Reforma de la justicia: ¿Congreso o vía constituyente?

Reforma de la justicia: ¿Congreso o vía constituyente?

La ministra de Justicia Gloria María Borrero habla sobre los retos pendientes analiza el tema.

Gloria María Borrero, ministra de Justicia

Gloria María Borrero anuncia un plan de choque para la cárceles del país.

Foto:

Mauricio León / EL TIEMPO

Por: María Isabel Rueda
09 de diciembre 2018 , 10:30 p.m.

El presidente de la Cámara, Alejandro Chacón, dijo que él no hundió la reforma de la justicia, pero que le hubiera encantado haber sido su sepulturero. Qué falta de elegancia…

Quedó absolutamente claro en todo este proceso quiénes se le atravesaron a la reforma. Pero queremos pensar para adelante. El Gobierno va a insistir; presentaremos una nueva reforma en marzo o en julio.

De usted nadie se atrevería a decir que no conoce el tema de la justicia. Lleva trabajándolo con microscopio por lo menos hace 20 años, desde la Corporación Excelencia por la Justicia.

Ocupación permanente, sí. Pero a la gente se le olvida cómo fue este proceso. Desde el primer día sabíamos que consenso no había, y yo me aproximé con esa realidad. Tuvimos conversaciones muy francas; acordamos una agenda de reforma de la justicia mucho más amplia, qué puntos había que modificar por ley y cuáles por Constitución. Ahí estaba sentado, de manera personal, el doctor Luis Guillermo Guerrero de la Corte Constitucional, que fue el autor de la sentencia de equilibrio de poderes, para ponernos las líneas rojas constitucionales.

¿Pero acepta la crítica de que le faltó experiencia política?

Estábamos en ese proceso cuando Cambio Radical presentó su proyecto. Cuando acumulábamos esos dos proyectos, algunos senadores del Centro Democrático presentaron otra propuesta, ya eran tres, absolutamente diferentes. Y siguiendo el consejo del presidente Duque, de que el debate se debe dar en el Congreso porque ahí es donde se construyen los consensos, me di a la tarea de concertar con todos los partidos políticos del Senado; me senté con Petro, con las Farc; con Paloma y el Centro Democrático; con Cambio Radical, con los liberales, con los verdes, y logramos sacar una ponencia concertada. Yo creo que eso no lo ha valorado la gente: una persona sin experiencia política no logra eso.

Aunque uno domine los temas, sí hay que aceptar que el Congreso asusta un poco. Es un mundo difícil, la gente a veces es hostil, hasta llega a ser grosera, porque le han faltado al respeto –no le toca decirlo a usted para que no se meta en un lío, lo digo yo–…

Mire, a mí lo que más me sorprendió, y en eso sí no tenía experiencia, es que cuando estábamos reunidos con los ponentes, o en pequeños comités, sentía muy cerca el acuerdo. Pero cuando llegábamos a los debates, ellos cambiaban inmediatamente de posición, como si cambiaran de personalidad. Eso me costó entenderlo.

Aunque usted no es la primera ministra de Justicia mujer que ha habido en Colombia, ¿me reconocería que se ha sentido víctima de alguna especie de machismo?

Sí. Yo creo que actitudes de algunos representantes y senadores son claramente machistas. Lo que a mí me dicen no se lo dicen a un hombre… Nunca antes había sido víctima del machismo, he podido llegar acá por mis propios medios y conocimiento. Pero sí lo nota uno en el Congreso.

¿Qué la llevó a decir que el Partido Liberal quería tumbar la reforma a la justicia para quedarse con su puesto? Ese parece haber sido el principal motivo del sepulturero de la reforma, doctor Chacón…

Esto empezó por la participación del doctor Chacón en el encuentro del Consejo Superior de la Judicatura, donde me agredió sin conocerme, donde dijo que yo nunca había pisado un juzgado y que yo no tenía experiencia ni conocimiento para llevar a cabo esta reforma.

No tengo ninguna agenda oculta ni ningún interés. En toda la vida, el único interés que he manifestado es el de que tengamos una buena justicia

No tengo ninguna agenda oculta ni ningún interés. En toda la vida, el único interés que he manifestado es el de que tengamos una buena justicia. Y él empezó a agredirme y entonces empecé yo a ver, ‘aquí están pasando cosas’... Y el Partido Liberal empieza... Bueno, va a las cortes el presidente Gaviria, sale luego una comunicación que dice que están contra esta reforma.

¿Pero acaso usted no se reunió con el presidente Gaviria para conciliar las diferencias con el Partido Liberal?

Fui a un desayuno con el presidente Gaviria, en una reunión supercordial; hablamos a fondo sobre muchos temas de justicia; él decía que había unas cláusulas pétreas. Yo creo que le di los argumentos que venían en la sentencia de la Corte, pero el Partido Liberal se siguió oponiendo a la reforma de la justicia. E imprudentemente, ante el rumor de que me iban a sacar, deduje eso.

Se ve que le dolió el rumor. Es que no hay ministros ni ministras de palo…

Hice un comentario imprudente. O sea, hice esa deducción imprudente cuando usted sabe que este gobierno está tratando de cambiar la cultura política. Y por eso salí con un comunicado a rectificar; mire, esto fue una deducción mía, propia, equivocada, y yo quiero que eso ya se supere.

¿Pero el Gobierno la regañó? ¿Le jaló las orejas?

Mire. Saqué ese comunicado y quiero dejar eso atrás, María Isabel. Tuve debates muy interesantes con personas del Partido Liberal en el Senado; el senador Pinto y el senador Amín realmente son personas que debaten a fondo el tema, y bienvenido eso. En la Cámara también, pero no alcanzamos a dar a fondo el debate.

¿Entre los partidos de oposición encontró gente con la que se puede conversar?

Con todos. Mire, se puede conversar con los de las Farc, con los del Polo, Alexánder López realmente es una persona maravillosa con la cual se puede conversar; con Angélica Lozano, con Juanita Goubertus. Prácticamente, todo el mundo tiene claro lo que hay que hacer por la justicia. Sabemos que el órgano de Gobierno y de administración de justicia hay que cambiarlo. Nos diferenciamos es en el cómo.

¿Qué le duele más de todo el paquete de la reforma que hubiera podido dejar funcionando este año y no lo logró?

El cambio de la estructura de gobierno y administración de la Rama Judicial. Debe tener autonomía y legitimidad entre todas las jurisdicciones para imponer la regulación de un servicio y no le hagan paro. Como hace dos meses, que estamos en paro…

O sea, mínimo perdimos seis meses a causa de la travesura sepulturera del presidente Chacón…

Sí, perdimos seis meses. Eso era lo que yo les decía en la Cámara. Yo iba a traer expertos, iba a poner a todos los técnicos a hablar, sobre todo de tres temas que eran esa estructura, el tema presupuestal para la Rama Judicial y el tema del precedente judicial. De todas maneras lo voy a hacer, porque voy a buscar una superconcertación.

Antes de ser ministra, usted estaba tranquila en su Corporación Excelencia a la Justicia. Después de esta experiencia no le gustaría echar el tiempo para atrás en lugar de estar en este lío?

Sí, todos los días lo pienso. Vivía en un paraíso y aportaba al país, pero este reto me lo puso el presidente Duque, decidí aceptárselo, estoy aquí con todo el entusiasmo; ha sido bastante duro, sé que tuve una curva de aprendizaje más corta que muchos ministros, porque realmente conozco los temas, pero el aterrizaje ha sido muy, muy duro. Es diferente estar afuera que estar adentro.

Este es un Estado entrampado. Es un Estado donde es difícil lograr ejecuciones. Estoy tratando de aportar mi granito de arena en la transformación del tema

Este es un Estado entrampado. Es un Estado donde es difícil lograr ejecuciones. Estoy tratando de aportar mi granito de arena en la transformación del tema.

¿Va a ser una Navidad triste pensando que fue a la única ministra que se le varó el proyecto?

Qué le digo. Claro que me hubiera gustado sacar la reforma en el primer plazo, pero los tiempos, decididamente, no daban. Una reforma a la justicia no se puede debatir en cuatro horas. En el Senado nos demoramos dos días en discutir impedimentos, y realmente les hacíamos un trancón a otras leyes importantes que tenía el Gobierno. Entonces, creo que no voy a estar triste; puse lo mejor de mí y seguiré para adelante.

Por eso hay algunos sectores que siguen insistiendo, ministra, que la reforma de la justicia en Colombia no se puede dar vía Congreso, sino vía Constituyente. ¿Usted piensa eso?

A veces lo he pensado, pero el presidente Duque no –y yo no creo que podamos enfrascar al Presidente, que tiene tres años y medio de gobierno por delante, en un tema de Constituyente, porque en eso se le iría toda su agenda–, tiene un programa de gobierno más concreto y más ambicioso para ayudarnos a transformar la vida. Hay que insistir en la vía del Congreso, pero vamos a hacer otra serie de cosas. Sí nos faltó una estrategia de comunicaciones.

¿Por qué lo dice?

Porque necesitamos transmitirle al ciudadano que para lograr un adecuado servicio de justicia hay que hacer muchas cosas en diferentes niveles. Cuando uno presenta una reforma constitucional, no puede pretender transformar el mundo. Acabar con la congestión. Modificar todos los procedimientos. Estamos en un Estado de derecho, y eso tiene diferentes niveles y diferentes instrumentos. Entonces vamos a presentarles el paquete completo, y un cronograma de cuándo los ciudadanos pueden empezar, si todo se da y si hay voluntad política, a ver cambios en la justicia.

¿Y este paro de la justicia qué? Lo van a empatar con vacaciones?

Después de las vacaciones. Tal es la falta de gobernabilidad que hay en el sector, que cuando el órgano de gobierno acoge una medida, los que no están de acuerdo paran. Esto es un servicio público; aquí no hay un dialogo, una conversación, un construir colectivo en el mejoramiento de la justicia, y los jueces y estos órganos de gobierno se han simplemente empeñado en que todo es falta de recursos, y no tienen creatividad para solucionar los problemas.

¿Qué plan tiene para las cárceles? Para remediar el brutal hacinamiento de hoy no se necesita una reforma constitucional…

Tenemos un plan de choque, con una infraestructura modular. Va a haber cárceles nuevas, vamos a construir en este gobierno 12.660 cupos. Vamos a tratar de entregar rápidamente, en esa infraestructura modular, 4.800 cupos.

Estoy reviviendo los voluntariados en las cárceles. Necesitaríamos casi 13 billones de pesos para solucionar el tema de infraestructura carcelaria

Pero también estoy empeñada en humanizar las cárceles. He estado visitándolas, conversando con presos; es gente que también quiere hacer parte de la solución del problema. Estoy reviviendo los voluntariados en las cárceles. Necesitaríamos casi 13 billones de pesos para solucionar el tema de infraestructura carcelaria.

¿Y en cuanto a la política criminal, habrá cambios?

Debemos volverla más coherente. Vamos a modificar el Código Penal, porque hay una cantidad de tipos penales que ya no se compadecen con nuestra situación social. La gente debe dejar de pensar en el populismo punitivo y volver a creer en las segundas oportunidades. La otra cosa que quiero dejarle al país es un modelo de justicia rural, que nunca lo hemos tenido.

¿Y qué va a pasar con la política antidrogas?

El 13 de este mes quedará aprobada. Será integral, porque irá desde la educación, el tratamiento en el consumo, hasta la interdicción de toda la cadena.

Me alegra oírle que puede haberse hundido la reforma, pero que tiene otros muchos planes en la cabeza que pueden comenzar ejecutarse hoy…

Y tengo otra cosa superimportante que firmaremos la semana entrante: un memorando de entendimiento para ayudar a la digitalización de la justicia. O sea, tengo esos cinco temas muy importantes, no todo es reforma. Entonces no creo que sea tan inexperta técnicamente como me han dicho.

MARÍA ISABEL RUEDA
Especial para EL TIEMPO

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Empodera tu conocimiento

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.