Un año de Amlo

Un año de Amlo

El presidente mexicano celebra conquistas sociales. Narcotráfico y economía bajan su popularidad.

Por: EDITORIAL 
03 de diciembre 2019 , 12:23 p.m.

Andrés Manuel López Obrador (Amlo), el carismático líder de izquierda que llegó al poder hace un año prometiendo pacificar México y un gran crecimiento económico, hizo el domingo un balance público de su aniversario sin poder mostrar todo lo que esperaba. Dijo, sí, que el país es menos desigual y que la ambiciosa agenda social que ha implementado con los programas de ayuda monetaria para jóvenes, desempleados y discapacitados ha mejorado la calidad de vida de los habitantes.

Poseedor de una popularidad de 60 por ciento, envidiada por muchos mandatarios de la región, Amlo ha visto perder varios puntos en los últimos meses como consecuencia de un incremento brutal de la actividad narcodelincuencial y por los muy magros resultados económicos, que han puesto al país en ‘recesión técnica’.

Así, su política de seguridad ha tenido que reportar 27.741 homicidios dolosos entre enero y octubre, por lo que va en camino de cerrar 2019 con el récord del año más violento del que haya registro. El vergonzoso episodio del operativo contra Ovidio Guzmán –hijo del ‘Chapo’–, que debió ser liberado, pues las fuerzas del narcotráfico amenazaban con perpetrar una masacre, ha dejado no la sensación que quiso vender el Gobierno de que se salvaron vidas humanas como prioridad, sino de que en realidad el Estado está perdiendo la batalla.

La expansión del narcotráfico en México se siente en nuestro territorio por la desestabilizadora presencia de los carteles en varias zonas

La posterior masacre de la familia mormona LeBaron, en la que fueron asesinados varios niños y mujeres, o los 22 muertos del pasado fin de semana por la acción de unos sesenta sicarios en Coahuila siembran serias inquietudes y muestran que está en deuda su política de “abrazos, no balazos”.

Algo que, por demás, preocupa en Colombia, pues la expansión del narcotráfico en México se siente en nuestro territorio por la desestabilizadora presencia de estos carteles en zonas de difícil gestión de la seguridad.

A lo cual se suma el anuncio del presidente Donald Trump de incluir estos carteles en la lista de grupos terroristas, un paso radical en lo retórico, pero que no se sabe exactamente hasta dónde puede llegar. México teme una intervención externa, pero a Amlo parece interesarle más la contención –como ha sido la política desde tiempos del PRI– que enfrentar decididamente el problema.

En lo económico, el ‘populismo soft’ de Amlo, como ya lo califican algunos, tampoco parece estar dando resultados y pone a pensar sobre la posibilidad real de que la agenda social sea sostenible. A la cancelación de la construcción del nuevo aeropuerto de la capital –que espantó a muchos inversionistas– se suman las trabas a la ratificación del nuevo TLC con Estados Unidos y Canadá. Ahora lanza un ambicioso plan de infraestructuras, por 42.000 millones de dólares, en un contexto hostil y desconfiado.

La buena noticia es que le quedan cinco años para lograr su cometido y la mala, que la polarización cada vez se hace más evidente, y así como celebró con miles su primer aniversario, otros miles, al mismo tiempo, estaban pidiendo en las calles su dimisión.

editorial@eltiempo.com

Empodera tu conocimiento

MÁS EDITORIALES

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.