Una instalación del Congreso en la que imperó la responsabilidad

Una instalación del Congreso en la que imperó la responsabilidad

Los corrillos en el Capitolio, tradicionales de otras instalaciones, dieron paso a la virtualidad.

AUTOPLAY
Trasmisión Arriba Bogotá 21 de julio de 2020Noticias martes 21 de julio de 2020.
Plenaria Virtual Senado

Introduzca el texto aquí

Por: Política
21 de julio 2020 , 08:29 a.m.

Con unos pasillos del Capitolio semivacíos y sin la algarabía de otras sesiones inaugurales, senadores y representantes a la Cámara concurrieron este lunes 20 de julio a la primera instalación del Congreso virtual de la historia de Colombia.

Pasadas las 3 p. m., la plataforma que se utilizó para el acto comenzó a reportar la asistencia masiva de los parlamentarios, la mayoría de los cuales participó en la instalación desde su casa.

Solamente un puñado de algo más de 30 congresistas –de 280 que componen el Legislativo–, casi todos de los partidos de oposición al Gobierno, llegó hasta el Capitolio para simbolizar la presencialidad.

La principal característica de la sesión inaugural fue la ausencia de la bulla y el alboroto típicos de las instalaciones del Congreso de manera presencial.

(Recomendado: De presidir el Junior a dirigir el Congreso: la carrera de Arturo Char)

Cada comienzo de un año legislativo es la oportunidad para que los congresistas se reencuentren, lleven a sus familias a conocer el Capitolio y para que abunden los invitados especiales.

Los pasillos del Capitolio se llenan de gente que habla de política, especula sobre lo que puede pasar en el semestre que comienza y acerca de cómo les irá a los nuevos presidentes de Senado y Cámara. Nada de eso se vivió ayer, sino que la primera reunión del Congreso en el tercer año legislativo se llevó a cabo desde una computadora.

La virtualidad fue la consecuencia de la pandemia por la que atraviesan Colombia y el mundo y que llevó a la mayoría de los legisladores a inclinarse por la responsabilidad de cuidarse a ellos mismos y a sus familias.

Aunque esta modalidad empalideció en algunos aspectos el acto, también permitió que la instalación fuera más organizada y no se perdiera tanto tiempo.

Los detalles

La sesión inaugural comenzó como todas, con el llamado a lista de los legisladores. Varios congresistas lucieron saco y corbata, como es habitual, y algunas legisladoras, trajes formales. Otros prefirieron la comodidad de una camisa o una camiseta, dependiendo de la temperatura de la región del país donde estuvieran.

Llamó la atención que, durante el llamado a lista, muchos de los representantes respondieron con alguna frase alusiva a su región o a su presencia física en el Capitolio. Cada comentario era respondido por la Mesa Directiva de la corporación, lo que colmó la paciencia del presidente saliente del Congreso, Lidio García, quien les hizo un cordial llamado de atención.

(Le puede interesar: Los cuatro retos del Congreso en medio de la pandemia)

Cumplido este paso, se escuchó la intervención del presidente Iván Duque, la cual se hizo desde la Casa de Nariño y con un fondo de banderas de Colombia, que recordaron la conmemoración de los 210 años del grito de independencia, ayer.

Ahorro de tiempo

El discurso presidencial fue uno de los momentos que más tiempo ahorró en la instalación. Cuando se hace de manera presencial, las directivas del Congreso deben nombrar una delegación de legisladores de todos los partidos políticos que se trasladan hasta la Casa de Nariño para invitar al jefe de Estado a que asista a la sesión e instale el Congreso.

Y el arribo del mandatario al Salón Elíptico del Capitolio, donde se realiza este acto, es también un largo recorrido en el cual el Presidente se saluda con varios parlamentarios hasta llegar al estrado desde el que pronuncia su discurso. Todo esto, tradicional en las instalaciones del Congreso, se evitó ayer, lo que ahorró, por lo menos, 45 minutos de sesión.

Réplica

Concluidas las palabras del presidente Duque, vino la intervención de la oposición, la cual estuvo en cabeza de la senadora por la Unión Patriótica Aída Avella.

Y tras esto intervino García, presidente saliente del Congreso, quien se refirió a las citaciones virtuales, que tanto debate generaron en el Legislativo.

(Recomendado: Por primera vez, el Congreso tendrá voto secreto virtual)

“Convocar sesiones presenciales no solo implicaba violar las restricciones establecidas (...), sino exponer, como focos de propagación del virus, a nuestros congresistas, empleados del Congreso, personal de seguridad y más de 3.000 visitantes que a diario concurren a nuestras instalaciones”, aseguró García.

Concluido su discurso, se procedió a la aprobación de algunas actas y se levantó la sesión del Congreso en pleno, para dar paso a que Senado y Cámara, por separado, eligieran sus nuevas mesas directivas.

Y hay que decir que aunque este lunes imperó la responsabilidad, también se echó de menos la algarabía propia de las instalaciones presenciales que, ojalá, regresen dentro de un año.

POLÍTICA

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.