'Debemos dejar la costumbre de celebrar con pólvora en nuestras casas'

'Debemos dejar la costumbre de celebrar con pólvora en nuestras casas'

La representante Katherine Miranda habló del proyecto de ley que busca sanciones más efectivas.

Katherine Miranda

Katherine Miranda, representante a la Cámara por Alianza Verde, radicó en el Congreso un proyecto de ley que busca sanciones más efectivas para productores pólvora.

Foto:

Prensa Katherine Miranda

Por: Política
03 de diciembre 2018 , 06:41 p.m.

En los últimos diez años, en el país resultaron quemadas con pólvora más de 10.000 personas. Esa cifra, que cada año crece, fue el principal motivo por el cual la representante a la Cámara Katherine Miranda y el senador Antanas Mockus, ambos de la Alianza Verde, radicaron en el Congreso de la República un proyecto de ley para sancionar a los productores de pólvora y proteger a los ciudadanos, en especial a los menores de edad.

En diálogo con EL TIEMPO, la representante Katherine Miranda contó los detalles de la iniciativa.

¿En qué consiste el proyecto de ley que llevaron al Congreso?

El proyecto busca cuidar la vida. Durante toda mi vida y, claro, en mi vida política he procurado por el cuidado de la vida, como nos enseña el profe Mockus: la vida es sagrada.

Cuando uno ve noticias de niños quemados por pólvora y uno se pregunta ¿el niño puede llegar solo a la pólvora? Claramente, no; detrás de la quemadura de un niño, con pólvora, hay un adulto altamente irresponsable, altamente confiado o altamente desinformado.

En nuestro país, durante los últimos diez años se han quemado 12.641 personas, más de mil personas por año. Eso es muchísimo. Son personas que perdieron su calidad de vida, para siempre.

Este es uno de los cambios culturales más grandes que nos merecemos en Colombia

El proyecto de ley que radicamos junto con el senador Antanas Mockus y que ya inició el trámite legislativo busca garantizar los derechos fundamentales a la vida, la integridad física, la salud y la recreación de todos los habitantes del territorio nacional por medio de la reglamentación en la fabricación, la manipulación, el transporte, el almacenamiento, la comercialización, la compra, la venta y el expendio de pólvora y productos pirotécnicos.

Así está formulado, así lo hemos estudiado y así creemos que podemos salvar vidas. Es importante advertir que el proyecto contempla excepciones para las personas naturales y jurídicas que cumplan con los requisitos para el uso profesional.

¿Entonces cuál sería el objetivo del proyecto de ley?

El profe Mockus y yo trabajamos por el cuidado de la piel y la vida de los habitantes de Colombia. Año tras año se descarta el peligro de la pólvora, es normal usar luces de bengala y totes para disfrutar de esta época de navidad y fin de año.

El proyecto de ley no es absolutamente restrictivo, proponemos la creación de un fondo - cuenta llamado ‘Ni una víctima más’ para captar recursos que garanticen la financiación de planes y programas de cultura ciudadana, que sensibilicen sobre el peligro del uso de pólvora y que brinden atención especializada a personas quemadas por pólvora -en cualquier circunstancia- priorizando a los niños, niñas y adolescentes.

El proyecto también pretende agravar las sanciones a las personas naturales o jurídicas que incumplan con los requisitos legales para el uso, fabricación, almacenamiento, transporte o comercialización de pólvora.

Cuando uno ve noticias de niños quemados por pólvora y uno se pregunta ¿el niño puede llegar solo a la pólvora? Claramente, no

¿Cuál es el panorama del uso de pólvora en el país? ¿Hemos aumentado el número de quemados en los últimos años?

El Instituto Nacional de Salud hace un seguimiento muy juicioso de lesionados por pólvora, juicioso pero triste: durante los últimos diez años, la cantidad de quemados en el país no ha disminuido. Por ejemplo, el último año las lesiones aumentaron en 17 por ciento pasando de 991 a 1.159 casos, 172 mujeres y 987 hombres.

En el caso de los más indefensos, 1.516 niños y niñas entre 2015 y 2017, han sufrido lesiones relacionadas por la manipulación indebida de la pólvora en Colombia.

¿De quién es la culpa cuando un niño se quema con pólvora? ¿Es de los padres o del Estado?

En un primer momento, de los adultos responsables de los niños, de los adultos en general que manipulan pólvora sin medir el largo alcance que tienen los artefactos.

En una perspectiva más amplia creo que es culpa de todos cuando creemos que la costumbre de celebrar con pólvora es superior al cuidado de la vida. Para mí, este es uno de los cambios culturales más grandes que nos merecemos en Colombia, celebrar sin pólvora en nuestras casas y que deje de ser manipulada por nosotros mismos o, peor, por nuestros niños.

¿Ha faltado una política de Estado para enfrentar este fenómeno que cada año deja cientos que quemados?

Bogotá impulsó, con Antanas Mockus, este proceso frente a la pólvora. La Alcaldía de Bogotá ha implementado una serie de normas para la prohibición de venta de pólvora y varias campañas preventivas y pedagógicas para evitar su uso haciendo efectiva la facultad potestativa de los alcaldes municipales o gobernaciones de prohibir el uso y la venta de la pólvora.

También hay buenas prácticas en el control en Medellín y Cali. Sin embargo, la venta sin restricción de artefactos con pólvora en municipios cercanos a las grandes ciudades neutralizan cualquier medida frente al uso de la pólvora y, claro, el número de quemados no se detiene.

‘Hay que atacar la informalidad’

Desde la industria de la pirotecnia celebran iniciativas como esta. Además están convencidos de la importancia de que haya una política pública para luchar contra la ilegalidad.

De acuerdo con Carlos Andrés Carvajal, presidente de la Federación Nacional de Pirotécnicos (Fenalpi), es necesario no satanizar la pólvora y la pirotecnia. Lo que se debe satanizar es el uso indebido de esta, la fabricación y venta ilegal que, en últimas, son los principales causantes de los quemados.

“Muchas veces por el afán de hacer control se viene castigando a unas empresas legales que trabajamos en cuestión de la vida y seguridad de las personas. Es necesario sentarnos en un debate técnico y no moral. Hay un debate moral de decir que la pólvora es mala, y en Medellín dicen que el que utiliza pirotecnia es un narcotraficante”, aseguró Carvajal.

El presidente de Fenalpi contó que desde hace más de 10 años la industria trabaja en Colombia para concientizar a las personas sobre el uso de la pólvora. Las campañas están enfocadas para los consumidores y los vendedores de estos productos. Por ejemplo, los distribuidores no están autorizados a vender pirotecnia a menores de edad y a personas en estado de embriaguez.

“Esperamos que estos proyectos de ley que se radicaron en el Congreso lo único que vayan a generar es dar herramientas para que los entes de control también puedan controlar”, explicó Carvajal.

No obstante, agregó que no solamente se trata de un tema institucional, pues los principales responsables de los menores de edad son los padres.

POLÍTICA

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.