¿Cómo se comunican Uribe y Duque?

¿Cómo se comunican Uribe y Duque?

El exmandatario y el Presidente mantienen buena comunicación, aunque no constante.

Uribe y Duque

Uribe y Duque.

Foto:

EL TIEMPO

Por: Política
14 de noviembre 2018 , 01:17 a.m.

Pese a ser su mentor político y uno de los principales responsables de que el presidente Iván Duque haya llegado a la Casa de Nariño, el expresidente Álvaro Uribe ha mantenido una prudente distancia del jefe de Estado y la comunicación directa entre ellos dos se ha limitado a algunos encuentros privados y seis o siete llamadas telefónicas al mes.

Así se lo dijeron a EL TIEMPO varias personas cercanas a los dos líderes políticos, quienes aseguraron que la comunicación entre Uribe y Duque ha sido, hasta el momento, buena, fluida y sobre temas muy concretos.

Desde que Duque estaba en campaña a la Presidencia, los comentarios de algunos sectores en el sentido de que si llegaba al primer cargo de la Nación sería un ‘títere’ del exmandatario no se hicieron esperar.

De hecho, en abril pasado, en una manifestación de Viterbo (Caldas), el mismo expresidente salió a aclarar que Duque no sería “títere de Uribe, mucho menos de las Farc y tampoco del castrochavismo”.

Y esa referencia parece ser realidad al explorar cómo se han comunicado Uribe y Duque durante los cien días de mandato del jefe de Estado.

Aunque ellos dos se conocen desde hace varios años, fue durante la participación del exmandatario en una comisión de las Naciones Unidas, en 2010, cuando esos lazos se comenzaron a estrechar.

Para ese momento, Duque se desempeñaba como consultor ante el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y Uribe estaba dejando la Presidencia de Colombia.

Duque se convirtió en una especie de asistente del expresidente y, según personas que conocieron ese trabajo de cerca, en su mano derecha y en un importante asesor para la labor que Uribe debía desarrollar a instancias del organismo multilateral.

Luego de esto, en 2014, el exmandatario insistió en que Duque integrara la lista del uribismo al Senado y este año le dio su respaldo para que compitiera por la Presidencia, a la cual llegó el 17 de junio pasado.

Durante el primer tramo de la campaña, desde enero de este año, Uribe lo acompañó a varios lugares del país y su nivel de comunicación era constante ya que siempre compartían la misma tarima.

Para la parte final de la campaña, la estrategia consistió en que Uribe y Duque buscaran votos por separado, pero se mantenían en constante comunicación.

Una vez Duque asumió la Presidencia la dinámica cambió. Según personas cercanas a ellos dos, Uribe ha sido muy respetuoso del tiempo y el espacio del jefe de Estado y ha preferido pisar poco la Casa de Nariño.

Llamadas e intermediarios

Uribe y Duque se comunican básicamente de tres formas: la primera, las llamadas telefónicas directas; la segunda, a través de intermediarios, y la tercera, los encuentros personales.

En cuanto a las llamadas telefónicas, estas han sido alrededor de seis o siete al mes. Las charlas casi siempre comienzan con preguntas sobre sus familias para luego conversar sobre algunos temas cruciales de la Nación y compartir sus opiniones sobre los mismos.

La segunda forma como se comunican ellos dos es a través de intermediarios, es decir de personas cercanas y de confianza -tanto de Uribe como de Duque- que son los encargados de transmitir mensajes del uno hacia el otro.

Dentro de estos intermediarios están el presidente del Congreso, Ernesto Macías; el alto Consejero Presidencial para la Política, Jaime Amín, y la secretaria privada de Presidencia, María Paula Correa, principalmente.

Estas personas escuchan los comentarios que hace uno de los dos y, si lo consideran pertinente, se lo transmiten al otro para conocer su opinión o motivar alguna acción al respecto.

Y el tercer mecanismo de comunicación entre ellos dos son los encuentros personales, los cuales no han sido demasiados en estos cien días de mandato de Duque.

En un par de ocasiones, Uribe se ha reunido con Duque en la Casa de Nariño luego de la plenaria del Senado, a altas horas de la noche, acompañado del Presidente del Congreso, para plantearle inquietudes en temas de salud y educación.

Dicen quienes han sido testigos de estas citas que el exmandatario es muy concreto en sus planteamientos y que, incluso, es el primero en ponerse de pie y decirle a Duque que él sabe que está muy ocupado y que no le quitará más tiempo.

Otro de estos encuentros se dio en la finca El Ubérrimo, de propiedad de Uribe, el pasado 27 de octubre, antes del taller Construyendo País que se realizó en Chinú (Córdoba). Esa mañana Uribe invitó a Duque a desayunar a su hacienda.

La última de estas reuniones personales se dio el miércoles de la semana pasada, en el Salón Gobelinos, de la Casa de Nariño, luego de un saludo de algunos líderes regionales del Centro Democrático a Duque. Tras esa cita, Uribe y Duque sostuvieron un encuentro en el que participaron otros líderes del partido uribista.

Lo que más resaltan las personas cercanas a ellos dos es el nivel de respeto de Uribe por el tiempo de Duque lo que, al parecer, ha ayudado a que la relación entre Presidente y expresidente se haya desarrollado, hasta ahora, favorablemente.

POLÍTICA

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.