La estrategia del Gobierno para cambiar la suerte de las objeciones

La estrategia del Gobierno para cambiar la suerte de las objeciones

El Ejecutivo ya pasó la página de la derrota de las objeciones y prepara la revancha en el Senado.

Nancy Patricia Gutiérrez

La ministra del Interior, Nancy Patricia Gutiérrez, habla con representantes a la Cámara del Centro Democrático.

Foto:

Héctor Fabio Zamora. EL TIEMPO

Por: Política
09 de abril 2019 , 08:58 p.m.

A pesar de la abultada votación en la plenaria de la Cámara —110 votos contra las objeciones presidenciales y 44 a favor—, en el Gobierno guardan la esperanza de que el camino se pueda corregir en el Senado, después de Semana Santa.

Lo primero que el Ejecutivo tiene claro es que respetará cualquier decisión que tome el Senado y que la herramienta para tratar de cambiar la suerte de las objeciones deben ser los argumentos y no las transacciones burocráticas.

El alto consejero presidencial para la Política, Jaime Amín, afirmó que la actual Administración “no copta consciencias ni utiliza aplanadoras, sino que llama a la reflexión serena sobre principios en los cuales ha prevalecido la coherencia de tiempo atrás”.

Dos de los principios que busca el Gobierno con la insistencia en las objeciones, pese al resultado adverso en la Cámara y al poco ambiente que hay en el Senado, es poder cerrar ciertas heridas producto de la polarización que se dio alrededor del proceso de paz y del plebiscito de octubre de 2016, y darles mayor solidez institucional y normativa a los derivados del acuerdo de paz.

La estrategia

Para tratar de cambiar la suerte de esas discrepancias presidenciales en el Senado, el Gobierno prepara una maniobra que consiste en aprovechar tres diferencias claras que hay entre la Cámara de Representantes y esta corporación.

La primera es que en la Casa de Nariño se cree que la diferencia entre los partidos políticos que están en contra de las objeciones presidenciales y los que están a favor de ellas es más reducida en Senado que en Cámara.

Este hecho, de entrada, le permitiría al Gobierno un margen de maniobra dentro del Senado, el cual podría, en un momento dado, voltear la votación a su favor.

El segundo punto que piensa aprovechar el Gobierno es tener la presidencia de la corporación en manos del uribista Ernesto Macías. Este hecho, en opinión del Ejecutivo, podría permitir un debate más reposado y argumentado que permita convencer a los senadores.

El tercer elemento será explorar en varios sectores del partido de ‘la U’ la posibilidad de que haya apoyo a las objeciones presidenciales. No se puede olvidar que esa colectividad se declaró de gobierno, pero en este tema ha dicho que está en contra de los reparos a la JEP.

“El Gobierno espera coherencia, consistencia y acompañamiento de aquellas bancadas que, al amparo del estatuto de la oposición, se declararon el año pasado como de gobierno”, afirmó Amín.

Pese a estas intenciones oficiales, en el Senado ayer el ambiente era altamente adverso a las objeciones a la JEP. Muy temprano, dos senadores, de los nueve que tiene la comisión que las estudia, radicaron un informe que pide rechazarlas.

Adicionalmente, algunos de los restantes miembros de esa instancia le expresaron a EL TIEMPO que, después de lo visto el pasado lunes en la Cámara, el tema ya estaba hundido también en el Senado.

Incluso, este martes se escucharon voces que pidieron al presidente Duque retirar las objeciones a la JEP, luego de la derrota en la Cámara. “Presidente, le reitero: retire las objeciones en un acto de compromiso republicano”, le dijo el exjefe del equipo negociador en La Habana, Humberto de la Calle.

No obstante, el presidente del Senado, Ernesto Macías, afirmó que mañana, después de una audiencia pública que se realizará sobre el tema, los restantes senadores de la comisión “radicarán el informe”, que sería en sentido contrario, y que “una vez lo hagan, lo agendaremos en la plenaria para darle trámite”.

De acuerdo con las normas, en caso de que esta corporación tome la misma decisión que la Cámara, el presidente Duque deberá sancionar el proyecto de ley para que entre en vigor. Si se niega, deberá hacerlo el presidente del Congreso.

Pero si el Gobierno logra voltear la votación en el Senado y se toma una decisión distinta a la de la Cámara, expertos en temas del Congreso coinciden en que el proyecto deberá ser sancionado, pero sin los apartes objetados por el Gobierno.

POLÍTICA

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Empodera tu conocimiento

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.