.

“El problema está en la irresponsabilidad de esos personajes de la vida pública que usan esas redes sociales para difamar y acabar con el otro. Están ocasionando problemas mucho más graves que una simple comparecencia pública. Se están ocultando a través de un trino”, agregó el investigador Gómez.

Para el catedrático, los políticos aprovechan las características de estas redes para “gritar o llamar la atención”, porque creen que así van a tener visibilidad en los medios.

Ante esta situación, explicó, “hay que cerrarles ese espacio a los políticos, no permitirles que existan desde esa perspectiva. No hay que hacerles eco, no hay que hacerles caso”.

Hay quienes, sin embargo, consideran que el uso de las nuevas tecnologías corresponde al pie de la letra a cómo en realidad es la persona que las utiliza.

“El uso de Twitter que hace el presidente de EE. UU. lo coloca como un caso claro de utilización compulsiva de las redes sociales”, escribió en El País de Madrid Jorge Marirrodriga.

“Hay quien habla de meteduras de pata del inquilino de la Casa Blanca, pero no lo son en absoluto. Lo que hace Trump es utilizar el mismo lenguaje bronco que probablemente usa en reuniones privadas, pero en un altavoz de alcance mundial”, sentenció.

Como dicen los expertos, el mundo virtual puede llegar a ser muy real.

MATEO GARCÍA
Redacción Políticia 
En Twitter: @teomagar

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.