El ‘ejército’ que promueve la consulta anticorrupción

El ‘ejército’ que promueve la consulta anticorrupción

Cerca de 45.000 voluntarios hacen pedagogía de la iniciativa que se votará el próximo domingo.

Voluntarios consulta anticorrupción

Voluntarios de la consulta anticorrupción hacen pedagogía en Bogotá

Foto:

@CarlosPolanco98

24 de agosto 2018 , 11:16 a.m.

“¿Cansado de que lo roben?” Es la pregunta que más llama la atención de los transeúntes que cruzan por el Parque El Virrey, en Bogotá. Algunos miran con curiosidad, otros con escepticismo. No es para menos, son un grupo variopinto, un grupo alegre y llamativo.

Se trata del ‘ejército’ de voluntarios, en su mayoría jóvenes, que armados de volantes, cartillas y, sobre todo, mucha paciencia explican en las calles uno a uno los siete puntos de la consulta anticorrupción que se votará este domingo.

En cualquier lugar de las principales ciudades del país donde haya aglomeración de público habrá un ‘soldado’ de este equipo haciendo pedagogía.

“¿Quiere bajarle el sueldo a los congresistas?”, pregunta Steven, uno de los voluntarios de la consulta, a una mujer que cruza por Parque El Virrey con pinta deportiva. “Siempre dicen lo mismo pero nunca hacen nada”, responde la mujer.

Eso, el escepticismo, es el principal obstáculo con el que se encuentra este ejército. “Siempre tratamos de hacerle entender a la gente, de forma pedagógica, que derrotar la corrupción está en sus manos”.

También, como confiesa este joven, se han vuelto expertos en desmentir noticias falsas. ¿Es verdad que los promotores de la consulta recibirán dinero si se aprueba? ¿Si se deja de votar se puede disminuir el costo de este mecanismo? Preguntas de este tipo son las que tienen que responder a diario.

Steven trabaja por la consulta desde el año pasado, cuando se inició la recolección de firmas para convocar a este mecanismo. Tiene fe en que los colombianos en las urnas podrán empezar a cambiar las prácticas clientelistas.

No por nada recorrió las calles de Bogotá en pleno puente festivo, mientras los demás capitalinos descansaban en sus hogares o se preparaban para regresar de sus destinos turísticos.

Para la primera etapa, la de recolección de firmas, se registraron 35.000 voluntarios. Esa cifra ahora, a pocos días de la votación, podría superar los 45.000.

La creatividad es la esencia de la campaña. Algunos hacen de mimos, otros cruzan por las plazas con megáfono en mano y unos tantos ‘predican’ las bondades de la consulta en Transmilenio.

Con unos recursos económicos tan limitados hemos tenido que apelar al sentimiento ciudadano, todos estamos cansados de la corrupción

Tienen muy buen segmentado a su público. En Rock al Parque, en Bogotá, los volantes que se entregaron tenían ilustraciones de guitarras eléctricas, pines y símbolos del mundo del rock. Los mensajes eran cortos y llamativos.

El material de divulgación que se usó en los peajes durante el puente festivo, por el contrario, era más sobrio y se dedicaba a explicar cada punto de la consulta.

Los voluntarios avanzan en grupos pequeños pero siempre llaman la atención, especialmente porque algunos llevan una maleta de la que sobresale un letrero de casi un metro de alto invitando a votar “7 veces sí”.

Así alcance o no el umbral requerido, la consulta anticorrupción ya se puede apuntar una victoria que marca un hito para el país: haber hecho una campaña con alcance nacional y pedagógico con tan poco dinero.

“Con unos recursos económicos tan limitados hemos tenido que apelar al sentimiento ciudadano, todos estamos cansados de la corrupción, a veces son las personas las que se movilizan solitas, descargan el material pedagógico de la página y empiezan a hacer campaña”, expresó la senadora Angélica Lozano, una de las promotoras de este mecanismo.

Esto se refleja en que, por ejemplo, de manera espontánea algunos artistas, deportistas y personas de reconocimiento en el país se han unido a promover la consulta, sin pertenecer a algún movimiento político.

Para que la consulta sea válida, según la Ley 1757 de 2015, se requiere “la participación de no menos de la tercera parte de los electores que componen el censo electoral”, es decir, 12’140.342 votos.

El reto es mayúsculo si se tiene en cuenta que, contrario a lo que ocurre en las elecciones ordinarias, no hay estructuras políticas moviendo la votación, más allá de la Alianza Verde y algunos sectores alternativos.

El reto queda, por ahora, en manos de los ciudadanos.

POLÍTICA

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.