¿Cascada de proyectos populista en la última etapa de la campaña?

¿Cascada de proyectos populista en la última etapa de la campaña?

Internet gratis y días sin IVA son algunos de los proyectos que impulsan en el Congreso.

Plenaria del Congreso

Plenaria del Congreso

Foto:

César Melgarejo. EL TIEMPO

Por: Javier Forero
18 de octubre 2019 , 10:45 a.m.

Por estos días hay en el Congreso una cosecha de iniciativas que provocan gran entusiasmo en las barras: tres días sin IVA en todo el país, disminución de la jornada laboral de 48 a 45 horas, nuevas primas para los trabajadores, internet gratis para estratos 1, 2 y 3, y disminución de cotización a salud para pensionados son algunos de tan atractivos titulos.

¿A qué se debe esta lluvia de iniciativas que tanto gustan al público? ¿Son casualidad o los legisladores las ponen a sonar justo en vísperas de las elecciones regionales?

Este fenómeno, a juicio de los expertos que miran con lupa la actividad legislativa, tiene por lo menos tres razones. La primera es que son, sin duda, propuestas que se dan en medio de un ambiente electoral, cuando los congresistas están pendientes de mejorar su reconocimiento conel fin de obtener el favor de los colombianos para sus candidatos el próximo 27 de octubre.

(Lea también: Tres días al año sin IVA, uno de los proyectos que entrará al Congreso)

La segunda es la renovación que se dio en este Congreso en las elecciones pasadas.

Especialmente la Cámara de Representantes fue objeto de una fuerte renovación, por lo que han llegado nuevos congresistas con expectativas que han imprimido una nueva dinámica legislativa.

Y la tercera la nueva relación del Ejecutivo con el Legislativo impuesta por la distancia que tomó el presidente Iván Duque.

Es importante que el electorado se siente a considerar no solo cómo le pueden afectar individualmente ciertas propuestas, sino que vean qué efecto tienen sobre la totalidad del país

Eso motivó a que el Ejecutivo tuviera menor injerencia en el Congreso, lo que ha dado espacio para la proliferación de las propuestas de tipo parlamentario.

Se trata de un fenómeno inédito con consecuencias diversas.

Para Luis Carlos Reyes, director del Observatorio Fiscal de la Universidad Javeriana, “es importante que el electorado se siente a considerar no solo cómo le pueden afectar individualmente ciertas propuestas, sino que vean qué efecto tienen sobre la totalidad del país”.

Según él “es importante destacar que esto es relativamente nuevo y hasta puede tener cierto lado positivo, y es que cada vez más los políticos se preocupan por ganar votos proponiendo políticas sociales, sean buenas o malas”.

Para la profesora de la facultad de ciencia política de la Universidad Javeriana Patricia Muñoz Yi “hay motivaciones válidas, por construcción de procesos de gobernabilidad, por intentar dar respuesta a unas necesidades sentidas, expresadas por los colombianos frente a estos temas, e indudablemente éstos también pueden ir ligados al proceso electoral”.

De hecho, uno de los argumentos de los congresistas para presentar estas propuestas es que fueron elegidos para legislar para la gente y eso incluye estos proyectos.

(Le sugerimos leer esta columna: El viejo y el nuevo populismo)

En el horizonte, surge, sin embargo, otros interrogantes. ¿Que ocurriría en caso de que las propuestas mencionadas fueran aprobadas? ¿Están rigurosamente medidos los impactos económicos? ¿Podrían afectar aún más las finanzas del Estado justo ahora cuando se cayó la ley de financiamiento? ¿Están los legisladores lanzando cantos de sirena solo para seducir a los ciudadanos?

Para los analistas consultados por EL TIEMPO es importante no demeritar de plano el trabajo de los legisladores ni señalarlos de hacer populismo legislativo. “En algunos casos, se trata de proyectos con buenas intenciones”, dicen.

Por ejemplo, el de la redución de la jornada laboral para que no sea de 48 horas sino de 45 horas semanales se queda incluso corto con conquistas que han obtenido los trabajadores en países desarrollados.

Lo vital, dicen los expertos, es mirar en detalle que cuando se tomen decisiones macroeconómicas tener en blanco y negro cuánto le cuesta al país y quién paga, a quiénes afectará y qué viabilidad tienen.

De hecho, el gobierno del presidente Iván Duque ya ha hecho pronunciamientos públicos en contra de algunas de estas propuestas.

En el caso de la prima extra para trabajadores, el Ministerio de Hacienda advirtió en junio pasado que, de acuerdo con sus cuentas, según el número de días de beneficio, los empleadores necesitarían 1,8 billones de pesos para pagar dicha prima. Lo mismo ocurre con los beneficios de cotización para pensionados.

Hace menos de dos años, el Congreso aprobó dos iniciativas que, en el papel, tenían un buen propósito, pero que tuvieron que ser objetadas por el gobierno del entonces presidente Juan Manuel Santos.

Las iniciativas frenadas por el Ejecutivo, de alto carácter social, eran la que reducía en 150 semanas las cotizaciones de las mujeres que ganaran hasta dos salarios mínimos y la que bajaba del 12 al 4 por ciento los aportes de los pensionados a salud.

Ambos proyectos le costaban al Estado cerca 10 billones de pesos y no se sabía cuál era la fuente de financiación.

Una de las particularidades de este fenómeno es que este tipo de propuestas provienen no solo de sectores alternativos e independientes sino también del partido de gobierno, con lo que se estaría configurando lo que el exministro Guillermo Perry (QEPD) llamaba “el nuevo populismo de derecha”, que consiste en “elevar salarios y primas por ley; proteger industrias ineficientes; dar servicios gratis o subsidiados que no se financian con impuestos sino con deuda pública o emisión monetaria”.

Se trata de un fenómeno llamativo y qué ahora es protagonista por estos días.

JAVIER FORERO
REDACCIÓN POLÍTICA

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.