Secciones
Síguenos en:
Trampas millonarias

Trampas millonarias

Indigna que IPS y médicos estén involucrados en falsos incidentes viales para desfalcar la salud.

En materia de corrupción ya nada parece sorprender. Vuelve a saltar la liebre. Nada justifica que un grupo de delincuentes organizados se esté apropiando del dinero que el Estado tiene destinado para la atención de los accidentes de tránsito que no cubre el Soat. Pero que en esa red estén involucradas 8 IPS y, además, médicos ortopedistas, no solo indigna sino que deja en evidencia la sofisticación y el descaro a los que han llegado estas organizaciones.

(También le puede interesar: No hay intocables)

En tres años, según lo reveló ayer la Unidad Investigativa de EL TIEMPO, ya se han apropiado de cerca de 239.000 millones de pesos a través de reclamaciones de atención médica a falsos atropellados.

Lo que llama la atención es que nadie se haya percatado, hasta ahora, de que un mismo sujeto aparezca 20 veces atropellado y de que las mismas IPS de Cali, Montería, Barranquilla, Cartagena y Bogotá concentren el mayor número de cobros ante la Administradora de los Recursos del Sistema General de Seguridad Social en Salud (Adres).

Un cruce de bases de datos de expertos de la Dirección de Información, Análisis y Reacción Inmediata (Diari) de la Contraloría detectaron, en solo 6 meses, este descarado desangre al erario que incluye desde la suplantación de personas hasta el uso de identidades de muertos.

Estos casos exigen que las autoridades procedan con contundencia. Pero, también, que se revisen los controles para estos pagos.

Este hallazgo confirma que la salud se ha convertido en el principal botín de la delincuencia. Basta con recordar carteles como el de la hemofilia y el del síndrome de Down, en los que terminaron involucrados incluso gobernadores. Pero también pone de manifiesto que los controles para este tipo de recobros siguen siendo insuficientes y burlados.

Nadie se explica cómo se aprueban pagos a personas que aparecen atropelladas por motos y carros ‘fantasma’ no dos sino hasta 20 veces. Y cómo un mismo médico ortopedista acumula récord de atenciones a esos mismos reincidentes.

Que más de 27.000 atenciones de accidentes en 42 meses las hicieran solo dos médicos ortopedistas, que autorizaron más de 25.000 millones de pesos en cobros, es un hecho más que notorio, que los encargados de esos pagos tuvieron que haber advertido antes de que llegara la Contraloría.

El ‘campeón’ de estos accidentes es un hombre de 25 años, que ha registrado más de 5 direcciones diferentes y tiene una moto que ha estado involucrada en una veintena de choques. ¿Cómo pudo pasar inadvertido? Pero lo más grave es que varias de las IPS involucradas son importantes prestadoras del servicio de salud, un derecho fundamental que, según la Corte Constitucional, no puede ser convertido en un negocio.

Todo, increíble e indignante. Quienes se prestan para este tipo de fraudes con falsos accidentes viales deben entrar a responder no solo fiscalmente, por la apropiación de recursos públicos, sino también ante la Fiscalía, por la comisión de conductas que incluso entran al terreno del concierto para delinquir.

En plena emergencia sanitaria y en momentos en que muchas personas están requiriendo atención médica, estos casos exigen que las autoridades procedan con contundencia. Pero, también, que se revisen los controles para estos pagos.

EDITORIAL
editorial@eltiempo.com

(Lea todos los editoriales de EL TIEMPO, aquí)

MÁS EDITORIALES

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.