El drama de comunidad indígena de Amazonas afectada por coronavirus

El drama de comunidad indígena de Amazonas afectada por coronavirus

Hojas de matarratón y eucalipto, ajo y limón, hacen parte de la estrategia para combatirlo 

amazonas

La comunidad compró tres trajes, que lavan todos los días, para que dos enfermeros puedan atender a los afectados.

Foto:

Archivo particular

Por: Política
19 de mayo 2020 , 06:12 p.m.

El resguardo de San Sebastián de los Lagos está ubicado a unos 10 minutos de Leticia, en Amazonas. Es prácticamente un barrio de esa capital, pero también puede ser considerado hoy como el área indígena más contaminada por el coronavirus.

Su gobernador es John Jairo Chota quien desde hace más de tres semanas fue contagiado por el virus, según él, “lo más seguro”, en una oficina de la Gobernación del Amazonas.

(Le puede interesar: Nombran hijo de 'expara' como coordinador de víctimas de Mininterior)

Ahora pasa sus días confinado en su pequeña casa del resguardo, armado de un tapabocas y evitando salir para no contagiar a su familia o alguno de sus vecinos.

Lo único que tengo para cuidarme es la medicina tradicional, la que me han recomendado los médicos tradicionales, porque hasta nuestra tierra no están llegando las EPS”, aseguró el líder de la comunidad.

“Lo máximo que hicieron fue venir a tomarnos las muestras para después llamarnos por celular para decirnos que las pruebas que nos hicieron habían resultado positivas”, es el reclamo que lanza Chota.

(Le recomendamos: Estafa: 'Así me robaron más de $ 2 millones por una falsa encomienda')

amazonas

El gobernador de la comunidad, John Jairo Chota.

Foto:

Archivo particular

Según su versión, de las 1.020 personas que integran su comunidad,  ya han sido confirmados 28 casos de contagiados con covid-19, pertenecientes a 16 familias. Pero él estima que al menos el 30 por ciento puede ya ser portador del virus.

El cuidado

De acuerdo con Chota, la de San Sebastián es una comunidad muy pobre, por lo que sus habitantes no tienen suficientes recursos para adquirir elementos que les permitan mantener los controles de bioseguridad. En buena medida han acudido a la caridad.

Fue así como una familia de Leticia les regaló una máquina de coser y con eso están haciendo sus propios tabocas. La tela con la que los fabrican también se las regalaron.

Como en el lugar igualmente escasean los medicamentos, especialmente por la falta de plata para comprarlos, su opción fue acudir a la medicina tradicional. El problema es que dos de esos médicos terminaron contagiados.

Por ahora, según contó Chota, solo está activa una mujer, que se encarga de preparar los insumos en su casa y los manda a domicilio a los enfermos.

Y la punta de lanza para enfrentar el coronavirus es el té de yambú o botoncillos, que se mezcla con ajo y limón, y se toma tres veces al día.

(Le sugerimos: Los artículos que entran en la lista de los tres días sin IVA)

Como saben que en últimas este es un problema pulmonar, están haciendo unos remedios. Desde Bogotá les han enviado eucalipto, el cual revuelven con plantas locales, como el matarratón, bordoncillo, hoja pico, hoja de piraruku, albahaca, sacha y hasta panal de abeja, “para hacer unas vaporizaciones, para abrir los pulmones”. A esto le agregan unas gárgaras con sal y limón. 

“Y lo cierto es que hasta ahora nadie se ha muerto en nuestra comunidad”, resaltó Chota en su diálogo con EL TIEMPO.

Como es apenas obvio, en esa comunidad no existe el servicio de mensajería, por lo cual la tarea de llevar los remedios a los enfermos y tomarles la temperatura corre por cuenta de los dos enfermeros indígenas con los que cuentan.

Ellos recogen las preparaciones donde la médica tradicional y los llevan hasta las casas de los afectados.

Con recursos de la comunidad lograron adquirir tres trajes antifluidos y máscaras de protección, con los cuales ellos cumplen su tarea. “Los lavan todos los días para que estén desinfectados”, contó el gobernador.

Chota, como máxima autoridad del resguardo, todos los días -evitando el contacto con cualquier persona- pasa a un salón contiguo a su casa en el que está instalado un altavoz. Desde allí cada mañana envía mensajes de aliento a su comunidad.

Pero también todos los días reitera las medidas de autoprotección. Les recuerda la necesidad del aislamiento preventivo, les pide que usen el tapabocas y que se laven continuamente las manos.

Y lo más importante, les pide que no vayan al casco urbano de Leticia, la que hoy puede ser considerada como la ciudad con más contagiados del país por millón de habitantes.

(Le recomendamos: 'Sobreviví al coronavirus, pero mi esposo perdió la batalla')

Chota cree que ya superó el coronavirus, pero sigue cuidándose y mientras tanto sigue buscando ayuda para proteger a su comunidad, integrada por 1.020 personas.

Su preocupación ahora es contactar a algún  proveedor de tecnología para salud que  les ayude  a conseguir algunos elementos que requieren en su comunidad como los relojes inteligentes que miden la presión o el pulso cardíaco.


POLÍTICA

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.