‘El Congreso nunca había trabajado tanto como con la virtualidad’

‘El Congreso nunca había trabajado tanto como con la virtualidad’

El presidente del Senado, Lidio García, habla sobre las sesiones que acaban de terminar.

Lidio García

Lidio García presidió el Senado en el marco de estas primeras sesiones virtuales.

Foto:

César Melgarejo. EL TIEMPO

Por: Política
22 de junio 2020 , 01:19 a.m.

El presidente del Senado, Lidio García, dijo que salió contento con su trabajo al frente del Legislativo en época de la pandemia. Manifestó que las sesiones virtuales les significaron mucho más trabajo, hasta de 15 horas diarias, y que todos tuvieron que empezar a aprender.

Aseguró que le gustaría entregar la presidencia del Senado de manera presencial este 20 de julio y que en lo personal le dolió muchísimo terminar su designación detrás de un computador en su casa. Pero está satisfecho con lo logrado y que así se lo expresaron los mismos senadores.

¿Qué balance hace de las sesiones virtuales que usted presidió?

Es una situación que nos cogió con las manos abajo a todos, y nos tocó adaptarnos a las necesidades y a la problemática que nos presentó la vida misma. El Congreso no estaba preparado, pero pudimos implementar una forma virtual para poder seguir trabajando sin ningún tipo de riesgo para congresistas, empleados del Congreso ni para los visitantes del Capitolio, que son 5.000 personas que en promedio llegaban cada día.

(Lea también: Así cerró el periodo virtual del Congreso)

Lo primero que puedo decir es que evité que la institución se convirtiera en un foco de la pandemia. Si bien al principio no pensábamos que pudiéramos trabajar y nos llovieron muchas críticas, pudimos acertar en la decisión. Implementamos la aplicación Zoom Profesional, que nos permite trabajar a un número prácticamente ilimitado de personas y sin límite de tiempo, la cual la acoplamos a las necesidades básicas del Congreso para poder legislar.

En materia de proyectos aprobados en último debate fueron más de 25 (ver nota anexa) y algunos otros que siguen en su trámite, pero en lo que nos corresponde como Senado ya salieron.

Pero algunos insistían en sesiones semipresenciales...

Algunos, por hacerle daño al Gobierno actual, decían que eso no servía, que tenía que ser presencial. Me mantuve en mi decisión de que eran presenciales o virtuales, pero que no podían ser semipresenciales, porque no tenía ningún sentido ir al Congreso solo a conectarse.

¿Y cómo fue el trabajo?

Fue un trabajo intenso, déjeme decirle que nunca habíamos trabajado tanto tiempo, tantos días en nuestra actividad legislativa. Al final hicimos alrededor de 20 plenarias, desde el 13 de abril, con promedio de 10 horas, pero las cinco últimas fueron de 14 o 15 horas de manera continua. Además, por primera vez en la historia tuvimos al Fiscal, el Procurador y al Contralor en una misma sesión, algo que en la historia política de Colombia no se había podido lograr. Eso nos lo permitió la virtualidad, además de un debate de control político muy profundo que creo que fue muy importante. La gran mayoría de los ministros pasaron por acá, en muy poco tiempo, con muchísimas horas. En total fueron más de 300 horas de trabajo en las plenarias, mientras que cuando estamos presencialmente se trabaja 4 o 5 horas, dos veces a la semana.

(Lea también: Aprueban proyecto que prohíbe pruebas cosméticas en animales)

¿Siente que con la virtualidad trabajaron más?

Se trabajó muchísimo. Es más, en los primeros seis meses como presidente, hasta diciembre pasado, yo trabajé muy fuerte, pero con la virtualidad, más. Nosotros empezamos con comisiones a las 9 de la mañana, terminamos a las 2 o 3 de la tarde y enseguida empezábamos con las plenarias, que fueron de más de 9 horas. Siento que el Congreso nunca había trabajado tanto como ahora a través de la virtualidad.

¿Fue muy difícil para algunos congresistas adaptarse a esto de la virtualidad?

Era muy complicado al principio. Por ejemplo, yo sufrí mucho porque hay muchos senadores que no manejaban sino escasamente las llamadas al teléfono. Yo mismo tenía 14 años en los que todo me lo hacían y en los últimos meses me tocó hacerlo todo. Me tocó aprender a conectarme simultáneamente en tantas cosas y en tantas aplicaciones, subir cosas. Le insisto, el trabajo fue muy, pero muy favorable. Logramos alcanzar a hacer cosas que no se podían en la presencialidad.

(Lea también: Las críticas de expertos a cadena perpetua para violadores de menores)

Lo siento emocionado hablando de esto, ¿le gustó?

No, a mí en lo personal me dolió muchísimo. Me dolió muchísimo el terminar mi presidencia detrás de un computador. Tengo que serle sincero, no lo podía aceptar, pero terminé admitiéndolo porque para uno es un sueño como político llegar al cargo más importante que tiene el Legislativo, que es ser el presidente del Congreso. Pero lo que prevalece es la vida, la salud y la familia, y el trabajo lo pudimos seguir haciendo sin poner en riesgo a nadie.

Ojalá Dios permita que esto se supere y podamos estar el 20 de julio entregando la presidencia al próximo presidente del Congreso de manera presencial. Ese sería mi sueño, para poder cerrar con broche de oro mi año en la presidencia.

¿Pero usted, de todas maneras, sí sale contento de este periodo virtual?

Yo salgo feliz, bien despedido por el 98 por ciento de mis colegas. La verdad es que las voces de respaldo a mi gestión como presidente llegaron de todos los sectores. Yo llevo 14 años en el Congreso y nunca había visto eso, y por eso me siento muy orgulloso y siento que hice las cosas de la mejor manera posible. Fue un reconocimiento de todas las vertientes políticas, pasando por el expresidente Álvaro Uribe y el senador Gustavo Petro, y eso me gustó mucho y me dejó muy tranquilo.
La verdad es que quedo muy contento de lo que ha sido mi año como presidente y máxime porque me tocó vivir algo que no ha vivido ningún otro presidente en los 209 años anteriores. A mí me tocó padecer una situación en la cual la ley que nos rige tiene 28 años y nunca previó que pasaran cosas como estas.

Algunos quisieron que yo les prestara una tarima para atacar al Gobierno

Pero algunos, en cierto momento, estuvieron molestos con usted...

Algunos quisieron que yo les prestara una tarima para atacar al Gobierno, pero yo lo que hice fue hacer un llamado a todas las fuerzas políticas a que nos uniéramos en torno a una necesidad, a un problema gigante que estamos viviendo en Colombia y en el mundo. Yo no soy del partido del Gobierno, pero le digo la verdad, nosotros tenemos que estar apoyando a nuestro Ministro de Salud, a todo el equipo de Gobierno y aunar esfuerzos entre todos.

En este momento mi llamado es a la a la sensatez, la concordancia, a que debemos estar unidos como colombianos en torno a solventar esta crisis.

¿Por què se demoraron tanto en empezar las votaciones?

La verdad son dos cosas, primero la implementación de una herramienta que permitiera trabajar de la manera más parecida a la presencial y al principio solo teníamos la posibilidad de abrir unos micrófonos para deliberar y por eso empezamos a hacer control político. Pero no votamos porque la mitad decía que no se podía y otra mitad que sí se podía. Era por un tema más legal que técnico. Al escuchar al presidente de la Corte Constitucional en diversos escenarios y a algunos magistrados que decían que ellos lo estaban haciendo, trabajando y votando a través de la virtualidad. Entonces, ese era el mensaje: que si todas las cortes lo estaban haciendo, por qué nosotros no, aunque tengamos reglamentos distintos. La última semana tomamos la decisión de votar y avanzamos en una agenda legislativa que nos permitió lograr tener hoy muchas leyes aprobadas y algunos proyectos que siguen en su trámite legislativo.

Las leyes aprobadas en las sesiones virtuales del Legislativo

Durante las sesiones virtuales o no presenciales del Congreso, más de 25 proyectos fueron aprobados en último debate.

Solo este sábado, cuando finalizaron las deliberaciones, fueron 18. Ese día el Legislativo aprobó uno sobre maltratro animal y 17 conciliaciones de proyectos, que ahora pasan a sanción presidencial.

En ese paquete estaba el proyecto que permite que las prácticas laborales de los jóvenes valgan como experiencia profesional, el que crea el Fondo de Sustentabilidad ProCartagena (para atacar la pobreza extrema en esa ciudad), la creación de la tasa prodeporte y recreación, el que adopta medidas para impulsar el trabajo para adultos mayores y el que rinde honores a los miembros de las Fuerzas Militares por la operación Jaque.

También avanzó uno que busca el saneamiento de predios ocupados por asentamientos humanos ilegales y otro que dicta disposiciones para la prestación del servicio de transporte escolar en zonas de difícil acceso.

Antes ya se habían aprobado la cadena perpetua para violadores y asesinos de niños, la ley antitrámites, el de testeo animal (prohíbe que se puedan usar para pruebas de productos cosméticos) y la denominada ley Jacobo (prioriza la atención a niños con cáncer), entre otros.

También se aprobaron el de pago a plazos justos, el de borrón y cuenta nueva, la región metropolitana de la Sabana, el que permite a las personas desarrollarse en un ambiente libre de plomo y el de los pliegos tipo, para evitar casos de corrupción.
Igualmente se aprobaron algunas leyes de honores como la que pretende que el Jeep (campero) sea declarado como un patrimonio cultural.

POLÍTICA

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.