Secciones
Síguenos en:
Una agenda crucial

Una agenda crucial

El ‘Informe nacional de competitividad’ señala cambios que deben abordarse en el debate electoral.

La semana pasada, el Consejo Privado de Competitividad (CPC) publicó su informe nacional correspondiente a los años 2021-2022, que resalta la necesidad de tomar decisiones que mejoren la productividad del país. Si bien los resultados económicos del Dane confirman un dinámico tercer trimestre con un crecimiento de 13,2 por ciento del PIB, el retorno a los niveles prepandemia no alcanza a esconder cambios que resultan urgentes.

De hecho, el informe detalla una completa hoja de ruta alrededor de cuatro ejes claves: educación y empleo de calidad, desarrollo de los mercados, conexión física y digital y un Estado eficiente al que todos podamos contribuir y exigir. Un mensaje clave de Ana Fernanda Maiguashca, presidenta del CPC, fue precisamente que la competitividad no es una agenda lejana y abstracta, sino que afecta al conjunto de los ciudadanos, su calidad de vida y sus expectativas de desarrollo.

En ese orden de ideas, el debate sobre la competitividad en este momento de la pandemia de covid-19 pasa por acciones inmediatas sobre la educación. Como lo ratifica el reporte, y otros estudios recientes, los efectos del cierre de escuelas por el coronavirus han sido negativos para el proceso de aprendizaje y el bienestar emocional de niños, niñas y adolescentes. Hoy aún hay 2,2 millones de estudiantes, el 22,2 por ciento de los matriculados, sin acceso a algún grado de presencialidad.

A esto se debe añadir, además, la universalización del nivel preescolar, desplegar estrategias de recuperación del aprendizaje perdido y promover el Marco Nacional de Cualificación para mejorar calidad y pertinencia educativa. Y es que el mercado laboral necesita ajustes en sus normas y regulaciones para que más colombianos accedan a empleos formales y dignos.

La competitividad no es una agenda lejana y abstracta, sino un asunto
que afecta al conjunto de
los ciudadanos

El segundo eje, el del desarrollo de mercados, recomienda el fortalecimiento de la libre competencia, una mayor protección a los consumidores, la atracción de inversiones y talento extranjero mediante la internacionalización del aparato productivo y transitar hacia una economía de neutralidad de carbono sin descuidar la seguridad energética. En materia de conectividad, el reporte ratifica los enormes desafíos de la economía colombiana en infraestructuras físicas y digitales. Son tan cruciales las inversiones en cerrar las brechas digitales entre los colombianos del campo y de la ciudad como las orientadas a consolidar un transporte competitivo en todo el territorio nacional.

El cuarto punto de esta agenda compete al Estado, su financiación, su estructura y la ejecución de sus responsabilidades. El sistema tributario nacional necesita una reforma urgente alrededor de aliviar las cargas a las empresas y eliminar tratamientos preferenciales. Al mismo tiempo, el gasto público, que viene creciente por la pandemia, debe mejorar su eficiencia, transparencia y su poder redistributivo –por ejemplo, las inequidades de los subsidios a las pensiones–.

En conclusión, el ‘Informe nacional de competitividad’ pone sobre la mesa de discusión de la campaña presidencial tanto el diagnóstico como un abanico de alternativas de política pública que merecen debatirse y abordarse.

EDITORIAL
editorial@eltiempo.com

MÁS EDITORIALES

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.