Cinco países estudian si demandan al presidente de Venezuela

Cinco países estudian si demandan al presidente de Venezuela

El canciller Carlos Holmes Trujillo indicó que analizan si lo hacen conjuntamente ante la CPI.

Carlos Holmes Trujillo, canciller de Colombia

El canciller Carlos Holmes Trujillo explica sus gestiones regionales y ante las Naciones Unidas para encarar la crisis de la migración venezolana.

Foto:

Mauricio Dueñas / EFE

03 de septiembre 2018 , 09:04 a.m.

Usted acaba de llegar de las Naciones Unidas, donde informó que el Gobierno respetará los acuerdos con las Farc, pero les hará modificaciones. ¿Cuáles concretamente?

Primero, que el narcotráfico en adelante no sea considerado como delito conexo al político, y por lo tanto amnistiable. Segundo, desmovilizado de las Farc que sea encontrado en posesión de bienes o recursos que no fueron declarados oportunamente, será sometido a las más severas sanciones. Tercero, volver a la erradicación forzosa de cultivos ilícitos, sin cerrar la puerta a la erradicación voluntaria, viable y eficaz, y naturalmente respetando los acuerdos de erradicación voluntaria que se hayan hecho.

¿Les informó que eventualmente regresaremos a la aspersión aérea?

Eso no se discutió, pero por supuesto que es una posibilidad. Y en cuarto lugar, que el miembro de las Farc, integrante del Congreso, que sea encontrado culpable de delitos de lesa humanidad por la JEP, deba retirarse del Congreso, pero el partido político Farc conservaría la competencia para designar a la persona que lo reemplazará. Les informé también que todo esto quiere hacerse en el marco del gran pacto por Colombia.

¿Usted simplemente les informó, o ellos opinaron?

Simplemente les informé. Los pronunciamientos del Consejo de Seguridad tienen que ver con los informes que se presentan en Colombia por parte de la misión de verificación.

¿Y con respecto de la misión de verificación que ya termina, Colombia va a pedir que se amplíe?

Ya lo pidió. Por un año más, de acuerdo con los mandatos del Consejo de Seguridad.

¿Y ya aceptó el Consejo de Seguridad?

Todavía no. Se acaba de pedir, no se han cumplido todavía los términos para la respuesta.

Nicaragua. ¿Cuándo nos toca volver a intervenir en los procesos ante La Haya?

Están fijadas las fechas para la presentación de las dúplicas, que son en noviembre de este año y febrero del próximo. El presidente Duque ha estado muy atento a esta situación; nos hemos reunido recientemente con los agentes y con el equipo de abogados, y estamos analizando muy cuidadosamente el siguiente paso que se va a dar.

¿Va a haber cambios en el equipo de los agentes o de los abogados?

Esa decisión no se ha tomado, pero naturalmente teniendo en cuenta la premura de los tiempos, es muy importante contar para esta etapa con ese conocimiento tan juicioso que tienen el actual equipo legal y los agentes.

Una de las consecuencias del fallo de La Haya es que, como se anunció desde el Gobierno anterior, habrá que negociar con Nicaragua cómo va a ser el manejo de los límites marítimos. Pero, en este momento hay una dictadura en Nicaragua. ¿Cómo va el Gobierno colombiano a sentarse a negociar el fallo de La Haya con una dictadura?

No, Colombia va a acudir a todos los mecanismos jurídicos, políticos y diplomáticos para efectos de defender en forma sólida, decidida e integral sus intereses. Y los pasos que se den, naturalmente tendrán que tener en consideración la coyuntura política que está atravesando ese país.

Otra papa caliente: el nombramiento del exprocurador Ordóñez en la OEA. ¿Usted qué opina de las críticas que se le han hecho por considerarlo inconveniente por sus posiciones ideológicas?

Las críticas en democracia son perfectamente normales. Pero a la OEA no se va a expresar posiciones personales, sino a ser el vocero, defensor y promotor de los intereses del Estado y de la política exterior del Gobierno.

O sea, ¿ese nombramiento es irreversible?

El nombramiento está hecho. Y el doctor Ordóñez tiene todas las condiciones para ejercer el cargo.

Versiones que tengo indican que habría un acuerdo con Chile, Argentina, Perú y Colombia, y eventualmente Paraguay, para presentar una demanda contra Maduro ante la CPJ. ¿Esa demanda ya está lista?

Hay un proceso de diálogo con varios países de la región que tienen ese propósito, y que acompañaría las posiciones del señor Secretario General de la Organización de los Estados Americanos. En su momento se harán los anuncios correspondientes.

¿O sea que sí hay un proceso andando? ¿Cuándo se anunciaría?

Se estudia si será una posición conjunta de varios países. Cualquier decisión que se tome se anunciará en la Asamblea General de la ONU.

Hay unas propuestas, entre otras la del experto internacionalista Enrique Gaviria Liévano, de que se discutan unas cuotas, como se pactaron en Europa en su momento, para los inmigrantes venezolanos. ¿Usted es partidario?

Queremos darle al tratamiento de esa crisis migratoria una visión integral. En lo nacional se sigue actuando, pero se van a adoptar medidas adicionales. Ya se identificaron los sectores prioritarios y se está en la etapa de concreción de las medidas.

En lo regional, se ha tenido un contacto permanente con las autoridades migratorias de Perú, Ecuador y Brasil y hay pasos concretos para que se reconozca el efecto regional de la crisis.

Y, en lo internacional, se tuvo un contacto muy cuidadoso con toda la comunidad internacional, con agencias financieras internacionales de desarrollo, antes de la posesión del presidente Duque, y, con posterioridad, viajé a Naciones Unidas, me entrevisté con el secretario general, con el Consejo de Seguridad, con los miembros no permanentes que empiezan su periodo el primero de enero del próximo año, con la presidenta de la Asamblea General, con la embajadora de Inglaterra, país que atiende los asuntos de Colombia en Naciones Unidas, y con la subsecretaria para Asuntos Políticos.

¿Y qué hemos logrado?

Constituir un fondo humanitario de emergencia, y pedir la designación de un enviado especial, dentro del marco de las Naciones Unidas, que coordine la acción multilateral en esta materia. La próxima semana voy a los Estados Unidos, la semana siguiente iré a la Unión Europea, e iré también a Ginebra a entrevistarme con la Organización Internacional de Migraciones y el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados.

Y en el marco de las Naciones Unidas, Colombia promoverá un encuentro al que está invitándose a los países de la región que han sido afectados por la crisis, países donantes y cooperantes, y organismos financieros internacionales de desarrollo.

Sí, pero con todo respeto, uno no ve en los países de la región esa solidaridad que usted está describiendo. Brasil militarizó la frontera; Ecuador y Perú están pidiendo pasaportes a estas personas, que muy posiblemente no lo tienen y no les queda más remedio que devolverse a Colombia.

No, todo lo contrario. Los encuentros que le he señalado conducen a la armonización de la acción de los distintos países que se ven más afectados por la crisis. Por supuesto que el más afectado es Colombia. Lo que pasa es que esos reconocimientos no se hacen de la noche a la mañana.

Hay avances clarísimos, tanto en el reconocimiento de la dimensión regional y en las acciones que deben armonizarse, como en lo que tiene que ver con los pasos que está dando la comunidad internacional.

Una de las principales preocupaciones sobre esta diáspora venezolana es la situación salud. ¿Colombia está preparada para atender la tragedia de tantas personas inatendidas en su país, en cuanto a las posibilidades de transmitir enfermedades que ya están incluso erradicadas?

Es absolutamente claro que la capacidad presupuestal e institucional colombianas son insuficientes frente a la magnitud de la crisis. Esa es la razón por la cual les estamos dando tanta prioridad a las acciones regional y multilateral. Por eso estamos insistiendo, con tanta dedicación, con tanto cuidado, en la integración del fondo multilateral de emergencia, y en la designación del enviado especial dentro del marco de Naciones Unidas, cuya tarea será coordinar la acción multilateral para hacerle frente a la crisis migratoria venezolana.

Usted estuvo este fin de semana en La Guajira, descríbame cómo es la situación que usted vio allá...

Dramática. A la precaria situación que ya vivía el departamento de La Guajira ahora se suma el impacto inmediato de la crisis migratoria. Por esa razón se va a estudiar en el Consejo de Ministros la posibilidad de la declaratoria de la emergencia económica y social para La Guajira. Esto hay que analizarlo con mucho detenimiento. Pero hay que poner en marcha la solidaridad nacional.

Creo que las universidades, a través de sus facultades de medicina, pueden cumplir un gran papel con jornadas humanitarias de emergencia, como lo pueden hacer otras facultades en otras áreas necesarias para atender la crisis. Hay que tomar medidas adicionales en materia de seguridad, por eso se va a convocar un consejo de seguridad en Fonseca.

Y se convocará un Consejo de Ministros humanitario en La Guajira. Es decir, esto requiere más acción nacional, más acción regional, más acción internacional, y más solidaridad de los colombianos.

Otro aliado en este gravísimo problema sería Estados Unidos. Pero hay la preocupación de que el Departamento de Estado pueda estar ‘inquieto’, por la forma como se ha interpretado recientemente el instrumento de la extradición por parte de la Corte Constitucional. Ellos estarían considerando que hay cambios que lo inactivan. ¿Usted ha recibido alguna inquietud al respecto?

La actitud de Estados Unidos con respecto a los propósitos de este Gobierno es de gran solidaridad. Así se sintió cuando visitamos Washington con el presidente Duque y en los contactos permanentes que tenemos con EE. UU. Voy a Washington la semana que viene a seguir tratando estos temas, tenemos propósitos comunes como el de combatir severamente el problema mundial del narcotráfico. También mantener la vigencia y la fortaleza de la extradición, como mecanismo de cooperación judicial.

Pero, concretamente, ¿si ha habido molestia?

Naturalmente todo lo que tenga que ver con el debilitamiento de una herramienta fundamental de cooperación judicial, suscita inquietudes.

¿Cuáles diría, finalmente, que son los cambios de esta Cancillería con respecto a la anterior?

En el gobierno del presidente Duque se desarrollará una diplomacia para la legalidad del emprendimiento y la equidad, con base en la sostenibilidad ambiental y la innovación. Será una política exterior dinámica, proactiva, propositiva, modernizada tecnológicamente, fortalecida desde el punto de vista de su capacidad de análisis político y geopolítico, y sintonizada con la necesidad de compartir la cultura de la información. El presidente Duque quiere que cuando termine su gobierno, hayamos construido una carrera diplomática a la altura de las mejores del mundo.

MARÍA ISABEL RUEDA
Especial para EL TIEMPO

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.