Los desafíos del reemplazo de Pacho Santos en Washington

Los desafíos del reemplazo de Pacho Santos en Washington

Tras la sorpresiva renuncia del exvicepresidente, ¿qué viene ahora para el funcionario? 

Iván Duque y Pacho Santos

El presidente Iván Duque y el exembajador en Estados Unidos, Francisco Santos.

Foto:

Presidencia

Por: Sergio Gómez Maseri
18 de enero 2020 , 01:39 p.m.

Si bien las relaciones entre Estados Unidos y Colombia se encuentran en un buen momento, el nuevo embajador que designe el presidente Iván Duque en reemplazo del exvicepresidente Francisco Santos tendrá varios retos que no son de poca monta.

Pacho Santos, como se le conoce, sorprendió ayer con una carta en la que le informó al Presidente su decisión de renunciar al cargo.

El nuevo funcionario deberá cumplir su tarea con la misión de mantener el apoyo bipartidista que existe frente a Colombia, justo en momentos cuando republicanos y demócratas se encuentran más divididos que nunca. Para ello necesita tener buenas relaciones con ambos partidos. En menos de 11 meses podría darse un revolcón radical en Washington si los demócratas recuperan la Casa Blanca.(Le sugerimos: Donald Trump: los detalles del juicio político en el Senado de EE. UU.)

Cuestión de plata

El año pasado, el Congreso de EE. UU. aprobó un generoso paquete de ayuda económica que representa un incremento en relación con lo aprobado para el año 2019.

Se autorizaron 448 millones de dólares para gastar en el 2020, 30 millones más que la dada en 2019, cifra que de por sí representaba otro incremento frente al 2018. Un poco más de la mitad de esos recursos, para programas de desarrollo económico y apoyos para la implementación de los acuerdos de paz; y el resto, para el combate contra las drogas.

Así mismo, se aprobaron recursos adicionales cercanos a los 150 millones de dólares (que se suman a los otros 448) para ayudar al país a sortear la crisis que plantea el ingreso masivo de venezolanos al país. Lo que está en juego ahora es el apoyo económico para el 2021.

La administración de Trump, a pesar de ser amiga de Colombia, ha pedido desde su llegada que se reduzcan esos aportes, y probablemente lo hará este año cuando presente su presupuesto de gasto para el 2020 el mes entrante.

(Lea también: Pacho Santos anuncia su salida de la embajada en Estados Unidos)

En el 2017, y ante los incrementos exponenciales de los cultivos ilícitos en el país que se dieron durante el gobierno de Juan Manuel Santos, Trump estuvo a punto de descertificar a Colombia. Esa decisión fue atajada por funcionarios estadounidenses que le pidieron a Trump no castigar a un país que se consideraba el mejor aliado en la región. El tema volvió a rondar en el 2018, pero se optó por dar un compás de espera al gobierno de Duque.

La primera evaluación, en el verano del año pasado, fue positiva, pues, al menos, se logró frenar la expansión de los cultivos por primera vez en casi cinco años. Pero los ojos están puestos ahora en los resultados del 2019, el primer año completo de Duque. Otro incremento en los cultivos podría volver a poner el tema de las drogas en su radar.

Algo para nada conveniente, pues el Trump está en campaña de reelección y podría emprenderla contra Colombia. Como lo hizo el año pasado cuando dijo que Duque, en materia de drogas, no había hecho “nada por EE. UU.”.

Por estos días, y de aquí a las elecciones de noviembre próximo, lo que suceda en las relaciones bilaterales puede adquirir un tinte político. En algunos años electorales, los temas de Colombia y la región han pasado desapercibidos, pues el interés se ha puesto en los temas domésticos y asuntos internacionales de más impacto como Oriente Medio.

(Le puede interesar: 'Francisco Santos puede seguir colaborando en otros frentes': Duque)

Pero en otros, como sucedió durante la campaña electoral del 2012 cuando Barack Obama y Hillary Clinton se disputaban la nominación demócrata, Colombia ha terminado bajo fuego cruzado. En esa ocasión fue como consecuencia del tratado de libre comercio que la administración de George W. Bush había negociado con el país y requería la aprobación del Legislativo.

Si bien ahora no hay un tema de tanto relieve en la agenda bilateral, podrían surgir asuntos como el del asesinato de líderes sociales, algo que preocupa mucho al partido demócrata, y la crisis en Venezuela.

¿Regreso a los medios de comunicación?

Uno de los argumentos que dio Pacho Santos para renunciar a la embajada de Colombia en Estados Unidos fue “recuperar la posibilidad de opinar con libertad sobre la interesante y desafiante coyuntura que está viviendo nuestro país”. Aunque no especificó desde dónde ejercería esta libertad, algunos han interpretado en esta mención el deseo de Santos de regresar a los medios de comunicación, en los cuales nació y se formó antes de ingresar a la política.

Hay que recordar que el diplomático, cuando dirigía una prestigiosa cadena radial, fue quien divulgó el primer acuerdo que se firmó entre el Gobierno y las extintas Farc, en el que se acordaron los puntos que fueron objeto de las conversaciones de La Habana.Además de hacer esta referencia en su carta de renuncia, el embajador hizo un balance de su gestión en Washington, donde duró un año y 4 meses.

SERGIO GÓMEZ MASERI
Corresponsal de EL TIEMPO
Washington
En Twitter: @sergom68

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.