Secciones
Síguenos en:
'Es mucho menos costoso, fiscalmente, comprar la hoja de coca'
El año pasado el Ejército destinó 400 hombres para erradicar manualmente 1.500 hectáreas de cultivos de coca.

El año pasado el Ejército destinó 400 hombres para erradicar manualmente 1.500 hectáreas de cultivos de coca en el sur de Bolívar.

Foto:

Ejército Nacional

congreso

'Es mucho menos costoso, fiscalmente, comprar la hoja de coca'

Así lo dijo el senador Iván Marulanda, quien explicó proyecto para regular el consumo en el país.

Una revolución total en el manejo de la hoja de coca y sus derivados -entre ellos la cocaína- es lo que propone un proyecto de ley cuya discusión está prevista para este miércoles en la Comisión Primera del Senado.

El senador por los 'verdes' y opositor del Gobierno Nacional Iván Marulanda, uno de los autores de la iniciativa, le explicó a EL TIEMPO los principales detalles de la misma como, por ejemplo, que el Estado sería el único que podría comprar cultivos de esta mata, producir la cocaína y venderla.

(En otras noticias: Estas son las reglas para el trabajo en casa aprobadas en el Congreso)

"Sería el Estado el que regularía, totalmente, la producción de hoja de coca y sus derivados, sin la participación de ningún tipo de procesadores ni comercializadores. Y para que, en ningún caso, esa cocaína vaya a salir del país, solamente para el foco de consumidores colombianos", dijo el congresista.

¿Cuál es el espíritu de este proyecto ley?
Sacar a Colombia de una política que fracasó y es la del narcotráfico. Y fracasó porque nos ha dejado, a lo largo de cincuenta años, centenares de miles de muertos. Tenemos las cárceles colombianas llenas de compatriotas, sobre todo jóvenes, encarcelados en el marco de las leyes penales. Tenemos la política corrompida por los dineros del narcotráfico de arriba abajo: las elecciones presidenciales, las de alcaldes, las de Congreso totalmente infectadas por los dineros del narcotráfico. Y la economía se degradó con el lavado de activos y otras actividades irregulares. Además, hemos perdido la soberanía sobre grandes extensiones de tierra que domina el narcotráfico.

(Le sugerimos: Polémica en el Congreso por regreso de fumigaciones con glifosato)

Iván Marulanda, senador por Alianza Verde y opositor al Gobierno Nacional.

Foto:

EL TIEMPO

¿Qué significa que se va a regular la hoja de coca?
Que el Estado asume totalmente el manejo de la hoja de coca y sus derivados. Compra toda la que producen 250.000 familias campesinas. Produce una cocaína –muy poca-, solamente para el consumo de quienes lo hacen, que, de acuerdo con estadísticas del Ministerio de Salud, son unas 250.000. La Corte Constitucional dijo hace veinte años que consumir cocaína, esta decisión individual, es legal y constitucional y está enmarcada en los derechos humanos, el libre desarrollo de la personalidad y otros derechos.

Según la propuesta, ¿cómo sería el suministro?
Sería en el marco de una política de salud pública, es decir a través de médicos que van a revisar a las personas que demanden su dosis personal. La idea es verificar que sean mayores de edad y que estén en condiciones físicas y mentales para ello. Sería la dosis personal de una cocaína de primera calidad, que hoy es un producto de muy mala calidad, que tiene manchas de sangre, de ilegalidad y es vendida por narcotraficantes o microtraficantes en las ‘ollas’.

Es mucho menos costoso, desde el punto de vista fiscal, comprar la hoja de coca por parte del Estado

Para los autores del proyecto, ¿qué ganaría Colombia con la aprobación de esta ley?
Que se les quita la materia prima a los narcotraficantes, que es la hoja de coca. Ya no van a tenerla para producir el noventa por ciento de la cocaína que comercializan en el mundo. Se les quita el negocio. Por otro lado, se les quitan los consumidores colombianos a las redes del microtráfico, a las mafias urbanas. Todo lo monopoliza el Estado. Adicionalmente, estas 250.000 familias que se dedican al cultivo van a ingresar a la legalidad, van a tener toda la protección del Estado y van a poder desarrollar sus vidas en sus territorios sin necesidad de seguir destruyendo la selva.

(No se pierda: El duro panorama político para la reforma tributaria)

¿Esta propuesta no es legalizar la droga en Colombia?
No, porque no va a ser para que cualquier persona produzca y comercialice cocaína. Sería el Estado el que regularía, totalmente, la producción de hoja de coca y sus derivados, sin la participación de ningún tipo de procesadores ni comercializadores. Y para que, en ningún caso, esa cocaína vaya a salir del país, solamente para el foco de consumidores colombianos.

Hay familias que no quieren saber nada de la droga por la destrucción de uno de sus miembros. ¿Qué mensaje les envía a ellas?
Les doy este mensaje y es que hoy sus hijos y sus nietos están expuestos, sin ningún control, al consumo de cocaína, porque se está vendiendo en las redes del narcotráfico o del microtráfico, en las ‘ollas’ y por todo el país, pero además es una droga de mala calidad. Lo que se va a hacer es garantizar a esas familias que ese mercado se va a acabar y que el que tenga derecho, porque es mayor de edad, a consumir, puede presentarse ante un médico, que lo va a examinar y le va hacer seguimiento.

¿Qué opinión le merece el decreto que habilita el regreso de las fumigaciones para atacar los cultivos ilícitos?
Ese es un error del Gobierno por distintas razones. Hacer erradicación con fumigación con glifosato tiene altísimos costos. Entre 2005 y en 2015, según cifras oficiales, se erradicó de esta forma y el costo anual de era tarea fue de 8,8 billones de pesos, es decir que en los diez años fueron 88 billones de pesos, que equivalen al presupuesto del Ministerio de Agricultura en cincuenta años. Adicionalmente, en esos diez años no disminuyeron las hectáreas de hoja de coca, sino que aumentaron en 4.000. Además, el daño en la vida humana, en los ecosistemas, en la producción de alimentos en esas zonas que se van a fumigar es inconmensurable. Es mucho menos costoso, desde el punto de vista fiscal, comprar la hoja de coca por parte del Estado. Esto costaría 2,3 billones de pesos, a precio de mercado, y con glifosato, la erradicación costaría 8,8 billones de pesos al año.

En otras noticias de política

‘El Partido Liberal no me lo van a manejar a punta de ‘mermelada’'

La lección de Uribe que seguirá Guillermo Lasso, en Ecuador

Piden reactivación de la revocatoria de Daniel Quintero, en Medellín

POLÍTICA

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.