Una transición cuidadosa

Una transición cuidadosa

La propuesta de Mineducación de reemplazar el programa Ser Pilo Paga plantea un serio debate.

Por: Editorial
09 de septiembre 2018 , 11:22 p.m.

El programa Ser Pilo Paga (SPP), que comenzó en 2015 y se constituyó en una de las banderas en educación del gobierno de Juan Manuel Santos, ha sido, sin duda, de gran importancia. Desde su creación les ha abierto las puertas de las universidades públicas y privadas a 40.000 estudiantes de alto rendimiento académico, provenientes de familias de bajos recursos. Si no fuera por este mecanismo, lo más seguro es que muchos de sus beneficiarios jamás habrían podido comenzar una carrera.

Que semejante número de alumnos hayan logrado esta especie de milagro es de extraordinaria trascendencia. Detrás de cada caso hay una admirable historia de superación y esfuerzo.

No hay duda de que la iniciativa estaba sujeta a mejoras, pero el balance de lo conseguido hasta ahora es muy positivo. Por ello ha causado nerviosismo y preocupación el anuncio de la ministra de Educación, María Victoria Angulo, de que esta administración acabará con el programa en cuestión y lo reemplazará por otro.

El principal argumento es económico, pues dice la funcionaria que SPP costaría 2 billones de pesos hasta 2023. Y afirma igualmente que el Estado garantizará los fondos para que aquellos que ya forman parte de SPP completen sus estudios. La justificación del cambio de dirección es el fortalecimiento de la universidad pública, que acusa una falta estructural de recursos.

Ante la noticia referente al fin del programa, los expertos se pronunciaron en varios sentidos. Es el caso de Carlos Angulo Galvis, exrector de la Universidad de los Andes, quien manifestó: “Acabarlo sería un gran error. Lo que se debería hacer es fortalecerlo y, si hay necesidad, ajustarlo”. Otros, en cambio, cuestionaron desde un principio que la mayoría del dinero llegara a las entidades privadas, lo cual equivalía a una transferencia de fondos que hacía el sistema menos equitativo, y no más.

Sería injustificable que por acabar el SPP, los más pobres encuentren que el sueño de una carrera universitaria es irrealizable

Los datos correspondientes a la cohorte más reciente indican que apenas una quinta parte de sus integrantes se matricularon en entidades públicas. A primera vista, si el otro 80 por ciento se hubiera enrolado, el saldo en rojo actual sería mucho menor. La controversia no es nueva. Incluso, los representantes de algunas instituciones del orden nacional marcharán mañana en diferentes lugares del país para exigir más recursos. Otros señalan que lo que debería hacerse es fortalecer el Icetex, que tampoco pasa por una buena época.

No obstante, hay que reaccionar con cabeza fría. Tal como lo señaló el exrector de la Universidad Nacional Moisés Wasserman, la discusión se basa en dos premisas peligrosas: que los pobres deben ir solo a universidades públicas –lo cual equivale a mantener el ‘apartheid’ existente en la enseñanza media– y que la educación pública debe ser muy barata.

Lo anterior no desconoce en absoluto el valor de la universidad pública ni la necesidad de fortalecerla, y ello pasa por mejores sistemas de gerencia que los actuales. Hay indudables falencias de cobertura, calidad e infraestructura que justifican una inyección de fondos, la cual exige la debida rendición de cuentas.

Y, de otro lado, no se les pueden cerrar las puertas a esos colombianos a los que benefició SPP. Sería injustificable que por acabarlo, los más pobres encuentren que el sueño de una carrera universitaria es totalmente irrealizable.

EDITORIAL
editorial@eltiempo.com

MÁS EDITORIALES

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.