Secciones
Síguenos en:
‘Duque ha hecho más por la implementación que Santos’: Archila
Emilio Archila

Archila es abogado de la Universidad Externado y desde el comienzo de este gobierno está al frente de la alta consejería para la estabilización.

Foto:

Mauricio León. EL TIEMPO

‘Duque ha hecho más por la implementación que Santos’: Archila

Emilio Archila, consejero para la Estabilización, se refiere a la carta de Santos a Timochenko.

En la semana que pasó cobró vigencia un género epistolar que parecía haber caído en desuso. Rodrigo Londoño, Timochenko, máximo líder de las extintas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc), le escribió una carta a Juan Manuel Santos. Dos días después, el expresidente y nobel de paz le respondió con otra misiva

.Los dos, que hasta hace pocos años se enfrentaban a muerte, se mostraron cordiales en sus cartas. Sin embargo, fueron implacables con el presidente Iván Duque:
“Hoy, para muchos de nosotros, el acuerdo de paz se parece más a la muerte que a la vida”, le dijo el exguerrillero. “El presidente Duque no puede darnos su mano, eso es un hecho. Quizás sus propias manos estén atadas por influencias de agendas partidistas extremas, o sus manos estén paralizadas frente a tantas otras manos que secretamente promueven la guerra y añoran el espantoso pasado”, le comentó. Para cambiar esta situación era prioritaria, según él, una reunión en la que estuvieran presentes Santos y Duque.

(Lea: 'El Acuerdo de Paz se parece más a la muerte': Rodrigo Londoño).

“Entre las múltiples fallas, vacíos e incumplimientos en la implementación de los acuerdos de paz lo más preocupante, sin duda, son los asesinatos de los exguerrilleros de las Farc y de los líderes sociales”, le respondió Santos.

Y le explicó: “Mis relaciones con el presidente Duque no son las mejores. Se ha dedicado a gobernar con un espejo retrovisor, pero un espejo de esos que distorsionan la imagen, de los que hacen ver a los flacos gordos y a los gordos flacos, y ha optado, extrañamente, por no mencionar mi nombre”.

A pesar de esto, se mostró dispuesto a ir a la cita. “Sería lo ideal, pero no me hago muchas ilusiones”, escribió. “Basta una señal del Palacio de Nariño para proceder a solicitar la reunión formalmente por los conductos regulares”, le dijo.

(Lea: 'Comandantes de Farc deberían renunciar a curules’: hermana de víctima).

¿Cómo recibieron este cruce de cartas en la Casa de Nariño? EL TIEMPO se lo preguntó a Emilio José Archila, consejero presidencial para la Estabilización y la Consolidación.

El expresidente Santos dijo en su carta que los asesinatos de los ex-Farc y de los líderes sociales no son culpa de los acuerdos, sino de su falta de implementación, a cargo del gobierno de turno. ¿Usted qué cree?

No es una apreciación acertada. El avance en los frentes de la implementación por parte del gobierno del presidente Duque no produciría eso. Ni nuestro apoyo a las víctimas ni al proceso de reincorporación, o el programa de sustitución voluntaria de cultivos, el desminado, los Planes de Desarrollo con Enfoque Territorial (Pdet) y, obviamente, el desarrollo rural integral pueden causar esas muertes.

¿Según usted, entonces, los éxitos son innegables?

Lo que nosotros hemos logrado en menos de 30 meses es inmensamente superior a lo que avanzó el gobierno del presidente Santos en el mismo plazo, que él estuvo, después de haber firmado los acuerdos, como responsable. Para él, más que nadie, debe ser claro que no vamos lento.

¿Afirma usted que en la implementación en un mismo periodo ha hecho más Duque que lo que hizo en su momento Santos?

Así es. Ahí están las cifras. Le doy solo un ejemplo: recibimos 100.000 familias con la promesa de que iban a apoyarlos para salir de la coca. Pero no había contratos de asistencia ni de proyectos productivos, ni financiación ni proveedores. El programa vale más de 3 billones de pesos y en ese tiempo se previeron menos de 500.000. Nosotros hemos invertido más de 1 billón de pesos y así logramos que esas 100.000 familias sí salgan de la coca.

(Le recomendamos: Víctima de secuestro por Farc donó terrenos para proyectos productivos).

Pero hay un hecho terrible: 250 excombatientes de las Farc asesinados...


El objetivo nuestro, del Gobierno, es que existan cero muertos y cero ataques, eso es lo que se pretende. Entre muchísimas medidas, sin que existiera en los acuerdos o estuviera cuando llegamos, creamos una mesa interinstitucional de protección a excombatientes que trabaja incesantemente, ahí están presentes todas las entidades del Estado que tienen responsabilidades.

Pero los siguen matando...

No nos quedamos quietos. Tenemos más de 30 medidas especiales de protección, que van desde trabajo para la no violencia en las zonas hasta burbujas de inteligencia, aumento de la policía de investigación. Para ver la fortaleza de las decisiones, solo una de ellas, hago un comparativo: en Colombia existe un policía por cada 500 colombianos. Nosotros tenemos alrededor de un miembro de la Fuerza Pública por cada 16 excombatientes. Hemos identificado a los cabecillas de quienes los atacan, y están en el cartel de los más buscados con recompensas hasta de 500 millones de pesos.

¿Con qué resultados?

Muchos. Solo que tratándose de vidas, solo cero sería satisfactorio. Por ejemplo, aún en este período de pandemia hemos logrado capturar a cuatro de esos cabecillas autores intelectuales. Hay ya 30 sentencias condenatorias, tanto para los autores materiales como a los intelectuales. Más de 150 autores materiales e intelectuales están en cárcel. En los operativos de reacción inmediata, solo el año pasado salvamos de ataques y posiblemente de muerte a 25 personas extrayéndolas de los sitios de peligro en helicópteros.

(Lea: 'Nosotros hacemos política de paz y no política con la paz': Duque).

¿A cuántos excombatientes protege especialmente el Gobierno?

Protegemos a todos. Y de manera especial, a muchísimos y de diversas maneras. Para los 3.000 que aún están en los Antiguos Espacios Territoriales, hay un batallón completo del Ejército y otro de Policía en cada uno de los 24 puntos. En esquemas de protección, entre colectivos e individuales tenemos protegidos con la UNP a más de 350 excombatientes.

Londoño Echeverri le escribe a Santos, pero en realidad se trata de un llamado al presidente Duque en el que le dice que hoy “el acuerdo de paz se parece más a la muerte que a la vida”. ¿Eso es así?

De ninguna manera. En cada uno de los frentes de la implementación los avances que tenemos son muy significativos. El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidades no solo ha felicitado al presidente Duque, sino que ha dicho que, más allá de ser un ejemplo, Colombia es en esto una inspiración.

¿Por qué?

Por la seriedad de la planeación, el cuidado en la ejecución y el compromiso del Presidente. Nosotros consideramos que en el centro de todo deben estar las víctimas. En toda la historia se han hecho 22 reparaciones colectivas, y con la Unidad de Víctimas, 20 han sido hechas en esta administración. En materia de reincorporación, a modo de ejemplo, cuando llegamos había dos proyectos productivos colectivos, y hoy en día, entre los colectivos e individuales, tenemos más de 2.000.

(Vea: 'El proceso de reincorporación es prioridad del Gobierno Duque').

¿Y los excombatientes cómo están financieramente?


Tenemos a los 13.000 excombatientes, todos con apoyo financiero; además, todos en sus rutas para las garantías de habitaciones, salud, provisión de alimentos, estudio, sostenibilidad económica, reunión familiar, reconciliación social, apoyo psicológico.

Desde las regiones donde se vivió el conflicto con más intensidad, se informa que el Estado no llega. ¿Es así?


Como dije, en el programa de sustitución voluntaria de cultivos, que nos lo dejaron solamente con las promesas, hemos invertido 1,2 billones de pesos. Sobre los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial (Pdet), le cuento que había formulados apenas dos, y nosotros formulamos 14.

¿Entonces dónde está el origen de esta discusión? ¿Es política? ¿Por qué cree que gravita en el ambiente el señalamiento de que Duque abandonó la paz?

Usted lo ha dicho: Es política. Si el expresidente Santos quisiera apoyar y construir, ¿cómo hace una afirmación como esa? En la carta se muestra con piel de oveja y señala una supuesta lentitud en la implementación que no se compadece en nada con la realidad.

Santos dijo que estaba listo, con Humberto de la Calle y el general Óscar Naranjo, para ir al despacho del presidente Duque en compañía de Rodrigo Londoño. ¿Qué le responden?


Es una tristeza, insisto, tender un pretendido puente, pero tratar de cimentarlo párrafos arriba sobre una afirmación que no se compadece con la realidad y cuyo efecto es dividir o tratar de dividir nuevamente a los colombianos alrededor de un tema tan sensible como es la paz.

¿Usted cree entonces que el presidente Duque no va a recibir al expresidente Santos?

Siempre he expresado que oiremos todos los aportes constructivos sobre lo que se está haciendo. Eso es lo relevante. La reunión o no es un tema de política. De lo que sí estoy seguro es de que, por elemental cortesía, uno no puede primero dar un portazo y después pretender que lo inviten a una casa.

(Vea: Noruega dona USD 9 millones para implementación del Acuerdo de Paz).

Además de las dos cartas, al Gobierno le llegó en simultánea el reclamo de Human Rights Watch (HRW), que considera “insuficientes” los esfuerzos para detener el asesinato de los líderes sociales; y otro más del Departamento de Estado de EE. UU. en el que le exige aclarar estos crímenes porque se trata de una de las “máximas prioridades” para Joe Biden. ¿Cómo recibieron esto?

Yo estuve en la reunión del presidente Duque con José Miguel Vivanco, director en las Américas de Human Rights Watch. En esta explícitamente le preguntamos: ¿usted está diciendo que hay una relación entre la muerte de líderes sociales y una lenta aplicación del acuerdo, como aparece en el comunicado de prensa? Y él dijo: “No”. “Yo, al contrario –dijo él–, reconozco, aprecio y felicito el trabajo que se hace por parte del Gobierno y la consejería de Archila”.

¿Y el recorderis de EE. UU. cómo lo interpreta?

Yo creo que hay que interpretarlo en toda la dimensión. El Gobierno de los Estados Unidos, después de que ya está la nueva administración, precisó cuáles eran las prioridades que tiene en su relación con Colombia, y la implementación de los acuerdos es, si no estoy mal, la segunda prioridad.

Los analistas ven que con la llegada de Biden le van a cambiar la agenda al Gobierno en materia de paz, ¿eso es así?

Iniciando el Gobierno, después de haberse expedido por el Presidente la política de Paz con Legalidad, me reuní con el administrador de Usaid y con un número muy plural de las oficinas del Gobierno y el Congreso de los Estados Unidos. Y lo he seguido haciendo. Ellos están con nosotros en muchos de los trabajos, como son los Planes de Desarrollo con Enfoque Territorial, la implementación del catastro, formalización de tierras, sustitución voluntaria de cultivos, en las reparaciones colectivas de las víctimas.

(Le recomendamos: La fundación de Santos creará la biblioteca abierta del proceso de paz).

Para usted, entonces, ¿no es cierto que hay cambios de EE. UU. hacia Colombia en materia de paz?


Lo que no es correcto, en mi opinión, es pensar que antes no estuvieran y ahora sí van a estar. Eso no es lo que está ocurriendo.

Finalmente, ¿usted cómo lleva esta situación, qué siente cuando le informan que han matado a otro exmiembro no reincidente de las Farc?


Cuando, a pesar de nuestros esfuerzos, eso les pasa siento una gran tristeza.

ARMANDO NEIRA 
Editor de Política​Twitter: @armandoneira

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.