¿El paro tiene en juego la estabilidad del Presidente?

¿El paro tiene en juego la estabilidad del Presidente?

Entrevista a Diego Molano, encargado por Duque para coordinar la conversación nacional.

Diego Molano aspira a la Alcaldía de Bogotá

Molano fue designado por el presidente Duque para los contactos con el comité del paro.

Foto:

Rodrigo Sepúlveda / Archivo EL TIEMPO

Por: María Isabel Rueda
08 de diciembre 2019 , 09:55 p.m.

Diego Molano, director del Departamento Administrativo de la Presidencia, es el actual ‘gerente’ del paro. Es decir, el encargado por el presidente Duque de servir ‘la paella para 30’ a los comensales de esta protesta nacional. Su propósito: servirla en una mesa de conversación y no en una mesa de negociación. Aquí explica por qué.

¿Si usted hubiera sabido con tiempo que iba a terminar montado en esta aventura, habría salido corriendo, o se quedó porque sabe que puede y tiene que ayudar?

El presidente Duque, después del 21 de noviembre, entendió que esta sociedad cambió, que la política cambió y que había que interconectar las realidades diversas que se expresaban ese día. De los que marcharon y de esa mayoría silenciosa que no marchó.

 ¿De ahí surgió la idea de instalar una gran conversación nacional, que es concretamente la que le encargaron?

Sí. Se ideó como un mecanismo para ganar confianza, y por lo tanto es un reto que asumo con toda la responsabilidad, sabiendo que es un proceso muy complejo. Será el mecanismo que nos permitirá entender y organizar la discusión nacional, para cerrar las brechas actuales en torno a los problemas que se les presentan a los jóvenes, a los campesinos, a los microempresarios.

¿Cree que realmente detrás del paro y de las marchas hay un intento de derrocar al Presidente de la República?

Como él lo ha dicho, aquí hay un grupo muy importante de mayorías silenciosas que no han marchado. Y hay otro que ha marchado en paz. Pero hay un grupo pequeño que tiene intereses políticos de desestabilización y de despertar odio. Lo que se busca con la conversación nacional es que se aceleren los programas de gobierno y se permita desarrollar nuevas iniciativas, pero sin incitar al odio o a paralizar los avances. Lo dijo claramente el Presidente: aquí no puede haber ni imposiciones ni ultimátums, porque eso impide que la protesta sea canalizada de manera adecuada.

¿O sea que estudiar e incluso adoptar los 13 puntos que han presentado los del comité del paro es la condición para no tumbar al Presidente? ¿O esa es una versión exagerada de la situación?

El Presidente planteó la conversación nacional y la definió como un mecanismo para ganar confianza con las instituciones y entre los ciudadanos. Se parte de un respeto a la Constitución del 91, que se debe profundizar materializándose en el respeto por las garantías de muchos de los derechos y deberes que tienen los colombianos. Aquí no hay amenaza contra el presidente Duque. Lo que hay son unos temas que se deben resolver y lo que buscamos con la colaboración de otros sectores, lo que desde luego incluye al comité del paro, es que esos sinsabores que hay con respecto a determinados temas sociales se puedan discutir y solucionar. Esto debe terminar en mejores políticas públicas, en acelerar los programas del Gobierno, en ampliar algunos de los programas con iniciativas legislativas.

El presidente Duque, después del 21 de noviembre, entendió que esta sociedad cambió, que la política cambió y que había que interconectar las realidades diversas que se expresaban ese día

El comité del paro exige ser tratado como una mesa ‘única, exclusiva y superior’, como si fuera una constituyente. Ustedes insisten en que es una mesa de conversación. ¿Será porque ellos temen que les parcelen la mesa y pierda fuerza el paro?

Precisamente esa es la responsabilidad que el presidente Duque nos ha señalado. Algunos marcharon muy organizados y reconocemos que el comité del paro tiene en esa medida una legitimidad. Pero otros marcharon sin organización han expresado su desconfianza a través de cacerolazos. Y hay otra inmensa mayoría que no marchó. La responsabilidad nuestra ante la diversidad de opiniones y posiciones es organizar esa conversación nacional, para tener la foto completa y poder resolver con soluciones concretas. Los 13 temas del comité del paro nos exigen que antes de entrar a esa discusión sepamos bien en qué consisten.

¿O sea que no habrá una sola mesa sino varias, cuantas se necesiten?

No podemos establecer una sola mesa que sea la única que pueda discutir los temas nacionales. Este gobierno fue elegido democráticamente por 10 millones de votos, tiene un programa de gobierno y un plan de desarrollo. Si hay problemas, el Gobierno los asume –como dijo el Presidente– con humildad, y se harán los cambios. Pero aquí no está en juego el Estado ni está en juego la estabilidad de la Presidencia de la República.

(Lea también: ‘Un Canto x Colombia’ movilizó a miles de personas en Bogotá)

Paro

Momento en el que la tarima móvil del concierto de un canto por Colombia pasa por el parque de los Hippies, este domingo 8 de diciembre.

Foto:

Julián Espinosa. EL TIEMPO.

De los 13 puntos del comité del paro, hay unos puntos más fáciles que otros para conversar o negociar. Por ejemplo, el punto del tal ‘holding’, ¿qué le pasa al país si no se hace ya?

Se dice que este 'holding' era para privatizar una cantidad de entidades públicas. No. La verdad es que busca crear un grupo público. Pero el Gobierno no se puede paralizar en la toma de sus decisiones.

Pues claro que no. El Gobierno, por ejemplo, no puede comprometerse a tumbar la ley de financiamiento, porque ya no está en los predios de la Casa de Nariño, sino que está sometido al desarrollo de una competencia del Congreso. Otra cosa absurda es que el comité del paro le prohíbe al Gobierno presentes o futuras reformas laborales o pensionales. Esa prohibición el Gobierno no la puede aceptar…

Por eso, la discusión entre si lo que hay es una mesa de conversación o una mesa de negociación no es meramente semántica. Si esta es una mesa exclusiva, pues tampoco podría discutirse en las otras instancias a las que corresponde discutir el tema, como las organizaciones laborales, pensionales: hay más de 20 a las que el tema les incumbe. Pero, simultáneamente, hay una mesa de concertación laboral en la que están los sindicatos, las empresas y el Gobierno y a donde deberían ser llevados esos temas. Antes de sentarnos a generar esa mesa que ellos quieren, hay que definir cuáles son los alcances y las instancias para resolver esos 13 puntos, para que se haga responsablemente por parte del Gobierno Nacional, y sin imposiciones.

¿El Gobierno puede comprometerse a no volver a privatizar ni a enajenar bienes del Estado porque así se lo exige el comité del paro?

Por supuesto que no. Las privatizaciones significan discusiones que terminan involucrando necesariamente al Congreso y a los concejos, entre otras instancias.

La responsabilidad nuestra ante la diversidad de opiniones y posiciones es organizar esa conversación nacional, para tener la foto completa y poder resolver con soluciones concretas

En el punto del respeto por los acuerdos de paz, la respuesta del Gobierno es que se está cumpliendo. Pero ¿podría hacerse un esfuerzo mayor?

Lo ha dicho el presidente Duque claramente. Hasta el punto de que el alto consejero para la Estabilización, Emilio Archila, acaba de recibir un premio en reconocimiento por el cumplimiento de los compromisos de los acuerdos de paz. Mantener a más 11.000 excombatientes, 90 por ciento con seguridad social, y que cada día sean más los proyectos productivos que se están creando, es tener un compromiso muy serio con la política de paz con legalidad del Gobierno. Creamos una mesa la semana pasada en el marco de la conversación nacional, en la que estuvieron críticos, y organizaciones de afros e indígenas que tienen preocupaciones sobre cómo van los programas. Lo que no puede ser es que la imposición de la discusión de la paz solo permita que hablemos de esos problemas con el comité del paro, cuando hay incluso instancias creadas por el mismo acuerdo para hacer seguimiento al acuerdo con las Farc.

(Le puede interesar leer: Las piezas desconocidas del caso Dilan y del capitán del Esmad)

¿Usted diría que su misión tuvo éxito si logra desmontar el paro antes de que acabe el año, y que fracasó si este continúa en enero?

El éxito de la conversación nacional que ha planteado el presidente Duque y que nos ha encargado de coordinar consiste en que podamos organizar esta conversación con temas concretos e ir tomando decisiones. De hecho, el éxito puede comenzar a darse progresivamente cuando se vaya ganando confianza entre las partes.

Marchas Bucaramanga 4D

Manifestantes marchan por las calles de Bucaramanga.

Foto:

Jacobo Lozano

¿Por ejemplo?

El Presidente ya ofreció sacar de la ley de financiamiento un artículo que creaba malas interpretaciones entre los jóvenes. Se están estudiando nuevos incentivos económicos para su primer empleo. Se reunió con los alcaldes electos y se incluyeron en la ley de crecimiento económico importantes medidas sobre infraestructura. Se reunió con comerciantes afectados por el vandalismo y por el invierno y sacó una línea de crédito blanda para ayudarlos. El sistema de regalías se está estudiando para asignarle más recursos al medioambiente. El Presidente entendió que esta sociedad cambió, que debe tramitar esta diversidad de requerimientos con actitud de humildad pero con firmeza para que todos tengan voz. Y puso como plazo máximo el próximo mes de marzo, luego de haber efectuado un proceso bien organizado para tener mejor entendidos los programas, proceder a su aceleración, tener nuevas políticas públicas y nuevas iniciativas legislativas que las van a tramitar. Se lo repito: el Presidente escucha y actúa.

Para terminar, me sorprende de dónde sacaron a un funcionario de su categoría para un oficio tan difícil. Usted ha ocupado puestos públicos importantes en los últimos años, pero ninguno tan definitivo para el presente nacional. ¿Hasta dónde fueron a redescubrirlo?

He estado siempre aquí, al lado del presidente Duque, del Centro Democrático, aquí he hecho toda mi carrera política, y hay que poner al servicio de la patria todas las potencialidades, con mucha humildad.

MARÍA ISABEL RUEDA
Especial para EL TIEMPO

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.