Que sigan las buenas

Que sigan las buenas

Mientras no exista quien las reemplace, las EPS que se destacan por su servicio deben permanecer.

Por: EDITORIAL
06 de septiembre 2018 , 12:00 a.m.

Las EPS se han convertido en las receptoras de las críticas negativas al sistema de salud, a tal punto que se las responsabiliza no solo de la crisis, sino también de todos los males que padece este sector en el país.

El asunto es tan serio que en la pasada campaña presidencial, su existencia o no fue un aspecto de contraste entre las propuestas de los dos candidatos finalistas. A la postre se impuso la idea de su permanencia, que defendía el presidente Iván Duque.
Sin embargo, esta continuidad, a juzgar por los anuncios, le apunta a que solo sobrevivirían las aseguradoras que cumplan a cabalidad con sus tareas.

Y en este punto cabe preguntarse cuáles serán las variables o los indicadores que en esta eliminatoria clasificarán a las que merecen quedarse con 50 millones de afiliados y las que deberán dar un paso al costado, con una premisa inocultable: en la actualidad, la mayoría, salvo honrosas excepciones, están al borde de la quiebra.

El problema es encontrar quién se encargue de la gestión de los riesgos, sin caer en la retórica
de que eso debe asumirlo el Estado.

Y aunque esto sería causal de su disolución (sin descontar que muchas presentan problemas de gestión), en rigor, tal presunción no pasaría de ser una ligereza si no se toman en cuenta algunos aspectos derivados de la misma fragilidad estructural del sistema, que confluyen en contra de las EPS, les agravan sus falencias y requieren solución antes de tomar cualquier decisión sobre ellas.

Y aquí no se trata de defenderlas –valga la aclaración–, porque hay que partir de que el sistema de salud colombiano tiene como base un modelo de aseguramiento obligatorio y universal que, si bien es estatal, permite la participación de agentes públicos y privados, y en el que las EPS son una especie de engranaje que articula todas las piezas del sistema: pacientes, hospitales, médicos, trabajadores e industria.

Por lo tanto, sustituirlas requiere la definición clara y urgente de un ente que las reemplace sin ningún tipo de improvisación, lo cual no se ha planteado hasta ahora.

Pero el problema mayor es encontrar quién se encargue de la gestión de los riesgos en salud y en lo financiero, sin caer en la retórica de que eso debe asumirlo el Estado, que actuaría como un gran Caprecom, o que se les puede delegar a los entes territoriales.

Pero quizá lo más grave es entender que, como consecuencia de la misma estructura del sector, las aseguradoras hoy sean la cabeza más visible de un flujo ilógico de recursos que ha acumulado unas deudas exageradas que empiezan, por ejemplo, en inconcebibles asimetrías, en el reconocimiento de servicios pagados dentro del llamado no POS, que les ha dejado un hueco de 6 billones de pesos, que se trasladan a los hospitales, los proveedores y, por supuesto, a los pacientes.

Tampoco se puede pasar por alto la falta de claridad en los estados de cuenta de las EPS con los hospitales, que en el mejor de los casos acumulan unas deudas de 10 billones de pesos. Estas son cargas de profundidad que, de no solucionarse de manera prioritaria, amenazan con llevarse de calle todo el sistema de salud, con sus logros –que los tiene– incluidos.

Por lo anterior, y aunque suene impopular, las buenas EPS son necesarias mientras no exista quien las reemplace, lo cual –insistimos– nadie ha planteado aún.

editorial@etiempo.com

EPS

En la actualidad, la mayoría de EPS, salvo honrosas excepciones, están al borde de la quiebra.

Foto:

Alexis Múnera / EL TIEMPO

MÁS EDITORIALES

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.