'Después del secuestro renuncié a la mujer y asumí ser la periodista'

'Después del secuestro renuncié a la mujer y asumí ser la periodista'

Jineth Bedoya fue entrevistada por la periodista Yoani Sánchez, de la Deutsche Welle.

Jineth Bedoya

La periodista Jineth Bedoya lidera la campaña 'No Es Hora de Callar'.

Foto:

Luis Lizarazo / Archivo EL TIEMPO

Por: ELTIEMPO.COM
29 de octubre 2018 , 09:00 p.m.

"¿Que me ha costado la vida? sí, me costó la vida", dice Jineth Bedoya cuando Yoani Sánchez, periodista de la Deutsche Welle -servicio de radiodifusión internarcional de Alemania- le pregunta sobre su pasión por el periodismo, la profesión que la llevó desde mediados de los años noventa a escudriñar los secretos de las cárceles en Bogotá en relación con el conflicto armado y que el 25 de mayo del 2000 causó que los paramilitares la secuestraran, maltrataran y violaran. "El 25 de mayo me mataron", dice.

En una entrevista para DW en español realizada por la reconocida periodista cubana Yoani Sánchez, Jineth Bedoya habló sobre su pasión por el periodismo, su secuestro y la campaña que hoy impulsa y que motiva a las mujeres a hablar sobre los abusos que han vivido: No es Hora de Callar.

"Yo he sido afortunada porque estoy enamorada, es mi gran pasión y porque he tenido la fortuna de llegar a lugares y fuentes que otro periodista no ha llegado", dice Bedoya frente a la carrera que lleva más de 15 años ejerciendo en EL TIEMPO. 

Jineth afirma que el periodismo ha equilibrado la balanza haciéndole contrapeso al tener que renunciar a construir una familia y a tener hijos a causa de lo que vivió. "Cuando una persona vive un hecho violento intenta refugiarse y resguardarse, que es el 90 % de los casos, pero otros asumen ser temerarios y enfrentar eso que les está haciendo daño y decirle: 'aquí estoy, ven por mí'", comenta.

Y a pesar de todo, recordar aquel día aun toca las fibras más internas de sí misma. "A mí el 25 de mayo me mataron. La periodista del 24 de mayo del 2000 creía mucho en la gente, era ingenua. Consideraba que tenía la juventud para tragarme el mundo y que no me iba a ocurrir nada", le dice Jineth Bedoya a Yoani Sánchez entre lágrimas.

Nunca creí que ese infierno iba a llegar al límite al que llegó

Fue un jueves. Jineth tenía una entrevista en máxima seguridad de la cárcel La Modelo en Bogotá. Solo llegó hasta la puerta. En ese momento la abordó alias JJ quien tenía la orden de darla de baja y dejarla con un letrero que decía que se lo había ganado por meterse en lo que no debía, pero un cambio de orden de último momento la llevó a padecer algo que al principio ella no creía que podía suceder.

"Aun en ese momento en que tengo la pistola en la cintura, yo no creía que estaba secuestrada. Creía que era una fuente que me iba a hacer una pregunta. Solo cuando estoy amarrada, cuando me amordazan, cuando empiezan a golpearme y me escupen en la cara es que entiendo que estoy entrando en un profundo infierno", relata Bedoya a la periodista cubana.

"Después del secuestro yo renuncié a ser Jineth Bedoya la persona, la mujer y asumí ser la periodista. A mí el periodismo me salvó"."Pasan los años y el primero de marzo del 2017 la justicia colombiana me obliga nuevamente a contar mi violación en frente de dos de mis violadores y creo que ese día volví a ese 25 de mayo". 

Vea la entrevista completa de Jineth Bedoya con la Deutsche Welle acá.

En 2014, el presidente Juan Manuel Santos anunció el 25 de mayo como Día Nacional por la Dignidad de Víctimas de Violencia Sexual, en honor a la periodista Jineth Bedoya Lima y el trágico suceso por el que pasó. "Creo que ese ha sido el mayor logro que he alcanzado en todos estos años y ahora el 25 de mayo es un día para celebrar".

El próximo año, la campaña No Es Hora de Callar, cumple una década de creación. En la entrevista, Bedoya le dice a Yoani Sánchez lo mucho que ha hecho y las historias que ha conocido a través del movimiento y que a pesar de que la periodista quiera contar todo lo que ha escuchado, respeta el pacto que tiene con las víctimas que le contaron por primera vez lo que les sucedió. 

Con mucha convicción y fuerza en la mirada, Jineth afirma lo que el dolor causa en las mujeres que han vivido el flagelo de la violencia sexual. "Cuando uno el dolor lo lleva como una carga, este le impide vivir, reír y soñar. Algo que los violentos no nos pueden quitar es la dignidad, es como tu ombligo, siempre está ahí pegado a ti", concluye Bedoya.

ELTIEMPO.COM con la entrevista de Yoani Sánchez

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.