Secciones
Síguenos en:
‘EE.UU es un aliado clave para la implementación de los acuerdos de paz’
Marta Lucía Ramírez

Marta Lucía Ramírez es la vicepresidenta y canciller.

Foto:

Vicepresidencia

ENTREVISTA

‘EE.UU es un aliado clave para la implementación de los acuerdos de paz’

Marta Lucía Ramírez es la vicepresidenta y canciller.

La vicepresidenta y canciller, Marta Lucía Ramírez, habla de su encuentro con el Secretario Blinken.

El nuevo fenómeno de la migración que tanto afecta al país logró desplazar al narcotráfico como tema central de las conversaciones que sostuvo el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, con los más altos funcionarios del Gobierno colombiano, durante la visita que acaba de realizar a Bogotá. La inhóspita frontera entre Colombia y Panamá bloquea hoy a miles de haitianos, cubanos y africanos, cuyo único sueño es llegar, como sea, a Estados Unidos. Y en la otra frontera, miles de venezolanos se desplazan a nuestro territorio para buscar sobrevivencia y refugio, ante la grave situación que padece su nación.

(Le recomendamos leer: ‘Tuve que dejar mi tierra porque me iban a matar por ser un hombre trans’).

Para la vicepresidenta y canciller, Marta Lucía Ramírez, “ningún país puede cerrar los ojos y dejar pasar toda la migración al norte como si nada”. Según la alta funcionaria, “la visita del secretario Blinken reafirma la alianza estratégica entre nuestros países y deja efectos importantes, tanto en lo regional como en lo bilateral. En lo regional, establecimos una hoja de ruta sobre atención a la población migrante, bajo los principios de humanidad y responsabilidad compartida. En lo bilateral, el diálogo de alto nivel estableció las prioridades de nuestra relación y cooperación para el próximo año.

Colombia ha pedido insistentemente que haya una responsabilidad colectiva para atender las migraciones masivas que tanto han afectado al país...

Así es, Yamid. En la reunión que hicimos con la ministra de Panamá y, posteriormente, en el diálogo virtual con otros cancilleres propuse que la política de migración a nivel regional tuviera tres principios: humanidad para con los migrantes, corresponsabilidad entre los países y temporalidad, porque esta situación no se puede prolongar indefinidamente. Nuestro país ha visto un incremento del 2.240 % en migrantes en tránsito hacia el norte, en 2021. Hemos identificado más de 90.000 personas, provenientes principalmente de Haití y Cuba, que van hacia EE.UU., México y Canadá.

No se trata de cerrar los ojos ante la gravedad del problema…

Ningún gobierno puede cerrar los ojos y dejar pasar toda la migración al norte como si nada. Primero, porque se trata de seres humanos con niños que, con cada kilómetro que recorren, se van agotando; en segundo lugar, porque ningún país tiene capacidad infinita de recibir migrantes, porque termina colapsando dentro de 2, 3 o 5 años, y eso afecta a todo el hemisferio. Por ello, hemos insistido en la corresponsabilidad como principio.

Pero ¿qué compromisos se adoptaron con Blinken y los demás cancilleres?

En la Conferencia Ministerial hubo varios compromisos, tanto de Estados Unidos como de los demás países de la región, porque todos tenemos responsabilidades y todos podemos contribuir en la solución. Acordamos atender tanto la situación de corto plazo como las condiciones estructurales que genera esta migración. Estuvimos de acuerdo en la necesidad de establecer mecanismos de control sanitario, seguridad, gestión de migrantes, de promoción del retorno voluntario y luchar conjuntamente contra la trata de personas y el tráfico de migrantes, para lo cual es necesario compartir información entre autoridades competentes y coordinar acciones. En cuanto al mediano y largo plazo, coincidimos en la necesidad de abrir caminos para la integración laboral legal.

(Además: ¿Cree que realmente es bueno con la ortografía? Demuéstrelo con este test).

¿En qué consiste la responsabilidad compartida para enfrentar el fenómeno?

Esta migración solo puede ser atendida bien si cada uno de los países asume su responsabilidad, si unimos esfuerzos y trabajamos de manera conjunta para atender la migración de forma integral, y frenar, por supuesto, el tráfico de migrantes. No podemos permitir que oportunistas se aprovechen de la vulnerabilidad del otro, para enriquecerse a costa del dolor de terceros...

¿Qué significa para Colombia el reconocimiento del secretario de Estado, Antony Blinken, de que la demanda del narcotráfico en Estados Unidos también genera el problema de producción que tiene Colombia?

Aquí tenemos que aportar todos a la solución del problema de la lucha contra la droga que se produce en Colombia, pero que tiene una gran demanda en el mercado internacional. El consumo es muy alto en Estados Unidos, así como en Europa, y ahora, lamentablemente, en Asia. Por esa razón, siempre hemos sido aliados para frenar el narcotráfico, hemos recibido un apoyo irrestricto de Estados Unidos para el fortalecimiento de la Fuerza Pública, de la justicia en Colombia, con mayor presencia en el territorio. Pero hay que hacer más y mejores esfuerzos.

¿Más esfuerzos? ¿Cómo y cuáles?

Buscar los dineros del narcotráfico, incautar los activos que tienen en el exterior, hacer la extinción de dominio, tener un trabajo permanente de inteligencia y de cooperación con la justicia colombiana, para que seamos cada vez más contundentes en quitarle los dineros al narcotráfico y desarticular este negocio infame, que tantos muertos y tanto dolor le han costado a Colombia.

(Además: El incierto futuro del páramo de Santurbán, donde esperan la delimitación).

¿Es verdad que hubo alguna tensión en la reunión de Blinken y Duque?

No son más que especulaciones. Lo único cierto es que el encuentro entre el presidente Iván Duque y el secretario de Estado, Antony Blinken, fue completamente cordial, constructivo y amigable.

¿Molestó al Presidente los reiterados llamados del sr. Blinken a la implementación de los acuerdos de paz?

Para el presidente Duque y para el Gobierno de Colombia, Estados Unidos es un aliado clave en la implementación del acuerdo de paz, que se hace con todo rigor del caso. Este tema, por supuesto, estuvo sobre la mesa en la reunión bilateral y Estados Unidos nos reiteró su apoyo. Es más, el secretario Blinken se mostró complacido de conocer, de primera mano, el progreso en la implementación del acuerdo, con énfasis en los municipios más vulnerables de Colombia.

Y, entones, ¿por qué cree que fueron tan reiteradas las peticiones del sr. Blinken sobre el cumplimiento de los acuerdos de paz, especialmente, en el sector rural?

Con Estados Unidos tenemos un diálogo muy fluido, constante y franco sobre el acuerdo, al igual que con la comunidad internacional. Los avances de la política de Paz con Legalidad han sido reconocidos. De hecho, hace tres semanas estuve en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, donde Carlos Ruiz-Massieu reconoció los que llamó avances innegables que ha tenido Colombia en su implementación.

(Le puede interesar: 'Otoniel' estaba solo cuando lo capturaron: así cayó el narco más buscado).

¿Qué significa el apoyo público que dio Blinken a las curules para la paz?

La comunidad internacional, y en este caso particular, el secretario de Estado de los Estados Unidos, Antony Blinken, respaldan y rodean las curules de paz para las genuinas víctimas, tal como lo ha hecho el presidente Iván Duque, manifestando con claridad que acata las órdenes de la Corte Constitucional. Apoyamos las curules de paz y garantizaremos que sean para las verdaderas víctimas.

Pero esta visita, para muchos, es la resurrección de las relaciones de Colombia y Estados Unidos, después de que estuvieron agónicas por culpa de dirigentes del Centro Democrático que apoyaron a Trump. ¿Usted lo cree así?

Esta visita es la reafirmación de una relación histórica y estratégica entre dos países que cumplen 200 años de relaciones diplomáticas. Nuestra relación con Estados Unidos se ha caracterizado y se seguirá caracterizando por tener un apoyo bipartidista, que en cada administración ha continuado y se ha profundizado.

Blinken prometió más ayuda a Colombia para superar la pandemia. Aparte de las vacunas que donó Estados Unidos, ¿qué puede aportar el gobierno de Biden para la salida de la emergencia sanitaria?

Estados Unidos hizo un gran aporte con 6 millones de vacunas, que ha sido muy importante, y ojalá en el futuro vengan más como donación o préstamo, tal como lo solicité en nuestra primera reunión en Washington con el secretario Blinken, en mayo de este año. En Colombia necesitamos desarrollar nuestras capacidades de innovación, investigación, emprendimiento y financiación para tener soberanía en la producción de vacunas. Contamos con el compromiso de Estados Unidos.

Blinken dijo que su presencia en Colombia es una demostración de que Joe Biden considera que el presidente Duque es un gran y fuerte aliado de Estados Unidos. Si es así, ¿por qué ha sido tan difícil un encuentro de los dos mandatarios?

El presidente Biden ha descrito a Colombia como la piedra angular de nuestro hemisferio. Lamentablemente, hay mucha gente que le apuesta a que al Gobierno le vaya mal, y si al Gobierno le va mal, pierde Colombia. Hay más de 70 presidentes en el mundo que dicen que no han podido hablar con el presidente Biden, muchos de ellos, en nuestra propia región. Ya el presidente Duque tuvo una excelente conversación telefónica con el mandatario estadounidense. Incluso lo invitó a una reunión virtual, liderada por él, sobre sostenibilidad y medioambiente.

Pero observadores insisten en que al presidente Biden le pudo haber molestado la acción del Centro Democrático a favor de la candidatura de Trump…

Esa no es una pregunta que le pueda responder yo. Lo que sí le puedo afirmar es que nuestro Gobierno siempre se ha mantenido neutral y respetuoso de los procesos electorales que desarrollan otros países. La relación estratégica entre Colombia y Estados Unidos ha sido un tema de Estado, por encima de los partidos políticos, de la filiación de uno u otro gobernante, y así seguirá siendo.

Pero le insisto: ¿la negativa de Biden no significa que estamos pagando el apoyo del Centro Democrático a Trump?

De ninguna manera. La visita de Blinken demuestran que nuestra relación bilateral se sigue fortaleciendo.

(Lea: Tras la cumbre con EE. UU., ¿qué pasará ahora con los migrantes haitianos?).

Blinken hizo observaciones sobre la implementación de los acuerdos de paz. Dijo que, si bien se ha avanzado en muchos aspectos, se debe hacer más…

Siempre se puede hacer más y, como dijo el secretario Blinken, muchas veces es más difícil implementar la paz que negociarla. Es que se trata de un proceso diseñado para cumplirse en 15 años, de los cuales llevamos 5 de implementación. El compromiso del presidente Duque es construir la paz todos los días, con esfuerzos enormes del Gobierno, con voluntad política, medidas normativas y presupuesto.

Blinken también habló de respetar el derecho a la protesta pacífica…

Nosotros hemos tenido conversaciones permanentes sobre ese asunto con el secretario Blinken, en las que hemos reiterado que los Estados, en general, están obligados a respetar los derechos de todos los ciudadanos, lo que supone respetar el derecho a la protesta pacífica, sin violencia. En el caso de Colombia, de las 15.772 protestas que hubo este año, el uso de la fuerza ha sido la excepción, al igual que las manifestaciones violentas, dado que la policía intervino solo en el 10 % de ellas. Solo en estos casos se produjo, como reacción al vandalismo, la intervención de la policía. Así habría sucedido en Estados Unidos, en Francia o Alemania.

¿Qué opina de la creación de una comisión del Congreso de Colombia para hablar con una comisión de la asamblea de Venezuela?

La política internacional del país, tal como lo dispone la Constitución colombiana en su artículo 189, numeral 2, la dirige el Jefe de Estado y se ejecuta a través del Ministerio de Relaciones Exteriores. Es totalmente inaceptable dicha pretensión de una célula legislativa de dar reconocimiento a una asamblea que se conformó espuriamente, por parte del régimen de Maduro, considerado una dictadura por parte de la comunidad internacional. Respetamos plenamente la independencia de poderes en Colombia, bajo el amparo constitucional, nada puede ir en contravía de ello, sin olvidar que cualquier postura en materia de relaciones internacionales debe ser orientada por el señor Presidente.

YAMID AMAT
Especial para EL TIEMPO

ACCEDE A CONTENIDO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

No te quedes solo con esta información.
Lee, explora y profundiza más.
¡Suscríbete ya!

COP $ 900 / MES *
Ya soy suscriptor digital

Si ya eres suscriptor del impreso, actívate

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.