¿Por qué no arranca el acuerdo político propuesto por el Presidente?

¿Por qué no arranca el acuerdo político propuesto por el Presidente?

Duque se reunió con los jefes de los partidos independientes y de gobierno este lunes en Palacio.

Entrevista con Iván Duque

A diferencia de lo que dice Uribe, el presidente Duque no cree que la convocatoria de una constituyente sea la solución para la crisis institucional de la justicia.

Foto:

Héctor Fabio Zamora / EL TIEMPO

Por: Política
22 de mayo 2019 , 08:41 a.m.

El acuerdo político propuesto por el presidente Iván Duque para fortalecer la extradición, la lucha contra el narcotráfico y reformar el acuerdo con las Farc, no logró la fuerza que el mandatario esperaba.

Son varias las razones por las que los encuentros del presidente Duque en Palacio con los líderes de los partidos más próximos al gobierno (Centro Democrático, Partido Liberal, ‘la U’ y conservadores) no lograron unos mínimos consensos de inmediato.

Por ejemplo: casi todas las propuestas de Duque requieren trámite legislativo y el expresidente César Gaviria, quien lidera al Partido Liberal, dijo que “el presidente (Duque) puso al final el tema de la agenda legislativa, pero como ese no era el motivo de la reunión, el tema quedó aplazado”, aseveró Gaviria en un comunicado divulgado luego de salir de Palacio.

(Lea también: Así fue la jornada de Duque en búsqueda de un pacto político)

Si Gaviria considera que el tema legislativo no formó parte del diálogo con el Presidente y que en consecuencia “quedó aplazado”, cualquiera de las reformas esbozadas por Duque quedan en el aire.

Gaviria y el Partido Liberal son definitorios en el Congreso a la hora de las reformas.
Pero Gaviria dijo más cosas. También advirtió que cualquier diálogo que tienda a modificar el acuerdo de paz solo puede hacerse “con la participación de la oposición”, cuyos sectores se han declarado rotundamente negativos a ese propósito.

El partido de ‘la U’ a través de su presidente, Aurelio Iragorri, tampoco fue más allá.
Iragorri también le dijo a Duque que los acuerdos deben hacerse con la oposición y que su partido no es partidario de debilitar el acuerdo de paz.

En un tono poco amistoso, Iragorri reprochó que fue su partido el que desde el año pasado le propuso a Duque “un acuerdo nacional”, pero que él (Duque) “escogió las objeciones (a la JEP) sobre esta propuesta, el individualismo partidista sobre la construcción nacional de principios y una pérdida solitaria sobre una victoria colectiva”.

Nos parece necesario, inmensamente útil para el país, el acuerdo que el señor presidente de la República está promoviendo

‘La U’, aunque figura como partido “independiente”, para muchos temas se comporta más como partido de oposición.

Como están las cosas, ‘la U’ no es hoy un aliado seguro para los proyectos de Duque.
Otro líder clave para cualquier reforma en el Congreso es Germán Vargas, jefe de Cambio Radical.

Vargas solo envió un trino para calificar su encuentro con Duque. Aseguró que fue “útil y constructiva”.

Quienes conocen a Vargas creen que la escasez de palabras para referirse a un tema tan fundamental para Duque refleja un poco de escepticismo.

Los conservadores tampoco resultaron tan incondicionales con Duque como algunos esperaban.

El presidente del Partido Conservador, quien acudió a la cita de Palacio con el expresidente Andrés Pastrana, expresó su disposición a examinar los temas del Presidente, pero observó que los congresistas de su partido van a estar “observando” los proyectos que surjan de este proceso.

EL TIEMPO supo que hay “observaciones” y “reparos” a algunos aspectos del Gobierno que no tiene plenamente conformes a los congresistas azules.

El mayor respaldo lo tendrá Duque de su partido, el Centro Democrático, sobre todo en atención al liderazgo único que el expresidente Ávaro Uribe ostenta en la colectividad.

“Nos parece necesario, inmensamente útil para el país, el acuerdo que el señor presidente de la República está promoviendo para introducir unas reformas a estos textos de La Habana que se expresan en la JEP”, trinó Uribe, tras su cita de Palacio.
El gobierno de Duque sabe que no tiene mayorías en el Congreso que le permitan a partido hacer las reformas solo.

La votación en contra de las objeciones del Presidente a la ley estatutaria de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) hace tres semanas demostró, una vez más, que cualquier intento del uribismo por pasar una ley, quedará en absoluta minoría.

Por eso el esfuerzo del presidente Duque en convocar a los partidos para respaldar sus iniciativas.

Álvaro Uribe

El expresidente Álvaro Uribe, jefe del Centro Democrático, sale de la Casa de Nariño acompañado de la ministra del Interior, Nancy Patricia Gutiérrez.

Foto:

EL TIEMPO

Los sectores de izquierda que controlan un 25 por ciento del Senado, aproximadamente, son mucho más radicales que los independientes y cualquier posibilidad de acuerdo con ellos para reducir el alcance del acuerdo de La Habana, es prácticamente imposible.

Angélica Lozano, líder de Alianza Verde en el Senado, salió a “felicitar” a los partidos independientes que pidieron la presencia de la oposición en cualquier diálogo sobre los acuerdos de La Habana.

Con esa postura los independientes se han granjeado una solidaridad más de los sectores de oposición, que, como en el caso de las objeciones, fueron sus aliados.
Pero hay más razones que conspiran, por ahora, contra un acuerdo político, como Duque lo ha planteado: el tiempo.

La legislatura ordinaria concluirá exactamente en cuatro semanas y no hay tiempo para llevar ahora al Congreso cualquier modificación legal. Mucho menos una enmienda constitucional.

Además, como observaron algunos de los invitados a Palacio, el gobierno de Duque está ya próximo a cumplir su primer año sin claridad respecto de lo que podrá hacer en el Congreso, porque no es su interés construir una coalición.

Aunque el presidente Duque tiene la urgencia de pasar reformas que blinden algunos mecanismos como la extradición y que le permitan materializar una de sus propuestas de campaña (reformar los acuerdos de La Habana), no está dispuesto a armar una coalición que le permita unos mínimos de gobernabilidad.

Para algunos expertos hay un gran enigma: hasta cuando aguantará el presidente Duque sin acudir a una coalición para que sus propuestas encuentren eco en el Congreso.

Y cómo será el rumbo de su Gobierno si decide mantenerse en la negativa a construir cualquier tipo de coalición.

POLÍTICA

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Empodera tu conocimiento

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.