‘La CPI puede venir si Farc no reconocen el reclutamiento infantil’

‘La CPI puede venir si Farc no reconocen el reclutamiento infantil’

Entrevista a Alejandro Éder, un estudioso de este delito que exguerrilla niega haber cometido.

Alejandro Éder, aspirante a la alcaldía de Cali

Éder explica que esta práctica fue impulsada por grupos irregulares porque, bajo sus lógicas, es más fácil enseñarle y obligar a un niño a meterse a un combate y a matar que hacerlo con un adulto.

Foto:

César Melgarejo. Archivo EL TIEMPO

Por: POLÍTICA
10 de agosto 2020 , 09:57 p. m.

Durante casi una década estuvo en la Agencia de Reintegración, por lo que usted es un conocedor de del reclutamiento infantil...

Sí. Trabajé ocho años en la Agencia Colombiana para la Reintegración, hoy ARN, cuatro de ellos como su director general. En ese tiempo conocí a centenares de desmovilizados, escuché miles de historias y, sin duda, lo que más me impactó fue el preponderante reclutamiento de menores en todos los grupos armados ilegales, y en especial en las Farc.

¿Era sistemático?

Sistemático y direccionado desde los comandantes. Según cifras del ICBF, aproximadamente 3.900 niñas y niños entraron y salieron de las Farc. Son muchos más si tomamos en cuenta los que salieron siendo adultos.

(Le puede interesar: El comentario de Gustavo Bolívar sobre Diomedes que causó polémica)

¿Se hicieron mayores en la guerrilla?

De personas que se desvincularon de las Farc siendo aún niños, entre 1999 y 2016, aproximadamente 3.900. Pero de los que ingresaron siendo niños y salieron siendo adultos –aproximadamente 18.000 desertores y 14.000 desmovilizados, resultado del proceso de paz–, más de la mitad fueron reclutados siendo niños.

¿Se los llevaban siendo unos niños?

En un censo que hicimos de los desmovilizados entre octubre de 2012 y junio de 2014, en más de 1.000 encuestados, encontramos que el 63 % fueron reclutados antes de sus 18 años de edad y el 44 %, antes de sus 15 años de edad: mejor dicho, niños y niñas.

Una tragedia por donde se la mire...

Es un capítulo doloroso para la historia de nuestro país y para las familias de estos niños, que sin duda alguna merecen la conocer la verdad como parte de su reparación.

(Lea también: Duque responde a las críticas de Iván Cepeda)

¿Qué casos no ha podido olvidar?

Muchos. Recuerdo a un muchacho en el Magdalena Medio; a su casa llegaron luego de un combate entre paramilitares y guerrilla. Él tenía dos hermanas, una de las cuales murió producto de una bala perdida en medio del combate. Llegaron los comandantes a su casa y le dijeron a la mamá que escogiera cuál de los dos se iba con ellos. La mamá lloraba descontrolada porque le habían matado una hija y ahora se le querían llevar otro. El joven le dijo a la mamá que tranquila, que él se iba para que ella no se sometiera a esa decisión.

El país tiene más o menos una idea de este crimen por la serie de televisión La niña...
Yo estuve con ella. La niña fue reclutada por las Farc cuando tenía 8 años de edad. A sus 16 salió de la Teófilo Forero con todo tipo de afectación sicológica y emocional, sin saber leer ni escribir. La acompañamos en su proceso de reintegración para que se estabilizara emocionalmente, para que estudiará y para que alcanzara sus sueños. Quería ser médica y estudiar medicina y lo logró. Una oportunidad cambió la historia.

Es un capítulo doloroso para la historia de nuestro país y para las familias de estos niños, que sin duda alguna merecen la conocer la verdad como parte de su reparación.

¿Por qué cree que las Farc impulsaron tanto esta práctica?

Esta práctica la impulsaron las Farc, el Eln, los paramilitares y los grupos irregulares porque, bajo sus lógicas deplorables, es más fácil enseñarle y obligar a un niño a meterse a un combate y a matar que hacerlo con un adulto. Sobre todo cuando avanzaba el conflicto y las Farc perdían adeptos. Si uno mira la edad promedio de reclutamiento de los desmovilizados en el año 2003, es 26 años, y de los de 2014, 17 años. Mientras más se debilitaban las Farc, más bajaba la edad de sus reclutas.

(Le sugerimos: Los niños en la guerra)

¿Cuando estuvo en La Habana, como miembro del equipo negociador, qué les dijo a las Farc?

Siempre les insistí en que tenían que entregar todos los menores y pedir perdón, sobre todo a las madres. Su cinismo y su temor a que ese es un delito de lesa humanidad inocultable los condujeron a esconderlos o despacharlos para sus casas o para otros lados antes de la desmovilización. Lo mismo pasó con los paramilitares en su momento.

¿Pero ahora qué sentido tiene negar esta práctica?

Como dije, es un delito de lesa humanidad inocultable. Pero por eso mismo debe reconocerse y aclararse con la verdad. Si no lo hacemos a través de nuestro propio sistema de justicia o justicia transicional, ahí sí podrá entrar la Corte Penal Internacional, y los excomandantes de las Farc estarán en un gran enredo.

(Además: Gobierno reitera que reclutamiento de menores se mantiene)

¿Cómo le parece la negación, hasta ahora, de la senadora Sandra Ramírez, del partido Farc?

Me llenan de tristeza y frustración.

POLÍTICA
Twitter: @PoliticaET

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.