Sigue el desangre

Sigue el desangre

Detectar patrones para crear nuevas estrategias con el fin de que no caiga un excombatiente más.

Por: Editorial
12 de julio 2020 , 11:51 p.m.

Ya son 217 los excombatientes de las Farc asesinados desde la firma del acuerdo del teatro Colón. Es una cifra aterradora, inaceptable. No obstante las acciones adoptadas por el Gobierno, entre ellas el reciente traslado del Espacio Territorial de El Bagre a Mutatá, Antioquia, no ha sido posible ponerle freno a un desangre que surge como principal obstáculo en la obligatoria tarea de implementar lo estipulado en dicho acuerdo.

A partir de la información existente sobre estos crímenes, es posible hallar patrones que dan pistas sobre qué nuevos pasos debe dar el Estado para frenar esta ola de asesinatos, una labor que llevó a cabo el politólogo Eduardo Pizarro en un artículo publicado la semana pasada en este diario. El principal tiene que ver con el hecho de que la mayoría han tenido lugar en zonas donde diferentes grupos armados –incluidas las disidencias de la antigua guerrilla– necesitan ejercer control sobre la población para que puedan prosperar las economías ilegales –cultivos ilícitos, minería, narcotráfico, sobre todo– de las que extraen cuantiosas rentas. Otro que surge es ejercer liderazgos en comunidades, con el fin de adelantar iniciativas que busquen cerrarles el camino a las actividades criminales, o que impulsen la restitución de tierras.

Es imperioso recalcar que el escenario de las muertes suelen ser lugares de débil o nula presencia estatal, factor que a su vez permite que peleche el crimen organizado, al que le resulta atractivo llenar, a su macabra manera, los vacíos del Estado, pues así crea condiciones propicias para aumentar los rendimientos de sus actividades. De ahí que urja enfrentar de raíz este desafío transformando estos lugares para desactivar todos los incentivos para la actividad delictiva, íntimamente ligados a la ausencia de las instituciones.

Urge transformar esas zonas periféricas donde el crimen organizado sustituye al Estado y pone en la mira a líderes y excombatientes

Ante tal realidad, en el texto en mención Pizarro sugiere replicar la experiencia de la respuesta estatal a la ola de asesinatos de sindicalistas a comienzos de este siglo. Esta incluyó la creación de una unidad de análisis y contexto multisectorial para establecer con certeza los patrones detrás de las muertes, y así poder dar golpes certeros que incluyan condenas ejemplares contra autores intelectuales y enviar el mensaje de que no habrá, de ningún modo, impunidad. Como lo plantea el experto, romper tal impunidad debe ser la bandera de un discurso oficial mucho más robusto que les deje muy claro al país y a la comunidad internacional que este desafío es un asunto de primer orden en materia de prioridades para el Ejecutivo.

Por si quedan dudas de la importancia del tema, más allá de la obvia necesidad de implementar lo firmado para poder construir la anhelada paz estable y duradera, la carta que la semana pasada le enviaron 94 congresistas estadounidenses al secretario de Estado Mike Pompeo las despeja. La misiva alerta al funcionario sobre estos mismos factores mencionados, no solo como obstáculo para la paz sino también como elementos que favorecen la vulnerabilidad de los líderes sociales. Ellos, como los excombatientes, son piedra en el zapato de quienes están empeñados en arrasar con lo que sea con tal de proteger y acrecentar sus ensangrentadas rentas.

EDITORIAL
editorial@eltiempo.com

Empodera tu conocimiento

MÁS EDITORIALES

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.