El candidato presidencial que prometió ponerle techo a Bogotá

El candidato presidencial que prometió ponerle techo a Bogotá

Era conocido como el candidato vitalicio. Se lanzó a la presidencia desde 1958 hasta 1974.

Gabriel Antonio Goyeneche

Gabriel Antonio Goyeneche fue un candidato singular en tanto algunas de sus propuestas, dichas con seriedad, oscilaban entre lo absurdo y lo chistoso.

Foto:

Archivo Particular

Por: JAVIER FORERO
24 de enero 2020 , 06:40 p.m.

Gabriel Antonio Goyeneche era un hombre nacido en Socha (Boyacá). Se le veía rondar por las instalaciones de la Universidad Nacional de Colombia, donde vivió en una de las habitaciones de la Facultad de Veterinaria.

Sobrevivía con la venta de pequeños panfletos en los que estaban plasmadas algunas de las propuestas de su plan de gobierno.

Tenía claras sus aspiraciones: ser Presidente de la República. Su sueño no sería vencido tan fácilmente y por eso se postuló como candidato presidencial independiente desde 1958 hasta 1974.

Algunas de sus propuestas eran: crear una marquesina para proteger a Bogotá de la lluvia, proyecto que sustituyó por el de mantener a las fuerzas aéreas bombardeando las nubes que se acercaran a la ciudad.

Gabriel Antonio Goyeneche

Gabriel Antonio Goyeneche.

Foto:

Archivo Particular

También propuso pavimentar el río Magdalena, porque la navegación era un caos y ya que el agua estaba dispuesta solo había que agregar arena y cemento; igualmente buscaba convertir la chicha en champaña y echarle anís a los ríos para que fueran de aguardiente.

"Goyeneche estableció su sede itinerante de campaña entre la Ciudad Universitaria, algunos colegios tradicionales de la capital y el circuito de cafés y plazas ubicadas en inmediaciones de la avenida Jiménez, irradiando desde éstos su proselitismo sincero en todas las direcciones". apuntó el escritor Andrés Opsina.

Según lo relata en el libro 'Biografía del disparate' el cronista Pedro Claver Téllez, "en 1958 Goyeneche encabezó la campaña a la presidencia de la República por el Movimiento Revolucionario Liberal. En plazas y calles hablaba con la gente, polemizaba, explicaba su programa de gobierno. Sacó doce votos. "Los doce apóstoles" -dijo- con resignación bíblica".

El doctor Goyeneche era hábil con las palabras, y su discurso denotaba un humor peculiar y brillante. Decía profesar la austeridad y por ello justificaba con su conducta el uso de ropas maltrechas donadas por los estudiantes. Al exponer sus programas se tornaba eufórico, aún cuando la mitad de Bogotá estuviera mofándose de él.

En 1966 repitió la aventura de las elecciones presidenciales. Tras depositar su voto en la urna, tuvo una indisposición. Salió corriendo hacia una cafetería de la carrera octava. Más tarde, con el intestino aliviado, declaró: "Esto de ser candidato no es cuestión baladí. La angustia se paga con diarrea". Goyeneche se acostaba pronto.

Para hacer un rico cada día en cada cuadra, a diario se escogerá un individuo pobre que habite en una manzana de la ciudad. Los demás habitantes, sean quienes fueren, le darán al seleccionado un peso

"A las seis de la tarde es media noche para mí". Pero ese día hizo un esfuerzo para conocer el escrutinio. Treinta y tres votos... "¡¡Treinta y tres!!" -exclamó-. Treinta y tres como treinta y tres años tenía Jesucristo cuando murió en la cruz. Treinta y tres es un número cabalístico. Esto quiere decir que los grandes días están por llegar", apuntó Goyeneche.

Consciente de la necesidad de diseminar sus ideas por donde fuera posible, el doctor Goyeneche se hizo cliente de privilegio de tipografías e imprentas pequeñas, de las que fue muy cumplido pagador.

"Cada cierto número de días iba con sus borradores, para solicitar a los linotipistas su inmediata impresión. Luego regresaba a reclamarlos, ya convertidos en cientos de hojas, que luego habría de distribuir entre sus simpatizantes, por un costo de cinco centavos, única vía real de financiación de su campaña", relató el escritor Andrés Ospina.

En 1970 de nuevo retó a la fortuna. Enfrente destacaban las candidaturas de Misael Pastrana Borrero y Gustavo Rojas Pinilla.  Pero tampoco lo logró.

Goyeneche falleció en 1978 y se llevó consigo la que, para él, era la fórmula para acabar con la pobreza. 

"Para hacer un rico cada día en cada cuadra, a diario se escogerá un individuo pobre que habite en una manzana de la ciudad. Los demás habitantes, sean quienes fueren, le darán al seleccionado un peso. Así el desdichado compatriota saldrá de sus necesidades inmediatas. Al día siguiente otro será el favorecido con el peso general y con el tiempo todos seremos ricos por igual".

Goyeneche murió sin ver colmada sus aspiraciones de transformar la vida de los colombianos, pavimentar el río Magdalena, terminar con la alopecia de los hombres, implantar el inodoro sin agua ni papel higiénico, entre otros.

Otras curiosidades presidenciales

-  Rafael Núñez ha sido el colombiano elegido más veces para gobernar a Colombia, aunque no ejerció el poder en su totalidad, unas veces por problemas de salud y otras por circunstancias políticas. Fue elegido en 1880, 1884, 1886 y 1892.


- Colombia es de los países que menos golpes de Estado ha sufrido. Estos se pueden clasificar en golpes de cuartel y golpes de opinión. De los primeros ha habido dos: el del general José María Melo, el 17 de abril de 1854, que derrocó a José María Obando, y el del general Tomás Cipriano de Mosquera, quien se tomó el poder el 18 de julio de 1861.

- Los golpes de opinión fueron el del general Santos Acosta, el 23 de mayo de 1867; el de José Manuel Marroquín, quien derrocó a Manuel Antonio Sanclemente el 31 de julio de 1900 y el del general Gustavo Rojas Pinilla contra el designado a la presidencia, Roberto Urdaneta, en 1953

- La diferencia más pequeña en una elección fue en 1970 cuando Misael Pastrana Borrero le ganó a Gustavo Rojas Pinilla por únicamente 63.557 votos. El total de las votaciones fue respectivamente de 1.625.025 por el primero y 1.561.468 del general.

- Tres presidentes de Colombia han sido excomulgados por la Iglesia Católica: el general Tomás Cipriano de Mosquera, el general José Hilario López y Rafael Núñez


- El único presidente de Colombia muerto en ejercicio del poder fue el doctor Francisco Javier Zaldúa, elegido para el período constitucional de 1882 - 1884. Murió en el Palacio Presidencial el 21 de diciembre de 1882 a los 71 años.

- La mujer que menos sufragios ha tenido es Regina Betancourt, con 126 votos en 1978.

JAVIER FORERO 
Redacción Política

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.