close
close
Secciones
Síguenos en:
Un país que se envejece

Un país que se envejece

Que los colombianos cada vez vivan más no puede convertirse en una carga social.

En Colombia hay 7’107.914 adultos mayores clasificados, según el Dane, con una edad superior a 60 años, lo que equivale al 13,9 por ciento de la población total del país. Esta cifra no es una curiosidad demográfica, es la evidencia actual de un proceso de envejecimiento acelerado por el que transita el país desde hace varias décadas. Basta ver que en el 2005 esta población representaba el 7,5 por ciento de colombianos, y algunos estudios sugieren que el crecimiento que aquí requirió 26 años, a Francia le tomó 115, lo que exige tomarse con el rigor que implica la evidencia de estarse invirtiendo la pirámide poblacional.

(También le puede interesar: La inquietante ómicron)

En ese sentido, hay que reconocer que esto es producto de un aumento significativo de la expectativa de vida, que para los colombianos es en promedio de 76 años, y que, según los pronósticos más conservadores, para el 2048 este podría aumentar a 79, lo que de paso debe verse como parte de un logro para el cual la humanidad ha luchado desde siempre: alargar la vida.

Sin embargo, lo fundamental es que hasta el último momento todos estos individuos se mantengan en las mejores condiciones, desde un contexto integral en términos de salud, protección social, oportunidades, soporte y esencialmente de autonomía en un marco de derechos, meta que parece ideal, pero que es posible si se soporta en una política de Estado interinstitucional y de largo plazo.

En otras palabras, es urgente un cambio cultural para entender que la vejez y el envejecimiento en el país no son –de ninguna manera– unas cargas sociales, sino condiciones resultado de procesos normales a los que se puede llegar sin distingos, en condiciones dignas.

Desde la misma niñez y juventud urge adaptar a
la comunidad entera al proceso natural de envejecimiento con un carácter preventivo.

Y eso empieza por evitar la medicalización de esta etapa de la vida, que se sostiene fuertemente en la interpretación social de que el envejecimiento es una especie de enfermedad que debe ser tratada como un asunto médico, que en últimas se convierte en un terreno abonado para la oferta de cuidados especiales, medicamentos, procedimientos y una serie infinita de productos que si bien pueden ser necesarios en algunos casos, terminan dominando, indebidamente, el imaginario colectivo de los tipos de intervención que los adultos mayores necesitan, al punto de que pueden dar paso a dependencias y pérdida de la autonomía en esta población.

No se trata, claro, de desconocer el importante papel que aquí juegan los médicos geriatras y gerontólogos, que deben acompañar y atender con enfoques técnicos y científicos los requerimientos sanitarios de estas personas, pero con la salvedad de que la normativa para favorecer a este grupo poblacional requiere –como se dijo antes– la participación de todo el Estado (incluida la sociedad), desde la misma niñez y juventud, para adaptar de manera progresiva no solo a las personas, sino a la comunidad entera al proceso natural de envejecimiento, todo con un carácter preventivo, pero esencialmente propositivo.

Por supuesto que hay que corregir sin demora las dificultades que hoy enfrenta esta población y que aumenta su vulnerabilidad en términos de desempleo, carencia de pensiones, enfermedades no atendidas, desarraigo y soledad, que son una especie de llamado a tomar en serio el hecho de que Colombia es un país que se envejece.

EDITORIAL

MÁS EDITORIALES

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.