¿Logrará salir con éxito del Congreso una nueva ley de financiamiento?

¿Logrará salir con éxito del Congreso una nueva ley de financiamiento?

Presidente Iván Duque le dio instrucciones al Ministerio de Hacienda para tramitar nueva norma.

Ministro Alberto Carrasquilla

El ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, sería el encargado de liderar en el Congreso el trámite de una nueva ley de financiamiento.

Foto:

Mauricio León / EL TIEMPO

Por: Juan Francisco Valbuena G.
17 de octubre 2019 , 10:44 a.m.

Con varios sectores políticos en contra y escasas mayorías entre los partidos, el Gobierno Nacional se prepara para dos meses de arduo trabajo legislativo en los cuales espera recuperar la ley de financiamiento que le tumbó la Corte Constitucional, este miércoles.

Luego de la decisión del alto tribunal, el presidente Iván Duque le dio instrucciones al Ministerio de Hacienda para que presente un proyecto de ley que “recoja todos los beneficios, mecanismos y normas” que contenía la ley de financiamiento, el cual debe estar aprobado en los próximos dos meses.

La urgencia consiste en que el alto tribunal determinó que la actual norma tendrá vigencia hasta el 31 de diciembre de este año.

(Le puede interesar: ¿Si no revive Ley de Financiamiento, quiénes saldrían beneficiados?)

La ley de financiamiento es una norma que contiene algunas regulaciones en materia de impuestos y cuyo propósito fue equilibrar las finanzas de la Nación luego de la aprobación del Presupuesto General de la Nación de 2019.

Varios analistas han coincidido en que algunos de sus efectos van más allá de ese año por lo que se hace necesario mantenerla y, como lo dijo el presidente Duque, “dar continuidad a la ruta que hemos fijado” para la recuperación de la economía nacional.

Por ello, el Ministerio de Hacienda espera tramitar una nueva ley de financiamiento en el Congreso, la cual debe estar aprobada en dos meses.

Sin embargo, hay dos obstáculos que deberá superar el Ejecutivo para la aprobación de esta norma: el primero, la ausencia de una coalición de partidos sólida que empuje el proyecto de ley y el segundo, los escasos tiempos para discutir con juicio una norma de esta naturaleza.

(Lea también: Las razones de la Corte para tumbar la ley de financiamiento)

Sin coalición

Pese al entusiasmo de varios sectores del uribismo en el Congreso en el sentido de que primará la “responsabilidad fiscal” sobre los intereses políticos de los partidos, la falta de una coalición sólida y mayoritaria será el primer escollo que el Gobierno deberá sortear en el Capitolio.

Duque cuenta con el apoyo de las mayorías en partidos como el Centro Democrático, el Conservador, Colombia Justa Libres y Mira. De hecho, los conservadores y el Mira ya salieron a manifestar oficialmente su respaldo a la iniciativa que presentará el Ministerio de Hacienda, sin siquiera conocerla.

El representante a la Cámara por el Centro Democrático Óscar Darío Pérez cree que el ambiente en el Congreso es "positivo" y que el Legislativo "debe estar a tono con la responsabilidad fiscal que esto demanda".

No obstante, los partidos políticos amigos del Gobierno no alcanzan a tener las mayorías en el Legislativo para sacar adelante solos y de manera expedita una nueva ley de financiamiento, como se ha demostrado con el lento avance de los proyectos anticorrupción –impulsados por el Ejecutivo- y con el fracaso de las modificaciones al acuerdo de paz con las Farc, promovidas también por sectores oficiales.

Los partidos Liberal y Cambio Radical, dos de las fuerzas mayoritarias en el Capitolio y que se han declarado en independencia del Ejecutivo, se han mantenido en esa posición. En el caso del liberalismo, por ejemplo, sus mayorías no votaron el Presupuesto del 2020, este jueves, y dentro de sus miembros hay voces críticas contra la manera como se manejan los proyectos de ley de corte económico.

El senador liberal y expresidente del Congreso Luis Fernando Velasco, por ejemplo, sostiene que iniciativas como la ley de financiamiento usualmente son discutidas y concertadas entre los ministros y las comisiones económicas del Legislativo y que cuando llegan a las plenarias de Senado y Cámara deben ser “pupitreadas” por el resto de los parlamentarios.

“Creo que la terquedad de los ministros los llevará a creer que presentando una norma y concertando de nuevo con unos pocos miembros de las comisiones económicas van a poder sacar su rectificación o nueva ley de financiamiento. No le veo un ambiente fácil”, aseguró Velasco.

Trámite de la ley de financiamiento

La ley de financiamiento se tramitó a finales del año pasado, en el Congreso.

Foto:

FOTO: Minhacienda

En este sentido, no parece una casualidad que en catorce meses de administración cuatro ministros del presidente Duque hayan tenido que enfrentar mociones de censura en el Congreso: Alberto Carrasquilla, de Hacienda; Ángela María Orozco, de Transporte, y Guillermo Botero, de Defensa, en dos ocasiones. De las cuatro se han votado tres y los funcionarios han salido airosos de esta prueba.

En el caso de Cambio Radical no se puede olvidar que su jefe natural, el exvicepresidente Germán Vargas Lleras, presentó una de las 24 demandas que pedían tumbar la ley de financiamiento, como efectivamente sucedió este miércoles en el alto tribunal.

El partido de ‘la U’, el cual se declaró amigo del Gobierno Nacional desde hace más de un año, ha vivido un proceso de alejamiento de la Casa de Nariño y cada día son más escasas las voces que defienden al presidente Duque dentro de sus filas.

Y los partidos Polo, Alianza Verde, Farc y la Coalición Lista de la Decencia se han declarado en oposición al Gobierno Nacional, razón por la cual su apoyo está descartado.

Tiempos apretados

Y el segundo obstáculo que el Gobierno tendrá que superar son los tiempos, los cuales podrían obligar al Ejecutivo a recurrir a medidas como el mensaje de urgencia y las sesiones extras.

Para que una nueva ley de financiamiento se haga realidad el Ministerio de Hacienda debe radicar el proyecto de ley por Senado o Cámara de Representantes y enviarle mensaje de urgencia para discutirlo y aprobarlo en menos tiempo que el ordinario
.
Luego de presentada, la iniciativa debe ser discutida y votada por las comisiones económicas de Senado y Cámara de manera conjunta y, si es aprobada por estas, deberá pasar a las plenarias de ambas corporaciones para sus debates finales.

En caso de que Senado y Cámara aprueben textos diferentes, se debe proceder a una conciliación y a una nueva aprobación y todo esto debe suceder antes del 16 de diciembre, cuando, legalmente, concluyen las sesiones ordinarias del Congreso.

Si en esa fecha la nueva ley de financiamiento no está lista, el Gobierno podría citar a sesiones extras, pero estas no irían más del 18 o 19 de diciembre, ya cuando los congresistas estarán comenzando sus vacaciones de fin de año.

No hay que olvidar que, según la Corte Constitucional, la actual ley de financiamiento perderá vigencia el próximo 31 de enero y para esa fecha ya debería estar lista una nueva norma que recoja los principales aspectos de la que tumbó al alto tribunal.

Así las cosas, los dos meses por venir no parecen fáciles para el Ejecutivo, el cual deberá emplearse a fondo en el Congreso si quiere sacar adelante una norma que le permita mantener la estabilidad en las finanzas de la Nación.

JUAN FRANCISCO VALBUENA
REDACCIÓN POLÍTICA

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.