Caso Santrich provocó renuncia del Fiscal y tensión institucional

Caso Santrich provocó renuncia del Fiscal y tensión institucional

Este miércoles fue un día particular para Colombia tras la decisión de la JEP en el caso del exFarc.

Iván Duque

El presidente Duque está reunido con parte de su gabinete en la Casa de Nariño.

Foto:

Presidencia

Por: Política
16 de mayo 2019 , 07:26 a.m.

El presidente Iván Duque aseguró en la noche del miércoles que, no obstante la decisión de la JEP de ordenar la libertad del exguerrillero de las Farc, Jesús Santrich, acusado de narcotráfico, su solicitud de extradición “no es un caso cerrado”.

Duque dijo que estará “listo a firmar la extradición” del exguerrillero, quien se encuentra en prisión desde el 9 de abril del año pasado.

El Presidente, según una declaración emitida anoche, confía en que la apelación de la Procuraduría, a la negativa de la JEP de autorizar la extradición del exguerrillero, surta efecto y el acusado pueda ser enviado a los Estados Unidos para su juzgamiento.La apelación tendrá que ser resuelta por una sala de la JEP distinta a la que este miércoles frenó su extradición.

En la misma declaración el jefe de Estado invitó a “los partidos políticos para que adelantemos todas las reformas necesarias que nos permitan cerrarles las puertas al narcotráfico, a la impunidad, fortaleciendo la extradición como uno de los mecanismos que han probado su eficacia en la lucha contra los criminales transnacionales”.

El gobierno de Duque y sus aliados consideran que el acuerdo de paz con las Farc, firmado por el anterior gobierno, abrió la puerta para acabar con la extradición como herramienta de lucha contra el narcotrárfico.

El gobierno de Iván Duque y sus aliados libran una gran lucha por reformar el acuerdo de paz en temas específicos como la extradición, figura que consideran fue debilitada por lo pactado en La Habana.

El sacudón político

La garantía de no extradición extendida por la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) a Santrich, acusado de tráfico de drogas después de la firma del acuerdo de paz con esa guerrilla, generó este miércoles un sacudón institucional.

La JEP argumentó que la falta de pruebas por parte de Estados Unidos y la insuficiencia de la evidencia por la Fiscalía y “serias irregularidades” de la agencia antidrogas estadounidense, DEA, no le permitieron evaluar la conducta de narcotraficante que se le atribuye al exguerrillero ni la fecha en que habría incurrido en ella.

La primera consecuencia de la decisión de la JEP fue la renuncia “irrevocable” del fiscal general, Néstor Humberto Martínez Neira, apenas dos horas después. El jefe del ente acusador se fue de su cargo por no compartir el fallo del tribunal y porque considera que este traerá resultados nefastos para la sociedad colombiana.

Según dijo, la decisión de la JEP “consolida en Colombia un estado de cosas antijurídico que conjura contra el Estado de derecho de la nación y expone a nuestra sociedad frente al crimen”.

También aseguró que esta decisión “destruye la muralla” que el acuerdo de paz construyó entre la reinserción y el narcotráfico, cuya “promiscua relación constituye una amenaza para la democracia” que “hace trizas la cooperación internacional”, además de que “se abrió una puerta falsa para restringir la extradición”.

La Procuraduría de inmediato anunció que apelará el fallo. Para el Ministerio Público, “la acusación de la autoridad judicial extranjera contra Jesús Santrich goza de presunción de legalidad”.

Dijo que “la competencia para continuar con el estudio de este caso le corresponde a la Corte Suprema, dado que los hechos investigados ocurrieron con posterioridad a la firma del acuerdo de paz”.

Este hecho parece sentar un precedente crítico para la extradición con los Estados Unidos, un instrumento que ha sido utilizado por décadas para luchar contra el tráfico de las drogas. Y podría también afectar las relaciones con ese país, sobre todo en lo que tiene que ver con la cooperación judicial.

La embajada de Estados Unidos en Colombia deploró, a través de su cuenta en Twitter, la salida del jefe del ente acusador. “El fiscal general Martínez y su vice fiscal, María Paulina Riveros, son grandes patriotas que promovieron el estado de derecho en Colombia y abogaron por nuestra vibrante y productiva cooperación judicial bilateral”.

Hay quienes, como el exfiscal general, Alfonso Gómez Méndez, creen que la no extradición de Santrich puede afectar más el acuerdo de paz con las Farc que si hubiera sido extraditado.

El presidente Iván Duque, quien tenía agenda en Medellín para asistir a un encuentro de empresarios cuando se conoció la noticia, decidió retornar de inmediato a Bogotá y desde el mediodía se instaló en la Casa de Nariño para atender la crisis.

De inmediato Duque convocó a su equipo más cercano a su despacho para comenzar a analizar la situación.

Durante la tarde recibió decenas de llamadas, hizo consultas y se puso al frente de la situación.

En la tarde de este miércoles hubo un gran revuelo político. Mientras el presidente Duque deliberaba en Palacio, el uribismo lo hacía en la Presidencia del Senado y la plenaria de la corporación, donde se advertía un gran debate sobre el tema, fue cancelada.

POLÍTICA

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.