Córdoba propondrá reforma para que la Contraloría tenga más dientes

Córdoba propondrá reforma para que la Contraloría tenga más dientes

El nuevo contralor general dice que es necesario que el organismo tenga funciones preventivas.

Carlos Felipe Córdoba, contralor general

Carlos Felipe Córdoba, de 38 años, fue elegido por el Congreso, con 203 de los 248 votos en disputa.

Foto:

Diego Caucayo / EL TIEMPO

Por: Yamid Amat
25 de agosto 2018 , 10:00 p.m.

El nuevo contralor general de la república, Carlos Felipe Córdoba, comienza su periodo pisando duro y anuncia un riguroso seguimiento a los recursos públicos. Para ello, revela que presentará, al día siguiente de su posesión, una reforma de la Contraloría para cambiar el modelo del control fiscal.

En esta entrevista detalla en qué consiste el nuevo modelo. Para el cuidado y la protección de los recursos públicos, Córdoba prefiere que los llamados cupos indicativos (para inversión en las regiones), conocidos popularmente como la ‘mermelada’, sean manejados directamente por el Gobierno y no por los congresistas.

Córdoba, ex auditor general, tiene un máster de la Universidad Rey Juan Carlos de España en Acción pública, fortalecimiento institucional y participación ciudadana en el Estado de derecho. Por eso, pide a la ciudadanía que colabore con la Contraloría.

¿Por qué hay tanta corrupción en Colombia?

Yo creo que es un problema de principios y valores, de educación. Nos hizo mucho daño la cultura mafiosa del dinero fácil. Tenemos que tratar de cambiar eso en nuestra juventud. Por eso es tan importante la participación de la ciudadanía, la creación de veedurías ciudadanas para que ellos mismos tengan la claridad de que tienen derechos, pero también deberes como ciudadanos.

¿Dónde está la corrupción? ¿En el sector oficial o en el privado?

En los dos. Lo importante es cambiar esas formas de actuación en cada uno de esos sectores. Todo lo que se haga en la lucha contra la corrupción es importantísimo, pero hay que comenzar desde el hogar. Eso nos ayuda realmente a cambiar el imaginario de la corrupción. Corrupción hay desde la mentira que uno dice.

Necesitamos que la tecnología nos ayude a cuidar el recurso público, pero poniendo los ojos de los 55 millones de colombianos

Necesitamos que la tecnología nos ayude a cuidar el recurso público, pero poniendo los ojos de los 55 millones de colombianos. Que los colombianos que viven al lado del kilómetro 13 en la vía de Titiribí, Antioquia, nos digan si llegaron las tres o cuatro volquetadas de arena o de cemento y nos suban el video, nos manden las fotos, y así rápidamente, aunque sea dispendioso, podamos saber qué está pasando. Con más ojos podemos hacer también que las otras personas empiecen a entender que los buenos somos más.

¿Cuál es su gran reto?

Vigilar los recursos públicos de manera eficiente y eficaz, con un control rápido y efectivo para que esos recursos no se pierdan y lleguen a donde deben llegar.

Una de las grandes peleas que el contralor Maya dio y perdió es la supresión de las contralorías departamentales, que él juzgaba como nidos de influencia de la corrupción, de los diputados y de los gobernadores, de los alcaldes. ¿Usted es partidario de eso?

Soy partidario de cambiar el modelo del control fiscal, porque no nos sirven contralorías como la del Amazonas o la del Vichada, con cinco funcionarios y en las que no hay ni un abogado ni un ingeniero civil para hacer la tarea. Ahí es donde necesitamos un control fiscal robustecido, que realmente funcione. Pero si no nos va a funcionar, sí es mejor acabarlas.

Dentro del actual sistema de control fiscal, ¿es partidario de eliminar las contralorías departamentales?

Claro, las que no funcionen.

Pero es que la ley no puede decir: ‘Elimínense las contralorías que no funcionen’...

Debemos cambiar el modelo de control fiscal para que esto no se siga presentando. Necesitamos un modelo en el cual tengamos una institución que vigile, investigue y recaude el esquema probatorio, que sea técnica. Y que haya un tribunal administrativo, con jueces jurisdiccionales, que rápidamente determinen si esas pruebas son válidas para salvaguardar el recurso público y recuperarlo.

Eso nos ayuda en dos cosas. La primera, en quitarle el tinte de que el que investiga también juzga. Y la segunda, que no tengamos colores políticos para atender una intención de vigilancia y control.

¿Cuál es el control fiscal que usted quiere aplicar?

Un control fiscal preventivo, concomitante y posterior. Quisiera aplicar un control con tecnología del siglo XXI y de la mano de la ciudadanía. La tecnología nos ayuda a saber qué está pasando día a día en las comunidades y las regiones, si efectivamente están llegando los recursos.

¿No tiene la Contraloría los instrumentos que necesita para actuar?

Le hacen falta muchísimos instrumentos. Por eso, el contralor Edgardo Maya tiene un proyecto con el BID para el fortalecimiento tecnológico y la modernización de la entidad. Desde ese punto vista, vamos enfocados hacia el mismo lado. Es supremamente importante poder establecer un nuevo modelo de control fiscal para el siglo XXI, porque el que hoy tenemos nos deja grandes falencias para la verificación y el control en línea y en tiempo real de esos recursos.

¿Un nuevo sistema de control fiscal que logre qué?

Vigilancia y control en todos los momentos, desde el esquema preventivo hasta su posterioridad. Nos daría la capacidad, por así decirlo, de ver el recurso público en todo tiempo y en todo momento.

¿Está pensando en una gran reforma de la Contraloría?

Sí. Al día siguiente de mi posesión presentaré un proyecto de reforma constitucional para modificar el control fiscal.

¿En qué consiste?

En darle a la Contraloría una función preventiva, concomitante y posterior. Hay que adoptar mecanismos para vigilar todo proceso de contratación, previamente a la adjudicación.

¿A qué se refiere con la función concomitante que va a proponer?

A que en todo momento tengamos vigilancia y control sobre el recurso público, que no quede ningún espacio que no podamos vigilar y controlar, para que no haya duda. Que la gente sepa que la Contraloría podrá entrar en cualquier momento a verificar que los recursos públicos sean bien utilizados.

¿Y la posterior?

La que hoy se tiene.

¿Cómo es la etapa preventiva que presentará la reforma?

El sistema que propondré busca hacer un acompañamiento a los procesos y los contratos en las regiones y a nivel nacional.

¿Diría usted que escándalos como el de Reficar se produjeron porque no hubo un control preventivo?

Exacto. Lo que buscamos es tener un control preventivo que redireccione el tema precisamente en el momento clave, para que hoy no tengamos problemas tan graves como ese.

¿Qué va a hacer con Reficar?

Tengo que llegar a conocerlo. No conozco los pormenores, pero seguiremos adelante con lo que diga el proceso y lo que digan las pruebas. Vamos para adelante con el tema, ni más faltaba.

Usted tiene tan claro este proyecto de reforma que da la impresión de que lo está pensando desde hace mucho…

Desde hace rato. Soy un gomoso del control fiscal.

¿Qué novedades trae el proyecto?

Tiempos mucho más cortos en los procesos de responsabilidad fiscal. Un esquema tecnológico para el proceso verbal de control fiscal. Un expediente para que los procesados puedan recibir por vía electrónica todas las actuaciones y eso nos ayude en el avance procesal. Eso nos puede ayudar a ahorrar mucho tiempo, para dar resultados claros y contundentes en la recuperación del recurso público.

El pliego tipo es una buena manera de control, pero los departamentos no lo aplican. ¿Lo va a imponer?

Lo impone la ley, no yo.

¿Y cómo hará para que los gobernadores le hagan caso?

Para eso están la Contraloría, la Procuraduría y la Fiscalía. Quien no la cumpla, tendrá que someterse a las sanciones disciplinarias, penales y fiscales.

¿Va a exigirles el cumplimiento de la ley?

Tienen que hacerlo. Tendremos el ojo sobre ellos permanentemente. Por eso es tan importante un modelo que tenga la fortaleza en la vigilancia. No es problema del doctor Maya, quien ha hecho una gran contraloría, ni de la doctora Morelli ni del doctor Turbay en sus contralorías. Es el sistema de control fiscal. Por eso se debe cambiar, para que sea eficiente.

¿Le gusta el sistema de cupos indicativos para ayudar a las regiones?

Necesitamos quitar filtros para que lleguen los recursos.

¿Quitar filtros o poner filtros?

Quitar filtros que generen cualquier esquema de desviación del recurso.

¿Son buenos los cupos indicativos activos para los distintos parlamentarios?

Los cupos indicativos para ayudar a las regiones son buenos, pero hay casos en que se han desviado. Lo importante es que el recurso llegue a donde debe llegar; por eso hablo de los filtros, para que no haya intermediación del recurso. Es mejor que el Gobierno Nacional sea el que ejecute todos los recursos.

¿Y eliminar los cupos indicativos que asigna el Congreso?

Creería que sería mucho mejor. Así evitamos algunas tentaciones.

También está el manejo de regalías que hacen departamentos y municipios…

Lo que nos proponemos es, con mayor tecnología y con todo el esquema de análisis, poder vigilar dónde está el recurso, si está llegando o no; pero, además de eso, ayudar en conjunto con la Procuraduría y con participación ciudadana a hacer un especial seguimiento para que esos recursos se puedan ejecutar con rapidez, con pulcritud y con eficiencia.

¿Qué va a hacer con los gastos reservados del Estado, que también se descubrieron en la contraloría del doctor Maya?

No se parará ningún proceso. Se buscará terminarlos lo antes posible para poder salvaguardar y recuperar el recurso público de todos los colombianos.

El informe del contralor Maya dice que de los 30 billones para repartir en las regalías hay 12 billones que están sin ejecución. ¿Usted qué va a hacer?

Es importante empezar a hacer ejercicios para fomentar la ejecución de dichos recursos públicos, para que rápidamente se destraben los procesos y puedan llegar a quien más los necesita.

¿Qué va a pasar con los recursos de la paz?

Lo más importante allí es salvaguardar dichos recursos. Total compromiso por parte de este contralor para la vigilancia y el control de dichos recursos.

Usted sabe que hubo incluso, en el gobierno anterior, una advertencia de los embajadores que han aportado para el posconflicto sobre la utilización de esas ayudas. ¿Qué va a hacer ahí?

Tendremos que ampliar la lupa y verificar qué está sucediendo con dichos recursos. Necesitamos fortalecer la vigilancia de esos fondos.

Tendremos que ampliar la lupa y verificar qué está sucediendo con dichos recursos. Necesitamos fortalecer la vigilancia de esos fondos

Tienen todo el compromiso de que esta contraloría vigilará desde el primero hasta el último peso que estén allí, del Estado colombiano o que hayan dado los organismos internacionales.

Usted reiteradamente ha dicho que es un provinciano…

Pereirano, montañero, provinciano… Y ‘echao’ pa’lante.

YAMID AMAT
Especial para EL TIEMPO

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.