Secciones
Síguenos en:
Correazos y castigo físico a menores quedan prohibidos en el país
Buscan prohibir el castigo físico en Colombia

El castigo físico puede resultar dañino en el mediano y largo plazo para los niños.

Foto:

iStock

Correazos y castigo físico a menores quedan prohibidos en el país

FOTO:

iStock

La idea es promocionar la práctica de la crianza sin el uso de la violencia.

Los correazos, bofetadas, ‘chancletazos’ y toda forma para reprender a los menores en las que se utilice el castigo físico quedaron definitivamente prohibidas en Colombia.

(Puede leer: ¿Participó en política Claudia López con su trino contra Uribe?)

Así quedó establecido luego de que el Congreso de la República aprobara en último debate un proyecto de ley que reforma el artículo 262 del Código Civil Colombiano en el que se establece que "los padres o la persona encargada del cuidado personal de los hijos tendrán la facultad de vigilar su conducta, corregirlos y sancionarlos moderadamente".

Lo anterior indica que actualmente el Código Civil autoriza el uso de “la palmadita” y el “chancletazo” para la crianza. Esto es lo que se denomina castigo físico y es lo que quedará prohibido a partir de esta nueva ley, que para entrar en vigencia debe ser sancionada por el presidente Iván Duque

(Vea también: Pacientes terminales podrían retirar sus aportes a pensión)

Gloria Carvalho, Secretaria Ejecutiva de la Alianza por la Niñez Colombiana, dijo que con esta ley "Colombia se está poniendo al día con sus obligaciones contraídas como suscriptor de la Convención de los Derechos del Niño.

El proyecto tiene una finalidad pedagógica, persuasiva y alternativa, a través de la promoción de prácticas de crianza sin violencia, amorosas y respetuosas con los derechos fundamentales de los niños y niñas de Colombia. Esto quiere decir que no se crean nuevas sanciones o multas sino que busca que se incentiven estrategias para la crianza libre de violencia. 

Para ello, el proyecto fomenta la creación de una estrategia nacional pedagógica, a través de la cual los padres de familia pueden acceder a orientación y acompañamiento psicológico para adquirir herramientas que les ayudarán a formar a sus hijos y corregirlos sin violencia.

Hace poco leí que un niño que es golpeado por sus padres no aprende a odiarlos a ellos sino que empieza a odiarse a sí mismo

“Hace poco leí que un niño que es golpeado por sus padres no aprende a odiarlos a ellos sino que empieza a odiarse a sí mismo. Una realidad muy dolorosa que me confirmaron varios testimonios que me han llegado en el desarrollo de este debate entre los cuales recuerdo especialmente el de una mujer que nos contó por primera vez en su vida que fue víctima de abuso sexual por parte de su padrastro y que nunca fue capaz de contarle a su mamá por miedo a las reprimendas físicas que le daba”, puntualizó el representante Julián Peinado, autor de la iniciativa que ahora pasa a sanción presidencial.

El congresista explicó que el proyecto de ley respeta la autonomía de las familias y sus decisiones en torno a sus creencias, historia, cultura, religión, rutinas, etc., "eso está constitucionalmente protegido, lo único que cambia es la restricción para que dichas correcciones y enseñanzas se ejerzan sin violencia".

"Como si los argumentos legales no fueran suficientes -indica un documento de Alianza por la Niñez- los trabajadores de la salud, pediatras, psiquiatras, psicólogos advierten sobre las consecuencias del castigo físico en la salud física y mental de la niñez y la adolescencia".

(Además: ¿En qué consiste el proyecto de ley de cuidadores?)

Según datos del ICBF, el 82 por ciento de los jóvenes que están respondiendo por algún tipo de Responsabilidad Penal Adolescente han sido objeto de algún tipo de vulneración y castigos físicos en sus hogares, lo que demuestra que el castigo físico genera una cadena de violencia, tal como lo ha explicado la directora del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, Lina María Arbeláez.

Los 'peros'

No obstante, esta iniciativa, durante su trámite en el Congreso tuvo varios reparos de algunos sectores políticos.

De acuerdo con el senador de Colombia Justa Libres John Milton Díaz, “aunque este proyecto de ley tiene una buena intención, está invadiendo terrenos que el Estado no debe invadir en términos de las libertades que tienen los padres de familia”.

Y añadió: “Es equivocado pensar que es el Estado el que debe enseñarles a los padres cómo educar a sus hijos”.


Sin embargo, este no es el único ‘pero’ en contra de la iniciativa. De hecho organizaciones como la Red Familia Colombia la han calificado como innecesaria, argumentando que ya existen mecanismos en contra de la violencia infantil y el maltrato intrafamiliar, consagrados en el Código de Infancia y Adolescencia.

POLÍTICA

También le recomendamos:

-Medida de Europa de frenar salida de vacunas inquieta a Colombia

-Habrá toque de queda nocturno en ciudades con alta ocupación UCI

-En el Congreso proponen que desaparezca la figura de la Primera Dama

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.