Una vacuna necesaria

Una vacuna necesaria

Hay que atender el llamado de las autoridades de salud para vacunarse contra la influenza.

Por: EDITORIAL
18 de agosto 2018 , 12:00 a.m.

Las alertas sanitarias son para tomarlas en serio, más si incluyen recomendaciones que dependen de la voluntad de las personas para prevenir enfermedades y complicaciones que pueden, incluso, tener desenlaces fatales.

Es el caso del llamado que hacen los responsables de la salud pública, en cabeza del Instituto Nacional de Salud (INS), y las respectivas secretarías locales y regionales para que la población en riesgo se aplique la vacuna contra la influenza, dado el aumento de la circulación del virus durante este año, no solo en Colombia sino en otros países del continente.

Es un asunto serio. En lo corrido del año se han reportado, según el INS, más de 830 casos de influenza del subtipo A, cuyo virus circula de manera endémica desde el 2009, generando brotes cíclicos en casi todos los países de la región, con mayor actividad en las zonas tropicales.

Conviene saber que las condiciones climáticas relacionadas con las lluvias favorecen la transmisión de virus respiratorios y, específicamente en Bogotá, se presentan de manera regular y, solo en el 2018, han motivado que 1’122.717 personas consulten por diferentes tipos de infecciones respiratorias agudas, el 5 por ciento de las cuales han requerido hospitalizaciones o atención en unidades de cuidados intensivos, bajo la sospecha de que en estos casos graves está involucrado el virus de la influenza.

Es un asunto serio. En lo corrido del año se han reportado, según el INS, más de 830 casos de esta enfermedad.

No sobra tener presente que este mal es altamente contagioso y se transmite con facilidad de persona a persona, a través de las gotas expulsadas al estornudar, toser o hablar en un radio de al menos dos metros, con el agravante de que en individuos altamente vulnerables puede causar la muerte. Por ello no hay que echar en saco roto la invitación a vacunarse.

Cuando se mencionan grupos vulnerables se hace referencia a menores de cinco años, mujeres embarazadas, adultos mayores y todos aquellos que padezcan enfermedades crónicas y cuyas defensas sean frágiles por recibir tratamientos o presentar otras patologías en curso. Son ellos quienes deben acudir sin demora a los puestos de vacunación que los hospitales públicos y las secretarías de Salud han dispuesto para la aplicación de un biológico gratuito y salvador.

No sobra reconocer los esfuerzos que ha hecho el sistema de salud para garantizarle a toda la población uno de los planes de vacunación más completos en el mundo, al cual se puede acceder sin ninguna restricción y con el único requisito de que los usuarios sean conscientes de sus invaluables beneficios.

Pero, de igual modo, no está de más censurar las peligrosas campañas orientadas por irracionales movimientos antivacuna, muchos motivados por la ligereza que deja el no haber conocido una epidemia verdadera como la de la viruela, la gripe española, la poliomielitis y otras que, si no hubiera sido por las vacunas, seguirían diezmando comunidades enteras.

En ese sentido, la orientación no puede ser distinta a la de sumarnos al responsable llamado que hacen las autoridades de salud a tomar con respeto esta invitación a vacunarse, y más ahora, contra el virus de la influenza.

editorial@eltiempo.com

MÁS EDITORIALES

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.