¿Qué busca Uribe hablando nuevamente del 'estado de opinión'?

¿Qué busca Uribe hablando nuevamente del 'estado de opinión'?

El jefe del Centro Democrático lo está ambientando en momentos en que se vive la campaña electoral.

Álvaro Uribe

Álvaro Uribe agitó con frecuencia su argumento del 'estado de opinión' cuando fue Presidente entre el 2002 y el 2010.

Foto:

EFE

Por: Política
17 de junio 2019 , 01:59 p.m.

En la antesala de un debate electoral que se proyecta intenso, el expresidente Álvaro Uribe ha empezado a agitar de nuevo su concepción política del "estado de opinión", que define "como manifestación superior del Estado de Derecho”..

Si bien muchos colombianos apenas escuchan ese concepto ahora, no es algo nuevo: Uribe lo ventiló mucho como mandatario entre 2002 y 2010.

José Obdulio Gaviria, quien para ese entonces era una especie de ideólogo del gobierno de la “seguridad democrática”, recuerda que el concepto surgió a raíz de la comunicación directa del mandatario con la gente, que se impuso en los 8 años de la era Uribe.

Gaviria, quien ahora es senador del Centro Democrático y se encuentra recuperándose de un percance de salud, define el “estado de opinión” como el resultado de esa “relación directa del gobernante con el ciudadano que permite resolver los problemas de las comunidades”.

Como autor de muchos textos en su momento sobre el 'estado de opinión', Gaviria dice que este tiene que contar con el soporte de la tecnología moderna en comunicaciones y subraya lo que significa el teléfono móvil o las redes sociales hoy día para el ciudadano de a pie.

De hecho, el congresista asegura que en atención a esa convicción sobre el 'estado de opinión' en el gobierno de Uribe se logró “masificar” el uso de los teléfonos móviles.

Dijo que en ese momento hubo diálogos desde la Presidencia con las empresas de telefonía móvil para apurar el uso de ese servicio y facilitar la comunicación del ciudadano con las autoridades, con los gobernantes.

Ligado a propuesta de referendo

Uribe retomó su idea del 'estado de opinión' a propósito del referendo propuesto por el periodista Herbin Hoyos para acabar con la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) y sacar de sus puestos a todos los actuales magistrados de las altas cortes, con el argumento de que el narcotráfico llegó hasta esos tribunales.

Uribe no solo manifestó su apoyo al referendo, sino que, días antes de que se presentara, había planteado la idea de derogar la JEP y que esta terminara siendo una sala de la Corte Suprema de Justicia.

En diálogo con W Radio, el expresidente apoyó que algunos magistrados de las actuales cortes terminen sus periodos y otros pasen a formar parte de una corte única.
Desde la reciente campaña presidencial, Uribe viene agitando la idea de esta supercorte y eliminar todos los actuales altos tribunales.

El referendo propuesto por Hoyos también propone cambiar el actual Congreso. Habría un Senado y una Cámara con menos curules.

La propuesta del periodista se enmarca dentro de lo que Uribe llama 'estado de opinión' y tiene que ver con la tesis de que los ciudadanos sean la máxima expresión en una democracia. O su opinión.

Pero desde que inició su discurso sobre el tema, hace más de 15 años, Uribe no ha planteado una estructura de ese 'estado de opinión'. Lo ha mantenido en la esfera meramente política.

Pocas veces se ha respondido si la iniciativa del exmandatario respetará las reglas del centenario Estado de Derecho, por el que se profesa respeto hoy en la mayoría de occidente. Y si acatará lo advertido por John Locke, el pensador ingles, teorizador del Estado de Derecho, que pensaba que este era indispensable para detener la arbitrariedad del monarca. Y si respetará también la separación de poderes de Montesquieu.

¿Recurso riesgoso, peligroso espejismo?

La teoría del 'estado de opinión' no tiene mayores antecedentes ni históricos, ni filosóficos, ni jurídicos. Se mantiene en una órbita meramente política de Uribe.

La propuesta del jefe máximo del Centro Democrático ha sido cuestionada por distintos sectores de opinión. Precisamente el periodista Gustavo Gómez dijo en su columna de EL TIEMPO de este lunes que lo que Uribe propone es un “peligroso espejismo (…) un sofisticado populismo que exacerba pasiones sobre razones”.

Gómez se va a los orígenes del Estado de Derecho y recuerda que precisamente esa fue una creación para limitar al “monarca, dueño de todo y de todos”.

Mauricio Jaramillo, profesor de ciencia política de la Universidad del Rosario, criticó la propuesta de Uribe y advirtió de sus riesgos. “Yo creo que es muy riesgoso este recurso. La opinión no puede pasar por encima del Estado. Por más que se crea que amparándose en una mayoría se pueden respaldar decisiones, puede pasar todo lo contrario”, dijo el académico.

Jaramillo recordó que la tesis de Uribe ya tiene antecedentes oscuros en Colombia. “Cuando Uribe era presidente y aspiraba a la segunda reelección o tercer mandato -afirmó Jaramillo- uno de los argumentos que tenía era que el estadio más avanzado era el 'estado de opinión' y, basado en el respaldo popular, pensaba romper con la Constitución y esto no puede pasar. Puede haber un gobierno impopular, pero basado en la institucionalidad”.

El senador por Cambio Radical Richard Aguilar dijo que “la convocatoria a un referendo en este momento es inconveniente ya que estamos a las puertas de las elecciones regionales y debemos enfocarnos en otras temáticas más importantes”.

Para el senador liberal Luis Fernando Velasco, uno de los riesgos del 'estado de opinión' es desconocer las minorías.

“Yo respeto la concepción política del jefe del Centro Democrático, pero no la comparto -explicó Velasco-. En las sociedades hay derechos contramayoritarios y los liberales entendemos que la calidad de la democracia está medida, no tanto en las decisiones que responden a intereses de las mayorías, sino en el respeto de los intereses de las minorías, y en un 'estado de opinión' se corre siempre el riesgo de avasallar el derecho de las minorías”.

Tanto la propuesta de Hoyos de promover un referendo para acabar con las altas cortes, como el apoyo de Uribe de poner al servicio de esta causa el 'estado de opinión' no tienen mayor viabilidad. Al menos jurídicamente hablando.

El referendo requiere el trámite de una ley en el Congreso, y como lo admitió el mismo Uribe, no hay mayorías para ello. Además, esa ley tendría que ir necesariamente a control constitucional.

Hay quienes creen que la tesis de Uribe, sobre el 'estado de opinión', solo sirve, por ahora, como mecanismo de agitación políticoelectoral.

La dimensión de las reformas planteadas, tanto por Hoyos como por Uribe, podría estar llegando a la órbita de la sustitución de la Constitución, precepto que ya está reglado y que, a juicio de algunos expertos, la Corte Constitucional no dejaría pasar, como no lo ha permitido con otras iniciativas menos lesivas para la Carta Política.

En todo caso Hoyos, en nombre de las víctimas, ya comenzó a recoger las firmas.

POLÍTICA

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Empodera tu conocimiento

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.