Un triste naufragio

Un triste naufragio

La muerte de la reforma a la justicia ocurrió por una polémica maniobra del presidente de la Cámara.

Por: EDITORIAL 
05 de diciembre 2018 , 07:16 p.m.

Una vez más, el país asiste al triste espectáculo del hundimiento de una reforma, la de la justicia, cuya importancia y necesidad parecen ir de la mano con la dificultad para sacarla adelante tanto en el Congreso como en las altas cortes.

El proyecto que el Gobierno presentó como una de sus grandes apuestas tuvo un entierro poco decoroso. Su muerte ocurrió no en medio del debate legislativo, sino por una polémica maniobra del presidente de la Cámara, Alejandro Chacón, cuyo efecto fue boicotear una última sesión en la que la Comisión Primera iba a abordar la discusión. Chacón, por cierto, fue uno de los integrantes de la polémica comisión de conciliación de la reforma aprobada en el 2012, que terminó con tal cantidad de micos que el gobierno Santos optó por no sancionarla.

La molestia de las altas cortes –especialmente en el criticado Consejo Superior de la Judicatura, cuya desaparición era uno de los ejes del proyecto–; la inclusión en el texto inicial de temas polémicos, como el pretendido ajuste de la acción de tutela; la falta de experiencia de la ministra del ramo en los manejos políticos –su conocimiento profundo de los temas de la justicia no tiene discusión–, y los poderosos callos que se pisan con cualquier cambio en la arquitectura del Poder Judicial explican este pobre resultado.

El cual, de cualquier modo, no implica que deba abandonarse el camino de la reforma. Los escándalos recientes muestran bien que hacen falta mayores controles y más transparencia en el ejercicio de la magistratura. Lo propio puede decirse de la Judicatura, uno de esos muertos que gozan de cabal salud no obstante el consenso sobre sus magros resultados y la necesidad de tener una ‘gerencia’ de la justicia más eficiente y despolitizada.

Queda esperar que el año entrante se radique una nueva iniciativa que ojalá contemple los ajustes propuestos en lo que se alcanzó a debatir y , en todo caso, logre romper el contubernio de alta justicia y política que tanto daño le ha hecho y le sigue haciendo al país.

MÁS EDITORIALES

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.