Urgencias críticas

Urgencias críticas

Los servicios de urgencias están en condiciones alarmantes y no se pueden aplazar las soluciones.

Por: Editorial
11 de febrero 2020 , 08:25 p.m.

Es incuestionable que la gente requiere atención de urgencias cuando se enferma súbitamente de manera grave o cuando su vida o su bienestar están en peligro. Sin embargo, esta lógica cede ante la sobreocupación, los tiempos prolongados en la espera, las barreras de acceso y la carencia de unos mínimos para garantizar la atención de los colombianos.

Desafortunadamente, pacientes en el piso clamando por ayuda en sillas plásticas, sin servicios sanitarios dignos, y una desatención que acaba con la esperanza de muchos no son la excepción, sino que forman parte de unos preocupantes promedios que ponen los servicios de urgencias en unas condiciones alarmantes, de acuerdo con el primer monitoreo nacional hecho por la Defensoría del Pueblo y acompañado por este diario.

Y si bien hay excepciones, hablar de sobreocupaciones que alcanzan el 244 por ciento, esperas que llegan a nueve horas en la atención y hasta 15 días para soluciones definitivas, además de servicios que se niegan –violando toda norma– por cuestiones económicas y hasta discriminaciones sociales desnuda una realidad que, sin eufemismos, es un atentado al derecho fundamental a la salud.

Porque después de analizar la situación en 170 hospitales de todos los niveles en el país, es evidente que los servicios de urgencias no solo se convirtieron en la puerta de entrada al sistema de salud –de forma irregular–, sino que son el sitio donde convergen las fallas estructurales, administrativas y de gestión del sector.

No se pueden aplazar las soluciones. El nuevo ministro del ramo y la Superintendencia de Salud tienen
la palabra.

(Le puede interesar este especial interactivo: 'Urgencias: la vida y la muerte en un turno de espera')

Hay que ser claros. A pesar de estos resultados, se debe entender que los servicios de urgencias no son el problema, sino una olla a presión de las tergiversaciones a las que han sido llevados muchos procesos asistenciales por la mayoría de los actores del sistema. Y, por supuesto, los más afectados siempre son los usuarios, que no tienen otra salida.

La carencia de un modelo de atención (por el que se ha clamado durante 25 años), las deficiencias o ausencias de las redes de servicios de las EPS, la precaria capacidad resolutiva de los niveles básicos ambulatorios, la inducción de demanda por algunos hospitales y hasta factores culturales que llevan a que muchas personas acudan a estos servicios sin necesidad fueron develados en un análisis serio que exige soluciones.

Lo inadmisible es que si bien esto no es nuevo, cada vez que se plantean mejoras estas no pasan del ruido y de proyectos que en poco tiempo se olvidan. De ahí que sea inaplazable buscar soluciones a partir de sus causas, que están ubicadas en las propias estructuras del sistema, lo cual no impide que los entes de control sancionen a todos aquellos responsables de esta situación.

Como ya se ha afirmado, construir un modelo de asistencia basado en la estrategia de atención primaria resulta obligatorio. Lo mismo que estructurar redes integradas de servicio y fortalecer los sistemas ambulatorios, como reza la ley estatutaria.

Aplazar esto es esperar a que aparezca otra investigación de este tipo que pronto se convertirá en paisaje. El nuevo ministro del ramo y la Superintendencia de Salud tienen la palabra.

EDITORIAL
editorial@eltiempo.com

Empodera tu conocimiento

MÁS EDITORIALES

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.