Spider Man

Por fin podrá ver a Back Cat haciendo de las suyas.

Foto:

El primer DLC para Spider-Man es gato... y araña

Uno de los juegos del año abre su trilogía descargable con una persecución a una 'frenemy'.

Dos nuevos personajes y nuevas misiones son el espinazo de The Heist, el primer DLC para el exitoso juego Marvel’s Spider-Man. Coincidencialmente, ambos son –al menos en rigor– villanos, pero con una radical diferencia.

Mientras que Hammerhead es un villano en toda regla (en rigor, no aparece como tal en The Heist, pero de seguro jugará un papel clave en próximas entregas del juego), Black Cat, a. k. a. Felicia Hardy, es una figura que, aunque fuera de la ley, sigue dentro de los afectos de Peter Parker, lo que de entrada le da una motivación a la frenética persecución que protagonizan por toda Nueva York.

Y nos referimos a toda Nueva York. Si bien The Heist recupera la emoción de esas columpiadas entre rascacielos, incorpora momentos en que el daño de los lanzatelarañas obliga al héroe a correr haciendo parkour, o en los que la elusiva felina se lanza a los túneles del metro y, tras ella, nuestro amigable vecino.

Como Felicia y Peter comparten un pasado, el constante contacto telefónico con Mary Jane Watson se hace... interesante. Uno no juega Spider-Man por la telenovela, pero ahí está.

El juego incorpora tres nuevos trajes, nuevas misiones secundarias con desafíos que obligan a la recursividad y, cómo no, nuevas entregas de ‘Solo los hechos’, el recalcitrante podcast de J. Jonah Jameson.

Se siente, qué duda cabe, algo corto, y, como con todos los DLC, es válido preguntar por qué no venía incluido con el juego y ya. Pero la respuesta es obvia.

¿Qué sigue? Bueno, The Heist es parte de The City That Never Sleeps, un tríptico, cuyo segundo capítulo, Turf Wars, se lanzó ayer. La tercera parte, Silver Lining, llegará en algún momento de diciembre.

EL TIEMPO

Sigue bajando para encontrar más contenido