Ponencia de ley de financiamiento iría solo por $ 7 billones

Ponencia de ley de financiamiento iría solo por $ 7 billones

Tras la caída del límite al IVA descontable, radicarían texto solo con puntos que tienen consenso.

ley de financiamiento

El debate en las comisiones económicas del Congreso, de la ley de financiamiento.

Foto:

Cortesia Minhacienda

Por: Economía y Política
27 de noviembre 2018 , 10:47 p.m.

La mesa de trabajo entre congresistas y Gobierno, para la ley de financiamiento, apuntaba la noche de este martes a concluir una ponencia que permitiría el recaudo de 7 de los 14 billones de pesos que se buscan, y dejar el resto para los debates en comisiones y plenarias.

Según el congresista Jhon Milton Rodríguez, este martes en la noche habría acuerdo sobre un subtotal de 7 billones. Estos corresponden a 1,9 billones de pesos del impuesto de renta a personas naturales; 1,2 billones de pesos del impuesto al patrimonio; 0,8 billones de los dividendos; 1 billón de pesos de la medida de normalización de las rentas que no han sido mostradas en el país, y 1,1 billones provenientes del impuesto a la venta de vivienda por encima de 918 millones de pesos.

Según Rodríguez, “hay otros 3,9 billones de pesos más que provendrían del IVA directo al consumo; 2,2 billones de pesos de la sobretasa al IVA; más 1 billón proveniente de la evasión y 0,7 billones de pesos por sobretasa al sector financiero que quedarán para discusión y votación en comisiones y plenarias”.

Este martes, la ley de financiamiento dio un nuevo giro, casi finalizando el penúltimo mes del año, al quedar sin la que era su nueva columna vertebral: el límite al IVA descontable a las empresas.

Se esperaba recaudar 6 billones de pesos, con la idea de establecer un máximo del 90 por ciento a los descuentos de ese impuesto que pagan las empresas al comprar insumos, lo que

Fuentes del Gobierno señalaron que el ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, les habría advertido el lunes a los congresistas que poner límites al IVA descontable tenía efectos inflacionarios. También habría hecho mención a la sobretasa al sector financiero, otra fuente de financiamiento que no convenía. Sin embargo, en algún momento se rompió el hilo y algunos parlamentarios salieron a anunciar que ‘todo había sido consumado’, y que solo faltaría la reunión del martes para completar la redacción de la ponencia.

Pero no había tal. Una vez más, el músculo financiero de la nueva propuesta quedó menguado, transcurridas apenas unas horas de la reunión de ayer entre Gobierno y Congreso, en la que se revisaban los componentes de la ponencia.

En esas circunstancias, y ante la fuerte polémica que seguía rodeando las otras fuentes financieras, que aportarían los 7 billones de pesos restantes, la situación se complicó para el proyecto legislativo que más desconcierto ha generado en los últimos tiempos.

Inclusive, la vicepresidenta de la República, Marta Lucía Ramírez, dio declaraciones sobre un posible retiro y presentación de una nueva propuesta.

Con varias fuentes financieras que ya estarían acordadas por consenso, algunos expertos estimaron que lo más conveniente sería retirar el proyecto, ante la sensación que se ha propagado entre los colombianos, de que “algo no está funcionando”.

Según indicó Carlos Mario Lafaurie, de la firma PriceWaterhouseCoopers, para sacar adelante una reforma tributaria, lo primordial es garantizar el principio democrático para su estudio y debate. “Se requiere que se discuta, que se cuestione y que, finalmente, sea aceptada. No podemos seguir en esa tónica de hacer cosas rápidas porque no hay plata”.

Este martes, pasado el mediodía, los participantes de la mesa de trabajo tuvieron un receso, durante el cual el Gobierno se dedicó a buscar nuevas cifras para poner en el debate.

Que pague todo el mundo: no se pueden tener ciudadanos de primera y de segunda

Intensos debates

Durante la jornada y, como ha sucedido en los últimos días, los participantes de la mesa de trabajo continuaron su tarea, cotejando las cifras ya definidas con las nuevas posibilidades, sin descartar la posibilidad de un recorte presupuestal.

Eduardo Pizano, director de la escuela de gobierno de la Universidad de los Andes, si bien está de acuerdo en que no se retire la reforma, indicó que lo peor que le puede pasar al país es que se construya una reforma tributaria con sentimientos de rabia, de venganza o de favorecimiento por parte de los legisladores. “Que pague todo el mundo: no se pueden tener ciudadanos de primera y de segunda. Aquí hubo impuestos de guerra dedicados a recuperar zonas que estaban en manos de los actores ilegales. Hay fincas de más de 10.000 hectáreas con dueños que pueden ser parte de una concertación para buscar un aparato productivo eficiente que le convenga a todos”.

La agenda para votar ley de financiamiento

La decisión tomada este martes en la mesa de trabajo entre Gobierno y Congreso habría sido la de llevar la propuesta con los puntos en los que hay consenso. Así las cosas, una vez concluya la labor de revisar el último texto que se estaba afinando anoche, las comisiones conjuntas tendrían este miércoles una jornada legislativa, en horas de la tarde, en la que se anunciaría el debate, para el jueves.

La expectativa de los integrantes de la mesa de trabajo sería la de poder votar la propuesta el lunes 3 de diciembre en las comisiones conjuntas. Esto se daría teniendo en cuenta que se hicieron a un lado los puntos del articulado alrededor de los cuales aún hay muchas dudas. Para el 10 de diciembre, según contaron algunos parlamentarios participantes de la mesa, la ley de financiamiento estaría entrando a las plenarias de Senado y Cámara, donde, sin duda, la polémica también será fuerte.

El crispado clima político alrededor del proyecto

La vicepresidenta Marta Lucía Ramírez no descartó este martes la posibilidad de que el proyecto de ley de financiamiento o reforma tributaria sea retirado del Congreso.

Aunque la segunda a bordo del gobierno dijo desde Miami, donde participó en la Conferencia de las Américas, que “lo importante es sacar la reforma que el país de verdad necesita”, también señaló: “no sé si este texto sea el que pase en el Congreso, de pronto habrá que retirarlo, no sabemos”.

No obstante, a renglón seguido, Ramírez manifestó que Colombia enfrenta un gran desafío, “el de cambiar la manera en que se hace la política, clientelista, capturada por partidos políticos, que muchas veces no están trabajando en función del bien común sino de sus propios intereses”.

Pero después, en un comunicado, la Vicepresidencia aclaró que la Ramírez “apoya todo el trámite que se viene dando en el legislativo” y señaló que el proyecto de ley que está en discusión “debe ajustarse conservando su espíritu inicial de lograr unas fuentes adicionales de ingresos por una tributación más equitativa y eficiente que promueva el crecimiento económico”.

El proyecto de ley lleva casi un mes sometido a intensas discusiones entre los ponentes y el Ministerio de Hacienda, pero hasta este martes no había claridad ni sobre el monto definitivo del recaudo que este pueda generar ni sobre las fuentes de los recursos.

Incluso, el presidente Iván Duque insistió en su defensa de la reforma tributaria. En su alocución televisada dijo: “La Equidad también significa reformar nuestro actual sistema tributario para hacerlo más simple y más justo”. Y agregó que “además de conseguir los recursos faltantes para los programas sociales, modernizar la DIAN y luchar contra la evasión, nuestra agenda de reactivación económica busca aliviar la pesada carga de impuestos a las empresas –micro, pequeñas, medianas y grandes– que son las generadoras del empleo que los colombianos necesitan”.

El clima de la reforma empezó a oscurecerse desde que el expresidente Álvaro Uribe, jefe del Centro Democrático y cabeza clara del uribismo, comenzó a “disparar” contra la iniciativa cuando anunció que no votaría el IVA para la canasta familiar. Después de que el uribismo hizo sus críticas insalvables, los demás partidos llegaron con todo un arsenal de reparos al punto de hacerlo casi inviable.

Sin embargo, la representante Catalina Ortiz, del grupo de ponentes, celebró por un lado que sea la primera vez que se da un debate a fondo “sin mermelada” (sin dar dádivas a los congresistas), pero deploró, por otra parte, que “no haya un liderazgo claro” alrededor del proyecto. Que por un lado hable el expresidente Uribe, por otro lado, el presidente Duque y por el otro el Ministro de Hacienda. La congresista vaticinó un debate muy intenso alrededor del proyecto en el Congreso.

ECONOMÍA Y NEGOCIOS

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.