La ciudadanía: una promesa aún por cumplir

La ciudadanía: una promesa aún por cumplir

La clave de este derecho es el principio de la igualdad. Pero nunca ha sido simplemente otorgado.

Bolívar con la América India

Bolívar con la América India. 1819.

Foto:

Óleo sobre tela: Pedro José de Figueroa, Colección Museo Quinta de Bolívar

Por: EL TIEMPO
29 de abril 2019 , 09:54 p.m.

El principio de igualdad política resulta hoy irrenunciable, un principio esencial de nuestra vida social sin el cual estaríamos encaminados a la tiranía. La igualdad constituye nuestro horizonte político, particularmente aquella que tiene en la ciudadanía su forma manifiesta y en el voto su forma más emblemática. El Estado se organiza bajo esa premisa y los reclamos políticos, sociales, culturales y económicos del presente están vinculados a este principio. A la inversa, allí donde se impone la desigualdad aumenta la indignación colectiva.

Sin embargo, el principio de igualdad política es de reciente aparición. Su llegada relativamente repentina hace poco más de doscientos años y a ambos lados del Atlántico no generó consenso ni aceptación inmediata. De hecho, por mucho tiempo, aristócratas y republicanos, liberales y conservadores impugnaron y combatieron la posibilidad de que esa promesa se hiciera efectiva. El camino ha sido arduo y lento, lleno de obstáculos y oposiciones. Por ejemplo, solo hasta 1957 las mujeres conquistaron el derecho al voto. Aun así, hoy nos parece muy lejano ese universo que sostenía que las mujeres debían ser excluidas de la participación política.

El período entre 1810 y 1821 se constituyó como un laboratorio de nuestro presente, un momento de ruptura y transformación de la cultura política colonial. Durante el período, muchos neogranadinos no solo llegaron a la conclusión de que deseaban construir un estado independiente –la República de Colombia (1821-1830), integrada por Venezuela, Nueva Granada, Panamá y Ecuador– sino que también decidieron realizarlo bajo principios políticos diferentes a los de una sociedad jerarquizada.

Estas transformaciones no constituyeron un corte total con el pasado, pues las continuidades son evidentes. Sin embargo, ellas lograron socavar el prestigio del régimen monárquico y la antigua sociedad de estamentos e instauraron la soberanía popular como principio de legitimidad, la idea de igualdad como horizonte último de la comunidad política y la figura jurídica del ciudadano como la expresión formal, en términos de derechos y obligaciones, de la relación del individuo con el Estado. Entre otras cosas, estas transformaciones hicieron posible el campo que hoy conocemos como de la política y abrieron paso al ideal y a la práctica de la democracia, aun en la forma insatisfactoria en que se ha llevado a cabo en Colombia.

La apuesta por construir una ciudadanía como sustento de la nueva república fue una novedad asombrosa. Sin duda, amplios sectores de la población –mujeres, esclavos, indígenas– permanecieron al margen de una ciudadanía activa. Han existido a lo largo de nuestra historia restricciones al ejercicio de la ciudadanía, pero el fundamento ciudadano que se instauró hace doscientos años abolió los estatutos sociorraciales del período colonial y nos puso a todos, en principio, en una relación de igualdad ante la ley. Como bien señaló Bolívar, con algo de resignación en su discurso inaugural en Angostura, “el principio fundamental de nuestro sistema depende inmediata y exclusivamente de la igualdad establecida y practicada”.

Practicada porque no ha sido nunca simplemente otorgada, sino que –como con tantas otras luchas por nuestros derechos– ha sido conquistada por aquellos sectores sociales que inicialmente no se beneficiaron con la independencia.

EL TIEMPO

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.