close
close
Secciones
Síguenos en:
Un retorno tranquilo

Un retorno tranquilo

En el regreso a casa son vitales los controles, pero la responsabilidad es de quien va al volante.

Desafortunadamente es casi cíclico que en las fiestas de fin y comienzos de año se registren tragedias que enlutan a las familias en fechas en las que debe reinar la alegría. La pólvora, el consumo irresponsable de licor y la imprudencia de quienes van al volante son algunas de las causas del pico de muertos y heridos que se presenta en esta temporada.

Sobre los accidentes de tránsito, apenas al cuarto día de haberse iniciado el año, un impresionante y lamentable siniestro en la vía Calarcá-Cajamarca, en un túnel de La Línea, se cobró la vida de ocho personas –cinco de una misma familia, y un padre, su hijo y la novia de este–, y dejó heridas a otras treinta. Un tractocamión, que al parecer se quedó sin frenos, ocasionó la catástrofe.

Es este un aviso luctuoso que hay que tener en cuenta en este sitio, pues estos túneles –una obra que nos enorgullece y acorta distancias y tiempo– son un descenso en línea recta que exige el mayor cuidado de los conductores y la máxima prevención y rigor en las normas. Todo tiene una enseñanza, pero estos aprendizajes no pueden costar vidas. Ese mismo día, el volcamiento de un bus intermunicipal y la colisión con otros vehículos, en la carretera Armenia-Pereira, dejaron más de una decena de viajeros lesionados.

El propósito, que debe estar en la conciencia general este puente, es que todos lleguen a salvo, sin ningún contratiempo en las vías.

Las carreteras de nuestra quebrada geografía son de sumo cuidado. Noticias similares fueron recurrentes en diciembre. Según información de la Dirección de Tránsito y Transporte, hubo 1.439 accidentes, con un saldo de 409 víctimas. Solo entre el 23 y el mediodía del 26 de ese mes ocurrieron 269 siniestros, que dejaron 56 fallecidos y 294 lesionados.

No se pueden desconocer los esfuerzos que buscan frenar la accidentalidad. Las autoridades lanzaron el Plan Navidad, con el cual se movilizaron más de 6.000 uniformados a lo largo de 266 tramos en 12.400 kilómetros de vías por las que se desplazaron 10 millones de vehículos. Estos controles, estos acompañamientos policiales siempre serán de gran utilidad, sobre todo en épocas de mayor tráfico. Pero hay que acatarlos y respetarlos.

Y, en todo caso, la responsabilidad recae primordialmente en los conductores. Si bien una falla mecánica puede ocasionar un accidente, es vital respetar a cabalidad todas las normas de tránsito, en especial la del límite de velocidad, no adelantar en curva o no conducir en estado de embriaguez. De igual forma es importante revisar el vehículo antes de iniciar el viaje.

Este fin de semana es el puente festivo de Reyes Magos. Las familias colombianas regresan a sus lugares de residencia. Serán cientos de miles de vidas las que se movilizarán por carretera y un número similar quienes los estarán esperando. El propósito, que debe estar en la conciencia general, es que todos lleguen a salvo, sin ningún contratiempo en las vías. Y es cuando hay que enfatizar mucho más el principio de responsabilidad y la prudencia al volante, que definitivamente salva vidas.

Más que nunca se debe aplicar aquella oportuna frase italiana de Chi va piano va lontano. ‘El que va despacio llega lejos’. Se trata de pensar en los ocupantes del propio carro y en los de los demás vehículos. El regreso exitoso a los hogares es la mejor forma de comenzar el año.

EDITORIAL
editorial@eltiempo.com

MÁS EDITORIALES

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.