Secciones
Síguenos en:
Lo bueno, lo malo y lo feo del nuevo Código Electoral
AUTOPLAY
Round: ¿Qué tanto servirá el nuevo Código Electoral?
Elecciones 27 octubre 2019

Santiago Saldarriaga

Lo bueno, lo malo y lo feo del nuevo Código Electoral

Este viernes se espera que el proyecto que lo crea sea conciliado y termine su paso por el Congreso.

“No es perfecto, pero es un Código Electoral moderno”. Esta frase del coordinador de ponentes del proyecto de ley que da nuevas normas para las elecciones, el senador Armando Benedetti, parece resumir lo que sería la nueva carta de navegación en esta materia en Colombia.

El pasado miércoles en la noche, la plenaria del Senado concluyó la votación del proyecto de ley que le da un nuevo Código Electoral al país, el cual solamente está pendiente de la conciliación para terminar su trámite legislativo.

Una vez supere este paso en el Congreso, el cual se daría este viernes, la iniciativa debe pasar a revisión de la Corte Constitucional por tratarse de una ley estatutaria. Y una vez supere este examen podrá ir a sanción presidencial.

Uno de los elementos buenos de la nueva norma es que las listas para elegir Congreso, asambleas departamentales y concejos deberán estar conformadas mitad hombres y mitad mujeres.

(Lea también: La mitad de listas al Congreso en 2022 será formada por mujeres)

Aunque nadie sabe si este avance se reflejará en un mayor número de mujeres elegidas, es innegable que se trata de un crecimiento en la participación femenina en la política, cuyo éxito dependerá de los partidos políticos y de la promoción que hagan de estos nuevos liderazgos.

Otro buen componente del nuevo Código Electoral es el comienzo del voto electrónico, el cual, en un principio, se aplicaría de manera mixta.

Esto significa que el elector acudiría al puesto de votación y sufragaría en una máquina, la cual le expediría un papel con su voto para depositar en una urna.

La parte positiva de este logro es que la contabilización de los votos se haría de manera digital, sin participación de los jurados de votación, y solamente se acudiría a los sufragios físicos en caso de diferencia en los resultados.

(Le puede interesar: La pelea que se formó en Senado por nuevos cargos en la Registraduría)

Otro punto bueno de las nuevas normas electorales es que se pondría fin a la inscripción de cédulas para cambiar de lugar de votación, lo que da pie para el trasteo de electores, uno de las maneras más comunes de fraude.

Con el nuevo Código, este paso ya no existiría y el ciudadano votaría en el lugar donde lo hizo la última vez. En caso de cambiar de residencia, la Registraduría tendría la facultad de corroborar, con bases de datos de otras entidades públicas, que la información es verdadera.

Lo malo

Uno de los avances que se propuso era el voto anticipado, el cual está presente en otras democracias y busca motivar la participación de los ciudadanos.

(Recomendado: Así son las cruciales horas finales del Congreso)

En las últimas elecciones presidenciales de Estados Unidos, por ejemplo, más de 90 millones de electores sufragaron de manera anticipada, de más de 158 millones habilitados para hacerlo.

En el caso colombiano, el voto anticipado era una de las propuestas del proyecto, pero las dudas de algunos congresistas echaron por la borda esta posibilidad y al final se aprobó que solamente quienes residan en el extranjero podrán votar con anticipación.

Lo feo

Y dentro de los apartes que algunos consideran que no quedaron tan bien y que podrían causar ruido está la creación de nuevos cargos en la Registraduría Nacional.

Según lo aprobado, se crearían 32 nuevos puestos en las registradurías departamentales, lo que congresistas como Angélica Lozano, de los ‘verdes’, denominaron un “festín burocrático” en la entidad.

De igual forma se aprobó que los partidos políticos podrían tener acceso a los datos electorales antes de que sean conocidos por los electores, lo que para muchos ciudadanos que exigen transparencia no se ve tan bien.

“Tenemos unas normas del año 86, que fueron recogidas de los años 60 y 70, es decir, antes de 1991, y ha habido múltiples intentos de hacer un código electoral y nunca se pudo. Es bueno. No es perfecto, pero sí es un código electoral moderno”, afirmó Benedetti.

POLÍTICA

Otras noticias de política para leer

Congresista uribista salvó su curul en el Consejo de EstadoSe agita la ‘Ñeñepolítica’ en el Consejo Nacional ElectoralLa nueva pelea de Petro y Fajardo

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.