Secciones
Síguenos en:
Sí se pudo

Sí se pudo

La inauguración del Cruce de la Cordillera Central ratifica que las grandes obras son posibles.

El lunes pasado, el presidente Iván Duque inauguró el Cruce de la Cordillera Central. Así, tras 95 años en planos, se da por concluido el megaproyecto de infraestructura vial más importante de la historia del país. Un año y dos meses después de haber puesto en servicio el túnel de La Línea, el más largo de América Latina, estos 30 kilómetros de doble calzada reducen los tiempos de conexión entre el centro de Colombia y el Pacífico.

(También le puede interesar: Democracia lejana)

Lo primero que se debe reconocer es la magnitud y complejidad de este proyecto, con una historia tanto larga como accidentada, llena de retrasos, suspensiones, incumplimientos, fallas geológicas, sobrecostos y litigios. El Cruce de la Cordillera Central es un complejo entramado de 25 túneles, 31 puentes y 3 intercambiadores viales entre Calarcá y Cajamarca, con una inversión de unos 2,9 billones de pesos.

Este conjunto de 60 obras de infraestructura venció duros retos geológicos, como fallas y aguas subterráneas al enfrentar la cordillera andina, así como los desafíos técnicos de la construcción en altura. En materia ambiental, el desarrollo del proyecto dentro de una reserva forestal requirió actividades de mitigación como la siembra de más de 2,6 millones de árboles y la recuperación de 553 hectáreas de bosques.

Cortar esta cinta implica no solo la reactivación de
la economía, sino también la capacidad de ejecutar y concluir.

Un segundo aspecto para destacar es el compromiso del Gobierno. Al comenzar la administración Duque, la ejecución del megaproyecto registraba un 54 por ciento de avance, no estaba completamente financiada y se hallaba en medio de pleitos y caducidades con contratistas. La tenacidad y el compromiso del Ejecutivo, por medio del Ministerio de Transporte y el Invías, junto con recursos adicionales por 620.000 millones de pesos y en plena pandemia de covid-19, se tradujeron en la conclusión de estas obras tan esperadas.

En tercer lugar, la trascendencia de estas obras alrededor de La Línea también se refleja en términos económicos y de competitividad. No solo se disminuirán los tiempos de viaje entre el centro del país y los puertos de la región Pacífica, sino que también se beneficiarán alrededor de dos millones de habitantes de los departamentos de Tolima y Quindío. Una mejor conectividad vial de esta región del Eje Cafetero redundará en mejoras en el turismo, una actividad económica de importancia en la zona, y un impulso a la reactivación y el desarrollo regional.

No menos relevante es la importancia simbólica de haber finalizado una megaobra de infraestructura de esta naturaleza que, con altas y bajas, con no pocos retrasos, es ya una realidad y debe ser un orgullo para todo el país. Colombia atraviesa un momento de reactivación de sus actividades económicas y de retorno a la presencialidad en muchos sectores, con los efectos aún visibles del choque de la pandemia. En momentos como este, una inauguración histórica como la del Cruce de la Cordillera Central es una razón más para el optimismo en la recuperación del país. En palabras del presidente Duque: "La demostración de que la perseverancia, el ingenio, la tenacidad y el optimismo definen a nuestro país". Cortar la cinta de este proyecto implica no solo la reactivación de la economía, sino también la capacidad de ejecutar y concluir obras de gran calado e inmenso impacto.

EDITORIAL
editorial@eltiempo.com

MÁS EDITORIALES

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.