‘Maduro busca desviar la atención ante crisis creada por su régimen'

‘Maduro busca desviar la atención ante crisis creada por su régimen'

La Canciller detalla lo que está haciendo el Gobierno por los compatriotas varados en el exterior.

Claudia Blum

Claudia Blum, canciller colombiana en la ONU

Foto:

Cancillería

Por: ARMANDO NEIRA
11 de abril 2020 , 11:27 p.m.

Claudia Blum enfrenta por estos días varios desafíos a la vez. Por una parte, está en aislamiento preventivo obligatorio tras la orden del presidente de la República, Iván Duque, como medida necesaria para proteger a los mayores de 70 años del contagio del coronavirus. 

A sus 71 años de edad, Blum (Cali, 9 de agosto de 1948), y en su condición de ministra de Relaciones Exteriores, debe también atender el reclamo de miles de colombianos que están varados en otros países por el cierre de fronteras y, por si fuera poco, permanece en máxima alerta ante la compleja situación con Venezuela.

De hecho, Nicolás Maduro anunció hace unos días “la movilización de piezas de artillería” para defenderse “de las acciones golpistas”, según dijo, “financiados” por “Estados Unidos y desde Colombia”. Por eso, EL TIEMPO la entrevistó.

Personalmente, ¿cómo ha llevado la situación de aislamiento preventivo?

Los momentos difíciles de un país nos crecen como personas y como grupos humanos. Desde niña, me enseñaron a actuar ante los retos con fuerza y carácter, y así lo estoy haciendo.

¿Se ha sentido afectada?

Vivimos una situación compleja para toda la humanidad y, desde que comenzó la emergencia, hemos asumido la responsabilidad en Cancillería como una oportunidad inmensa de servicio. Entregados de lleno, el equipo del ministerio, dentro y fuera de Colombia, en la búsqueda de ayuda y cooperación internacional, definiendo recursos y acciones para la atención a connacionales, acompañando a otros ministerios y autoridades en asuntos en fronteras, y en donde podamos aportar para hacer frente a la pandemia.

¿En algún momento ha sentido miedo? ¿Cómo lo ha manejado?

Estamos ante un virus frente al que no hay aún terapia curativa, y esto genera preocupación. Sin embargo, soy una persona racional, me gusta actuar y decidir con base en la información más amplia posible, pues solo así podemos reducir la incertidumbre y no caer en la ansiedad, que solo bloquea las acciones.

Pero ¿se trata de enfrentar una crisis de dimensiones extraordinarias?

Tenemos que asumir los desafíos como oportunidades valiosas de crecimiento y consolidación como nación. En la Cancillería, mi línea es mantener visión positiva y actuar con la objetividad y entereza que necesitamos, tanto para manejar las contingencias de cada día como las necesidades de cooperación y de política exterior que debemos impulsar desde ya para la recuperación posemergencia.

Entre tanto, se escuchan angustiosos testimonios de colombianos que en la práctica se quedaron varados en el exterior. ¿Qué hace el Gobierno por ellos?

Antes de entrar en vigor la suspensión de ingreso a viajeros aéreos ordenada en el Decreto 439 de 2020, logramos repatriar a 3.196 colombianos. Después de la suspensión, hicimos un censo de los colombianos que estando temporalmente en el exterior no alcanzaron a regresar y necesitan apoyo.

¿Cuántos son?

Son 3.642 connacionales con diferentes necesidades, incluidos albergue y alimentación. Hemos comenzado a girar recursos y solicitamos un presupuesto de $ 14.570 millones al Minhacienda para que los consulados y embajadas puedan brindar una asistencia temporal para subsistencia mientras se hace posible su regreso. Esperamos esos recursos, a la mayor brevedad.

¿En qué lugares hay colombianos que quieran volver?

En 73 consulados se registraron colombianos que estaban de viaje temporal y quieren volver. La mayor parte están en Perú, Argentina, Australia, Bolivia, Chile, Ecuador, España, Estados Unidos, India, Italia y México.

Muchos denuncian que los dejaron solos...

Desde el Gobierno Nacional quiero reafirmarles que estamos trabajando por la salud y la vida de todos los colombianos, tanto dentro del país como en el exterior. El Gobierno seguirá consiguiendo los recursos para brindar asistencia a quienes están en situación de necesidad.

Pero esas personas, ¿ante quién pueden acudir?

Cuando lo requieran, contacten a los funcionarios consulares, quienes con mística y dentro de sus posibilidades están listos a acompañarlos. Pronto todos volveremos a estar en familias, con nuestros hijos, nietos, padres, hermanos, amigos.

Cuando puedan volver al país, ¿deben entrar en cuarentena?

Sí. Los protocolos de salud ordenan que todas las personas que ingresan o retornen al país deben cumplir con el aislamiento preventivo obligatorio durante 14 días.

Con esta crisis que nadie imaginó, ¿el Ministerio de Relaciones Exteriores no ha parado?

Le doy un dato: desde que comenzó el aislamiento y hasta el 5 de abril, hicimos más de 1.000 reuniones virtuales, entre video y teleconferencias, de distintos equipos del ministerio.

¿Y usted? ¿Sigue al frente de la Cancillería? ¿También en teletrabajo?

Sí. Con el uso de las tecnologías estamos conectados todo el día en videoconferencias y reuniones para evaluar los temas, tomar decisiones y hacer seguimiento a las tareas. En casos excepcionales, atiendo ciertas reuniones de manera presencial. Lo hago cumpliendo con los protocolos dispuestos por las autoridades de salud.

Al mirar hacia atrás, se arrepienten en el Gobierno de no haber cerrado antes los aeropuertos, El Dorado, por ejemplo?

El presidente Duque ha explicado cómo cada decisión adoptada en la prevención, contención y mitigación de la expansión del covid-19 se ha tomado con base en datos objetivos y evaluaciones técnicas exhaustivas.

Pero ¿se hubieran podido cerrar antes?

Las restricciones y cierres de vuelos internacionales se fueron tomando de forma muy planeada conforme a la evolución de la situación, e incluso nos anticipamos a otros países. Si no hubiera sido así, el ritmo de expansión del virus en el país habría sido más adverso.

Con la comunicación aérea cerrada, ¿cómo hace usted para mantener la relación con sus pares?


Tengo permanentes reuniones y diálogos con cancilleres latinoamericanos, europeos, asiáticos, con el Departamento de Estado de EE. UU., muy enfocados en los temas de la pandemia, las respuestas nacionales, la cooperación internacional, los controles fronterizos y la situación de los connacionales en cada país.

Por los tiempos, ¿las maneras de relaciones exteriores también cambiaron?

Nuestras agendas ahora son telefónicas o en teleconferencias, pero son igualmente productivas. Estamos ante una emergencia global, y la comunicación permanente entre los gobiernos es vital para identificar necesidades y posibles respuestas comunes.

La pandemia, sin embargo, ha hecho que cada país tome medidas en solitario.

¿Existen, no obstante, líneas de acción de trabajo conjunto?

Tenemos una interacción muy importante con los países de Prosur, con varias reuniones en el nivel ministerial y dos en nivel presidencial. Allí compartimos experiencias y se plantean acciones coordinadas en temas de contención y mitigación. En la Alianza del Pacífico estamos revisando el plan de acción de los grupos técnicos para ajustarlo a las necesidades impuestas por la pandemia. Con el Celac también se ha comenzado a buscar apoyos de organismos internacionales para la región.

¿Y medidas bilaterales?

Bilateralmente trabajamos con Estados Unidos, China, Corea, Emiratos Árabes, la Unión Europea, Canadá y otros países en gestiones de cooperación. También con Ecuador y Perú tenemos diálogos para enfocar nuestros planes binacionales al fortalecimiento de capacidades en salud en la frontera, y trabajamos en la CAN para encontrar acciones conjuntas de apoyo.

A propósito de Ecuador, es el país de Latinoamérica más afectado. ¿Qué le dice su Gobierno?

La comunicación con el Gobierno de Ecuador es constante y le hemos manifestado toda nuestra solidaridad. Sabemos de sus acciones para ampliar sustancialmente los diagnósticos y otras medidas para hacer frente a la emergencia.

¿Y qué se ha hecho con esa frontera?

Bilateralmente, hemos articulado los esquemas de control de la frontera en materia migratoria, diplomática, comercial y consular. Las fuerzas militares de los dos países hacen control en el área limítrofe y emplean recursos tecnológicos para vigilar los pasos informales. También estamos dialogando para redireccionar los recursos comunes del Plan Binacional de Desarrollo e Integración Fronteriza hacia acciones en salud para la frontera.

¿Y al otro extremo del país? ¿El Gobierno insiste en comunicarse con Venezuela solo a través de la Organización Panamericana de la Salud?

Sí. La OPS ha sido un apoyo muy importante en diversas acciones nacionales y, dada la crisis multidimensional que vive Venezuela, el papel de esta organización como canal de información para contar con los datos y diagnósticos sobre la información epidemiológica y de salud en esa frontera es fundamental en este momento. Gracias a esa información podemos en Colombia, con el apoyo de la OMS/OPS, diseñar y ejecutar nuestras acciones de contención y respuesta con las autoridades nacionales y territoriales.

Pero está claro que el flujo de ciudadanos por trochas ilegales en la frontera crea mayores posibilidades de transportar el virus. ¿No hay la posibilidad de que los dos gobiernos pacten corredores sanitarios?

En cumplimiento de los decretos vigentes, las fronteras terrestres están cerradas con las excepciones de fuerza mayor y caso fortuito que evalúa nuestro Gobierno caso por caso.

¿Por ejemplo?

En el puente Simón Bolívar, límite entre Venezuela y Colombia, se activó una ruta humanitaria para el ingreso de enfermos oncológicos, hepáticos o renales, mujeres en estado de embarazo y otros casos críticos.

La situación en Norte de Santander es muy crítica...

Con la Gerencia para la Frontera y las entidades regionales y nacionales, y el apoyo de cooperantes internacionales, se sigue dando apoyo a las comunidades vulnerables en Norte de Santander, incluida la población migrante venezolana, teniendo en cuenta además las reglas sanitarias vigentes.

Además de la crisis sanitaria, Maduro tiene otro frente abierto y denuncia un inminente ataque militar de Estados Unidos con ayuda de Colombia. ¿Cuál es su respuesta?

El régimen ilegítimo de Maduro siempre trata de desviar la atención frente a la grave crisis multidimensional que ellos han creado en ese país.

En conclusión, ¿lo que él dice de una posible invasión no es verdad?

No se debe caer en el juego de desinformación que utiliza para eludir su responsabilidad por la situación interna, incluso frente a la destrucción del sistema de salud de ese país en un momento de gran riesgo para la salud y la vida de los venezolanos.

ARMANDO NEIRA 
Editor de Política 
En Twitter: @armandoneira

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.