Un patrimonio histórico

Un patrimonio histórico

Polémica por columbarios es un recordatorio de que Bogotá tiene unas instituciones que la protegen.

Por: Editorial
14 de octubre 2019 , 10:10 p.m.

Son comprensibles los argumentos que ha dado el alcalde Enrique Peñalosa para oponerse a la decisión del Consejo Nacional de Patrimonio de declarar “patrimonio nacional” aquel lote, contiguo al cementerio Central de Bogotá, en donde en 1947 fueron construidos los columbarios en los que se encuentran los restos de miles de víctimas del Bogotazo. Son comprensibles los argumentos, decimos, porque la protección de aquellos sepulcros arruina el proyecto de un gigantesco parque deportivo para niños y jóvenes que tenía en mente el alcalde, pero más que argumentos son lamentos, pues la valoración del patrimonio histórico recae en la entidad que tomó la decisión.

Dicho lo anterior, hay que reconocer que los columbarios, intervenidos a principios de este siglo por la artista Beatriz González –a partir de una serie de imágenes tomadas de aquel sangriento 9 de abril–, en efecto tienen una carga simbólica y un valor artístico que no se pueden desconocer en un país que de todos los modos ha estado intentando conjurar su violencia. González, sin lugar a dudas una de las grandes artistas colombianas de todos los tiempos, intervino 8.957 lápidas con dibujos, como sellos negros e indelebles, inspirados en la reportería gráfica del llamado incendio de abril. Y no solo ha contado con el apoyo de sus colegas, sino, por ejemplo, de anteriores administraciones, como la del profesor Antanas Mockus.

En un primer momento, la de los columbarios podría parecer una polémica entre dos modelos de ciudad, la modernización a ultranza versus la defensa de la historia, el progreso versus la teorización “chapineruna” –para usar el mismo adjetivo que usó el alcalde en Twitter–, pero se trata simplemente de un recordatorio de que Bogotá tiene unas instituciones que la protegen, y, como las grandes capitales, está obligada a seguir siendo lo que fue, lo que ha sido, lo que es, lo que quiere ser y lo que puede ser: un lugar lleno de parques, sí, que no se construyen sobre sus cementerios ni sobre su historia.

EDITORIAL
editorial@eltiempo.com

Empodera tu conocimiento

MÁS EDITORIALES

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.