Trump vs. Huawei

Trump vs. Huawei

Las raíces de la disputa entre EE. UU. y esta marca se hunden en la geopolítica y en la seguridad.

Por: EDITORIAL 
22 de mayo 2019 , 07:35 p.m.

Lo acontecido en los últimos días entre Estados Unidos y la china Huawei, la segunda fabricante de celulares del mundo –detrás de Samsung–, va mucho más allá de una simple disputa comercial y se podría ubicar en el rango de las peleas codo a codo entre las más pujantes potencias del mundo. Una especie de ‘guerra fría’ que está teniendo lugar en los escenarios tecnológicos y de innovación, pero cuyas raíces se hunden en los ámbitos geopolíticos y de seguridad.

Todo se explica en el hecho de que Trump llegó al poder empujado por un discurso en el que una de sus principales banderas fue el reclamo por considerar que muchos países abusan de Estados Unidos: Canadá y México, sus grandes socios en el acuerdo de libre comercio; Japón, Europa y, por supuesto, China, cuya balanza comercial se inclina muy a favor de los asiáticos.

Con algunos de estos países ha venido haciendo ajustes, renegociando pactos, pero en el caso de Pekín todo ha desembocado en una guerra comercial que oficialmente se inició en marzo del 2018, pero que se ha incrementado por culpa de la decisión de Trump de prohibir a las empresas estadounidenses de telecomunicaciones comerciar con firmas extranjeras consideradas riesgosas para la seguridad nacional.

El presidente chino, Xi Jinping, llamó a prepararse para ‘situaciones difíciles’, que pueden darse también para el país del norte.

Esto significa que Huawei no podrá utilizar el sistema operativo Android, de Google, por ejemplo, ni sus aplicaciones, una medida que entrará en vigor en 90 días y ha provocado que varios operadores en el mundo le den la espalda.

Ya antes se había desatado una guerra de aranceles y el muy sensible episodio de la detención en Canadá de la directora financiera de Huawei, Meng Wanzhou, que está en libertad bajo fianza, pero cuya extradición a EE. UU. está pendiente por la supuesta violación de las sanciones a Irán.

La excusa de Washington es que por los supuestos estrechos lazos que tiene Huawei con el gobierno chino, la firma tecnológica haga espionaje a favor de Pekín. De hecho, ya prohibió a sus militares usar equipos de la marca, que está presente en 170 países.
Pero, más allá de eso, el objetivo final de Washington es forzar a que China acceda a un acuerdo comercial global, lo que implicaría una reforma de su sistema económico, ya que se considera que propicia la competencia desleal. También está detrás el desarrollo de la tecnología 5G, de la cual Huawei parece llevar la delantera, una red de comunicaciones inalámbricas que harán que las interconexiones sean 10 veces más rápidas.

Apenas ayer, el presidente chino, Xi Jinping, hizo un llamado a su pueblo a que se prepare para “situaciones difíciles” dada la “naturaleza compleja y de largo plazo de varios factores desfavorables”. De momento, han elegido la cautela, aunque saben que pueden aplicar medidas que para empresas como Apple podrían ser dolorosas. De hecho, la limitación a la exportación de ‘tierras raras’ podría ser una de esas armas, un conjunto de 17 metales esenciales en la fabricación de teléfonos, pantallas de plasma y autos electrónicos. China produce el 90 por ciento.

Estados Unidos tiene mucho que perder en esta guerra. El mundo, también.

editorial@eltiempo.com

Sal de la rutina

MÁS EDITORIALES

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.