Gobierno y Comité de Paro: ¿Estancados por una palabra?

Gobierno y Comité de Paro: ¿Estancados por una palabra?

Las partes se sostienen en sus respectivas exigencias: “conversación” y negociación. Análisis.

Reunión con Duque

Aspecto de una de las jornadas de la conversación nacional en la Casa de Nariño, liderada por el presidente Iván Duque.

Foto:

Presidencia

Por: Política
13 de febrero 2020 , 02:42 p.m.

La expansión de la violencia paramilitar en 1987 fue dolorosa. Mientras los distintos grupos se aglutinaban en camino de conformar una estructura con mando único, los asesinatos selectivos aumentaban, las masacres eran el pan de cada día, al país político de la época se le iban los días discutiendo cómo llamar a este fenómeno.

Ese fue un año crucial en el desarrollo de la violencia del país. Tras el asesinato del dirigente liberal y precursor del paramilitarismo de Puerto Boyacá, Pablo Guarín, Gonzalo Rodríguez Gacha 'El Mexicano', uno de los líderes del Cartel de Medellín, se reunió con otro militante de esta causa, Henry Pérez, en el Magdalena Medio y acordaron contratar instructores extranjeros para lanzar una ofensiva.

El huevo de la serpiente estaba puesto y nada volvería a ser igual. En medio de la discusión el presidente Virgilio Barco interrumpió con una frase que hizo historia: “El problema de la autodefensa es simplemente semántico”.

(Le puede interesar: ‘Necesitamos construir más partido del que ahora tenemos’)

Guardadas las proporciones, buena parte de la sociedad observa con asombro el paso de los días sin que el Gobierno Nacional y el Comité Nacional del Paro logren sentarse en la mesa y se pongan de acuerdo en definir la acción: ¿Negociación o conversación?

Así las cosas suman ya un buen número de fallidos intentos. El más reciente, el séptimo, fue este miércoles, cuando previamente informaron, cada uno por su parte, que iban a avanzar en un diálogo que permitiera encontrar una solución a las marchas que se desarrollaron en el país desde finales de 2019.

“El Gobierno y el Comité del Paro no pudieron llegar a un acuerdo sobre la denominación de la mesa”, fue de nuevo el titular. Entre tanto, los líderes del paro anunciaron que se sumarán a las protestas convocadas por Fecode para los días 20 y 21 de febrero y adelantaron que viene otra movilización nacional, este 25 de marzo.

“Hemos retrocedido bastante con respecto a lo discutido con el doctor (Diego) Molano, ya que al gobierno no le gusta la palabra negociación”, dijo el presidente de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), Diógenes Orjuela.

Para la analista Laura Gil este estancamiento se debe, en parte, a las dificultades que tiene el propio Gobierno en saber qué hará con lo que llama Conversación Nacional.
“Creo que uno de los problemas que tiene el Gobierno es que no ha podido expresar cómo tiene pensado cerrar la conversación”, dice Laura Gil.

Hemos retrocedido bastante con respecto a lo discutido con el doctor (Diego) Molano, ya que al gobierno no le gusta la palabra negociación

“Esta conversación necesita un mecanismo de cierre”, explica. “Toda deliberación para que no se quede en palabras tiene que concluir en una decisión de tipo colectivo y aquí no está claro cómo se va a tomar. El verdadero debate es bla bla o decisiones”, sentencia.

(Le puede interesar: Intelectuales proponen acciones para la conversación nacional)

En el Gobierno Nacional, por su parte, consideran que el Ejecutivo sí está trabajando en un paquete legislativo derivado de lo que se ha adelantado de la Conversación Nacional. Anuncia que los proyectos de Ley se presentarán en marzo, cuando empiece el nuevo período del Congreso.

“He estado participando en la convocatoria nacional que he visto muy exitosa y a la gente muy comprometida en hacernos propuestas, en que logremos a través de sus propuestas mejorar algunos de nuestros programas y también estamos ya preparando algunos proyectos de ley que se presentarán al Congreso en el mes de marzo como consecuencia de esta conversación nacional”, indicó .la vicepresidenta Marta Lucía Ramírez, en las últimas horas desde Mompox, Bolívar.

Para la Vicepresidenta, es una equivocación desafortunada -la negativa del Comité de Paro a seguir conversando con el Gobierno si a la mesa de conversación no se empieza a llamar de negociación- porque dejan un lugar vacío en el marco de la Conversación Nacional que convocó el presidente, Iván Duque.

La Vicepresidenta dice que el Gobierno ni puede tener exclusividades ni puede excluir a otros sectores porque se necesita que todos los ciudadanos participen de manera constructiva de estas jornadas de diálogo, que manifiesten sus disensos, sus inconformidades o rechazo, pero con ánimo propositivo.

En esta línea está Diego Molano, director del Departamento Administrativo de la Presidencia y designado por el Gobierno para liderar la Conversación Nacional. Según él, está esta es la instancia válida. ¿Por qué? “También queremos hacerle una invitación a quienes se movilizan a que consideren a todos los otros sectores que no se están movilizando”, dice.

Molano, eso sí, se muestra tajante a la hora de abrir la puerta para que al sentarse en la Mesa con el Comité del paro, se le denominé “negociación”.

¿Por qué? Porque en el listado de las exigencias entregadas en sus documentos por parte de los líderes de las protestas hay unas imposibles de cumplir:

“De esos 135 puntos aproximadamente el 6 % no son competencia del Ejecutivo y corresponden a responsabilidades, o legislativas o del sector judicial, como por ejemplo la liberación de presos políticos o la revisión de esos casos de derechos humanos de las fuerzas militares”, dice.

“Hay 20 % de los puntos que consideramos que son inviables fiscalmente o políticamente, por ejemplo, el proceso de estatización de Ecopetrol pude costarle al estado 15 billones de pesos, el desmonte del cuatro por mil; ocho millones de pesos desfinanciando sobre todo temas de salud y educación”.

“Y hay unos que son inviable políticamente como la revisión de la política de seguridad y Defensa Nacional o el desmonte del Esmad que como gobierno consideramos son responsabilidades exclusivas o que son funciones el presidente como exigir la negociación con el Eln cuando el presidente es la máxima autoridad que determina con qué grupos armados se negocia y él ya ha colocado los requisitos”, ha dicho el funcionario.

En conclusión, mientras que los trabajadores no centren sus peticiones en una lista manejable y posible; y el Gobierno Nacional, por su parte, no ceda, buena parte de la sociedad verá pasar los días, atrapados en una discusión que no es solo semántica.

POLÍTICA

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.