¿Se puede gobernar con una minoría en el Congreso?

¿Se puede gobernar con una minoría en el Congreso?

Semana de forcejeos en Senado, por objeciones a la JEP, dejaron en evidencia  minorías del Gobierno.

Acuerdo en el Senado

Rueda de prensa que dieron los partidos Conservador, Liberal, 'la U' y Cambio Radical sobre objeciones a la JEP.

Foto:

Carlos Ortega. EL TIEMPO

Por: Política
05 de mayo 2019 , 08:49 a.m.

No hay antecedentes recientes (en décadas) de una gobernabilidad tan precaria en el Congreso de la República como la que el presidente Iván Duque y su gobierno enfrentan hoy.

Esta situación quedó en evidencia esta semana con el debate alrededor de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) en el Senado.

Las objeciones del presidente Duque a la JEP, mediante las cuales se pretende modificar la ley estatutaria para juzgar a los actores del conflicto armado responsables de delitos graves, ya habían sufrido una contundente derrota en la Cámara de Representantes tres semanas atrás (110 votos en contra y 44 a favor), y esta semana, en el Senado la votación fue de 47 en contra y 34 a favor.

En ambas cámaras, el Gobierno y sus aliados quedaron en absoluta minoría frente a sus opositores, en un tema capital para ellos.

Aunque la ministra de la política, Nancy Patricia Gutiérrez, considera que lo ocurrido esta semana fue “circunstancial”, y que las relaciones entre el Gobierno y el Congreso no se van a deteriorar, la situación tiende a empeorar.

El modelo político del presidente Duque, de no dar representación política ni siquiera a los partidos de gobierno por temor a caer en la maldición de la ‘mermelada’, llevó al Gobierno a quedar en minoría absoluta en el Congreso.

El gobierno del presidente Duque solo cuenta con el respaldo sólido del Centro Democrático y los partidos cristianos. En ‘la U’ y el conservatismo, no obstante ser partidos de gobierno, solo tiene el apoyo de algunos congresistas.

La decisión del liberalismo y Cambio Radical, de hacer causa común con sectores de ‘la U’ en lo que se denominó la “nueva alianza” para defender el acuerdo de paz, configuró el bloque de centro, que, al concurrir con los sectores de izquierda en este propósito, consolidaron un grupo mayoritario en Senado y Cámara.

Es probable que a la ministra de la política le asista razón en calificar de “circunstancial” esa mayoría que tiene las objeciones de Duque a la JEP al borde de su fracaso, pero algo de ese bloque pudo haber llegado para quedarse.

En su momento, Duque llegó a contar con cierto respaldo del jefe del liberalismo, el expresidente César Gaviria. “Es una persona moderada; las cosas que dice son sensatas, él tiene mucho ánimo de hacer un gobierno bastante amplio, quiere nombrar gente joven, se les quiere medir a muchos problemas (a los) que Uribe o Santos no se les midieron”, dijo Gaviria de Duque, cuando era candidato.

Tan pronto resultó elegido, fue Duque quien visitó a Gaviria. A la salida de ese encuentro, el mandatario dijo: “Venimos aquí a extenderle al presidente Gaviria un saludo, a darle nuestra gratitud, y una expresión de gratitud al Partido Liberal que nos apoyó en la elección, a las bases liberales y a la dirigencia juvenil del Partido” .

Duque también visitó a Germán Vargas Lleras y le ofreció que fuera su embajador en Inglaterra, pero el líder de Cambio Radical rehusó el ofrecimiento.

Luego, en varias ocasiones, Vargas expresó su interés en tener un diálogo con el Gobierno para impulsar leyes de su interés, como una reforma tributaria y la reforma de la justicia, pero sintió que no fue escuchado por Duque.

Lo que distanció radicalmente a Vargas del Gobierno fue lo que él denunció a comienzos de abril en su columna de EL TIEMPO, en el sentido de que desde la Casa de Nariño se compraba a congresistas suyos (de Cambio Radical) para apoyar el Plan de Desarrollo.

A partir de ese momento, los liberales y Cambio Radical, declarados partidos independientes según el estatuto de la oposición, como dice la ministra de la política, comenzaron a actuar más como “partidos de oposición”.

Ya con Cambio Radical, los liberales y ‘la U’ en contra, el Gobierno había quedado en desventaja.

Pero esta semana, como consecuencia del pulso por la JEP, la situación del Gobierno en el Congreso empeoró. A los conservadores se les comenzó a rebosar la copa.

El miércoles pasado, ese partido, luego de negarse a hablar con la ministra del Interior, Nancy Patricia Gutiérrez, le notificó al jefe del Centro Democrático, Álvaro Uribe, que no iba a acolitar más la confrontación por la JEP, que no votaría más a su lado y que las objeciones deberían ser remitidas a la Corte Constitucional para definir su suerte.

Si bien los conservadores no han previsto formar coalición con la izquierda para hacerle oposición a Duque, sí notificaron al partido de gobierno que no serán “apéndice” suyo. Y que si no son tomados en serio como aliados del Gobierno, podrían buscar otros rumbos.

Negar que tras la batalla de la JEP los partidos que apostaron por el ‘no’ a las objeciones del Presidente salieron fortalecidos es tratar de tapar el sol con un dedo.

Pero si el Gobierno da una señal de interés en flexibilizar un poco su doctrina en materia de relaciones con los partidos –es decir, muestra ahora una rama de olivo–, esto podría cambiar rápidamente la ecuación y allanar el camino para un acuerdo político que mejore la gobernabilidad (como se ha venido pidiendo desde la jefatura del uribismo); el camino contrario, al menos a corto plazo, solo agudizaría el distanciamiento.

Lo interesante es que el tema está atravesado por las cada vez más cercanas elecciones de octubre, y eso puede complicar o agilizar las cosas, según como se las mire, pues, para unos, tomar distancia de la Casa de Nariño puede sumar más, y para otros, al revés. Y ese es un escenario interesante para el Gobierno.

Lo que no parece viable es que la administración Duque pueda pasar sus cuatro años sin un mínimo respaldo político en el Congreso; eso amenaza su propia gestión y resultados. Así que la pregunta es cuándo se destrabará este asunto. Algunos apuestan a que será luego de la medición de fuerzas de octubre, otros creen que –intereses electorales de por medio– esto podría ser antes.

POLÍTICA

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.